Military Review

Bandera verde sobre el "Nuevo Mundo". El fundamentalismo radical en la política norteamericana.

13
El crecimiento del extremismo religioso y el terrorismo ha dejado de ser solo un problema del "Viejo Mundo". En América del Norte y del Sur, el número de inmigrantes de Asia y África está creciendo rápidamente, entre los cuales un porcentaje significativo son personas que no solo profesan el Islam, sino que también simpatizan con sus direcciones radicales.


Eventos recientes en la pequeña ciudad de San Bernardino (EE. UU.), Donde se realizó un tiroteo en masa durante las vacaciones de Navidad en un centro público para personas con discapacidades, se vieron obligados nuevamente a hablar sobre la amenaza del terrorismo religioso en los Estados Unidos. Como resultado del ataque, las personas 14 murieron y las personas 17 fueron baleadas y heridas. Según la policía, el fuego se disparó desde rifles de asalto automáticos y pistolas. Pronto los servicios de policía informaron que dos sospechosos en el ataque fueron liquidados durante el arresto. Eran esposos jóvenes, Syed Farouk, de 28, y Tashfin Malik, de 27, de un año de edad. Americanos comunes: dos años en matrimonio, una pequeña hija de seis meses. Su hija se quedó con su madre Farouk, explicando que era necesario visitar a un médico. De hecho, la pareja fue a matar. Al final resultó que, Syed Farouk trabajó durante cinco años como inspector en el departamento de salud del distrito. Hablaba de sí mismo como un hombre piadoso, pero nunca despertó sospechas de simpatía por los extremistas. Lo que le hizo tomar en la mano оружие ¿Y cuántos más de estos están formalmente integrados, pero en el alma completamente cerrada a la sociedad de acogida, la gente vive en los Estados Unidos? En otros países, "Nuevo Mundo"? Una cosa es segura: el crimen que ocurrió fue de naturaleza terrorista, a diferencia de muchos de los asesinatos cometidos por personas con desequilibrios mentales o personas bajo la influencia de sustancias narcóticas. Poco después del tiroteo en San Bernardino, el director del FBI (Oficina Federal de Investigaciones) de los Estados Unidos, James Komi, dijo que los sospechosos que habían sido liquidados por los servicios especiales de los EE. UU. Podían tener ciertas conexiones con organizaciones terroristas internacionales. Sobre las posibles conexiones de los delincuentes que cometieron el disparo de personas indefensas con el IG (organización prohibida en Rusia), dijo en su discurso, y el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama. Cabe señalar que la organización prohibida del propio IG no dejó de responsabilizarse de inmediato por el disparo perfecto en San Bernardino.

Inmediatamente después del tiroteo en San Bernardino, la procuradora general de los EE. UU. Loretta Lynch hizo una declaración bastante clara. Ella prometió castigar severamente a cualquiera que criticara la migración de los países musulmanes de Asia y África. Por supuesto, las luchas religiosas en cualquier país son inaceptables, pero en este caso, el desempeño de Loretta Lynch dejó bastante más preguntas. Incluida la línea política del liderazgo estadounidense. Loretta Lynch es la primera Procuradora General de los Estados Unidos de origen afroamericano. Antes de ser nombrada Fiscal General de los Estados Unidos de América, Loretta Lynch trabajó durante casi cinco años como fiscal federal para el Distrito Este de Nueva York. Ella es parte del equipo del primer presidente negro de Estados Unidos, Barack Obama. Es con el entorno de Barack Obama que muchos analistas asocian a una empresa sin precedentes en los Estados Unidos. historias La creciente influencia de la comunidad islámica en la vida política del país.

La formación y crecimiento de la umma americana.

Durante mucho tiempo, la comunidad musulmana no jugó un papel prominente en la política estadounidense. El islam fue practicado por relativamente pequeños, en el contexto de inmigrantes europeos y chinos, grupos de inmigrantes del Viejo Mundo, en primer lugar, inmigrantes de países árabes, Irán, Pakistán. En las primeras generaciones de musulmanes étnicos que se establecieron en los Estados Unidos, prevalecieron los representantes de los estratos medio y alto. Por regla general, se trataba de personas educadas y bastante ricas que, por cualquier motivo, se vieron obligadas a emigrar de sus países. Muy a menudo, entre estas razones, el temor a la represión política prevalecía entre los oponentes ideológicos que llegaron al poder. Así, en los Estados Unidos, muchos representantes de las capas acomodadas emigraron de Egipto, Siria e Irak, en la que los nacionalistas árabes llegaron al poder en la segunda mitad del siglo XX y no ocultaron sus aspiraciones socialistas. Por otro lado, en esta parte de los inmigrantes del Medio Oriente, también había representantes de organizaciones religiosas radicales, incluidos los Hermanos Musulmanes (esta organización está prohibida en la Federación Rusa y en varios otros estados, incluida, por cierto, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos). Los inmigrantes de Asia y África representaron una parte de la comunidad musulmana estadounidense. La otra mitad de la Ummah USA está representada por el llamado. "Musulmanes negros". A diferencia de los inmigrantes, no son musulmanes étnicos, sino afroamericanos que se convirtieron al Islam en virtud de una elección personal voluntaria. Sin embargo, dado que las organizaciones de "musulmanes negros" han estado activas en los Estados Unidos desde los 1920 - 1930, muchos afroamericanos ya han nacido en familias musulmanas y, por lo tanto, profesan el Islam desde su nacimiento y también pueden ser considerados musulmanes étnicos.

Bandera verde sobre el "Nuevo Mundo". El fundamentalismo radical en la política norteamericana.


A diferencia de los inmigrantes, la parte afroamericana de la comunidad musulmana estadounidense ha sido tradicionalmente mucho más marginal. Si no cuenta las "estrellas" del mundo afroamericano que se convirtieron al Islam (un ejemplo típico es Muhammad Ali), la mayoría de los nuevos conversos pertenecían a los segmentos pobres y con poca educación de la población. Para ellos, la adopción del Islam se convirtió en una alternativa ideológica al cristianismo, considerada como la religión de los "señores blancos" o "comprometedores" en el entorno afroamericano. Al mismo tiempo, la membresía en una organización religiosa dio numerosas oportunidades y ventajas sociales. Hasta cierto punto, resultó ser un buen recurso, que podría usarse para lograr un mejor nivel de vida, protección contra los enemigos y obtener la asistencia necesaria en situaciones de crisis. Muy a menudo, los afroamericanos se convirtieron al islam en las prisiones estadounidenses, donde las comunidades de Nation of Islam (la principal organización de "musulmanes negros") se convirtieron en los grupos más cohesionados de prisioneros afroamericanos, capaces de apoyar a sus miembros y protegerlos de la administración y de los grupos blancos y latinoamericanos opuestos. Al mismo tiempo, las autoridades estadounidenses en el nivel serio no obstaculizaron la islamización de la población afroamericana, ya que vieron en la propaganda religiosa un medio para distraer a las masas pobres y socialmente desorganizadas de los afroamericanos de los problemas de naturaleza sociopolítica. Además, hasta el colapso de la Unión Soviética, las autoridades estadounidenses sobre todo temieron la difusión de ideas comunistas en su territorio y el desarrollo del movimiento de izquierda masivo entre los afroamericanos. Por lo tanto, la islamización de los afroamericanos era incluso hasta cierto punto beneficiosa para el gobierno estadounidense: los negros que habían caído bajo la influencia de organizaciones religiosas tenían prácticamente garantizado su protección contra la influencia de la propaganda radical de izquierda. Además, la "Nación del Islam" siempre ha estado en las posiciones correctas, anticomunistas. Al mismo tiempo, las enseñanzas de la "Nación del Islam" diferían significativamente del islam tradicional y contenían muchas inclusiones extraterrestres asociadas con la influencia de la cultura afroamericana en sí y las posteriores capas en forma de "nacionalismo africano" y "negrit".

Actualmente, el número de activistas de esta organización es estimado por especialistas dentro de 20-50 miles de personas. Pero la comunidad musulmana en los Estados Unidos es mucho más numerosa, aunque, según datos oficiales, ni siquiera constituye el 1% de la población del país (en 2007, el número de musulmanes estadounidenses se estimó en alrededor del 0,6% de la población total del país). Parecería que con un número tan bajo de la comunidad musulmana estadounidense, no puede desempeñar ningún papel significativo en la política interna y externa del estado estadounidense. Pero esta opinión es extremadamente errónea. Primero, los musulmanes estadounidenses son una comunidad bastante rica e influyente, en la que inicialmente había muchos representantes empresariales. En segundo lugar, la comunidad musulmana estadounidense está estrechamente asociada con los estados islámicos que son aliados estratégicos de los Estados Unidos, así como con las organizaciones musulmanas internacionales. La importancia de los asuntos de Medio Oriente en la política exterior del estado estadounidense determina la importancia del tema mismo del Islam, la comunidad musulmana y los musulmanes para la administración de los Estados Unidos. Finalmente, el crecimiento de la influencia del Islam en la vida política de los Estados Unidos también se vio facilitado por el crecimiento en el número de seguidores de esta religión entre los habitantes de los Estados Unidos.

En la primera década del siglo XXI, la cantidad de musulmanes estadounidenses aumentó en más de medio millón de personas, de 1 millones a 2,6 millones. Al mismo tiempo, 40% de los musulmanes estadounidenses eran nuevos inmigrantes. En contraste con los inmigrantes de las primeras olas, ya no eran representantes de los estratos medio y alto de las sociedades asiáticas y africanas. Entre los nuevos inmigrantes, se sabe que varias personas, incluidos los refugiados de los "puntos calientes" de Somalia, Irak y Afganistán, e incluso inmigrantes de la Federación de Rusia, son un grupo bastante grande de turcos mesjetianos que habían vivido anteriormente en el Territorio de Krasnodar y Alcanzó el estatus de refugiados políticos y de asilo en los Estados Unidos de América. Sin embargo, los musulmanes todavía no representan ni el 1 por ciento de la población del país, sino que lograron superar a los representantes de otras denominaciones no cristianas en varios estados. Entonces En 20 de 50 de los estados de EE. UU., El islam llegó al segundo lugar, después del cristianismo, en cuanto a la cantidad de adeptos, haciendo a un lado a los judíos. Este último retuvo el segundo lugar solo en los estados de 15 de los Estados Unidos.



Barack Obama y el Islam en los Estados Unidos

Este día festivo para la comunidad musulmana estadounidense comenzó después de que el presidente Barack Obama llegó al poder. El primer presidente negro de los Estados Unidos se considera oficialmente un metodista, es decir, un seguidor de una de las iglesias protestantes. Sin embargo, los padres de Barack Obama tuvieron poco que ver con el cristianismo. La madre del presidente Stanley, Estados Unidos, Eni Dunham, provenía de una familia cristiana, pero más tarde, como muchos "hijos de flores" de su generación, se convirtió en un agnóstico. El padre de Barack Obama, oriundo del pueblo de Kenia, Luo Barack Hussein Obama, confesó el Islam. Es decir, en el lado paterno, Barack Obama es de origen musulmán. Estos dos factores, el color de la piel y el descenso de un musulmán, desempeñaron un papel crucial en el aumento de la popularidad de Barack Obama, no solo entre la población afroamericana de los Estados Unidos, sino también entre la numerosa población musulmana de Asia y África. Pero si Barack Obama es un metodista, entonces entre sus asociados más cercanos hay personas directamente asociadas con organizaciones religiosas musulmanas. Entre ellos están los nombres de funcionarios tan prominentes como Arif Alikhan, Mohammed Eliabari, Rashid Hussein. Estas personas ocupan u ocupan puestos muy importantes en el gobierno de los Estados Unidos de América, siendo responsables no solo del desarrollo de las relaciones exteriores de Estados Unidos con el mundo islámico, sino también de la seguridad interna del estado estadounidense. Por ejemplo, Arif Alikhan, Subsecretario de Seguridad Nacional, es considerado uno de los organizadores directos de la Primavera Árabe en el Medio Oriente y África del Norte en 2011. Además, Arif Alikhan es conocido entre los co-fundadores de la Organización Mundial Islámica. Otro político prominente, Mohammed Eliabari, miembro del consejo asesor de seguridad nacional, es conocido como uno de los partidarios de Sayyid Qutb, el fundador de los Hermanos Musulmanes. Es Eliabari quien hace ruido de que "Estados Unidos es un estado islámico". Eliabari también es recordado por el hecho de que en 2013 colocó un signo de palma con sus cuatro dedos levantados sobre su avatar en una red social, un símbolo de la campaña de protesta de la Hermandad Musulmana en Egipto. Al mismo tiempo, Eliabari (en la foto) recalcó que no consideraba a esta organización terrorista. Rashid Hussein, responsable de las relaciones con las organizaciones islámicas en los Estados Unidos y miembro del Consejo de Musulmanes de los Estados Unidos, desempeña un papel importante en la política estadounidense. Esta no es una lista completa de los funcionarios estadounidenses asociados con las actividades de las organizaciones religiosas musulmanas, tanto en los Estados Unidos como en el extranjero.

Los círculos conservadores en los Estados Unidos son bastante directos acerca de la presencia de un influyente "lobby" musulmán en el liderazgo del país, y algunos dicen abiertamente que Barack Obama de hecho no profesa el protestantismo de la tendencia metodista, sino el islam. Al menos 20% de los ciudadanos encuestados por los sociólogos estadounidenses creen que Barack Obama es un creyente musulmán. Sobre todo, esa parte de los votantes estadounidenses que apoyan a los opositores de Obama, el Partido Republicano de los Estados Unidos, está convencido de esto. Entre los conservadores, 34% de los encuestados afirma que Barack Obama realmente practica el Islam. Sin embargo, en realidad no importa. Mucho más importante es el hecho de que fue durante los años de su presidencia que se produjo un cambio fundamental en la esencia misma de la política exterior y doméstica estadounidense. Los Estados Unidos de América se han vuelto mucho más leales al mundo islámico ya las actividades de las organizaciones internacionales islámicas. El ex fiscal general de los Estados Unidos, Michael Mukasey, en 2013, informó al Wall Street Journal que el famoso ataque terrorista en Boston, que acusó a los hermanos Tsarnaev, fue posible, también porque en los últimos años la Oficina Federal de Investigaciones de EE. UU. El procedimiento eliminó de todos los manuales e instrucciones oficiales cualquier mención de la amenaza del fundamentalismo religioso. Según el ex fiscal general, esto fue posible gracias a la presión de las organizaciones musulmanas estadounidenses que están estrechamente asociadas con la Hermandad Musulmana y se tomaron el derecho de hablar en nombre de toda la comunidad musulmana en los Estados Unidos de América. Entre los conservadores estadounidenses, cada vez se escuchan más voces sobre la necesidad de minimizar la influencia del lobby fundamentalista en la política nacional y exterior de los Estados Unidos. Por lo tanto, otro prominente estadista estadounidense, Frank Gaffney Jr., quien anteriormente se desempeñó como Subsecretario de Defensa de los Estados Unidos, declaró abiertamente que Estados Unidos necesita expulsar urgentemente a las personas que representan los intereses de la Hermandad Musulmana de cargos oficiales en las oficinas gubernamentales. A su vez, estos últimos tampoco pierden el tiempo. Con la ayuda de sus canales en los servicios especiales estadounidenses, están trabajando para exprimir gradualmente a las figuras más conservadoras de la "gran política" estadounidense que se oponen a la creciente influencia del Islam en los Estados Unidos y se adhieren a los valores fundamentalistas cristianos tradicionales. En primer lugar, estamos hablando de políticos de los estados del sur de los Estados Unidos, donde los sentimientos fundamentalistas conservadores y cristianos son tradicionalmente muy fuertes.

La prensa estadounidense publicó revelaciones de un tal John Gwandolo, un ex empleado del FBI, quien dijo que John Brennan, quien asumió el cargo de Director de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos en 2013, tomó 1990 tan pronto como la CIA en Arabia Saudita. islam Según Gwandolo, Brennan visitó repetidamente La Meca y Medina junto con los líderes de Arabia Saudita. Como se sabe que está prohibido que los no creyentes entren en el territorio de las ciudades santas para los musulmanes de La Meca y Medina, el hecho de visitarlos por Brennan indica que podría convertirse al Islam. Sea lo que sea, pero la simpatía de Estados Unidos por los fundamentalistas radicales en el Medio Oriente se manifestó claramente durante la primavera árabe del año 2011. Las organizaciones fundamentalistas en Egipto, Túnez, Libia, Yemen, Siria y otros estados contaron con el apoyo total de los Estados Unidos. Parecía muy extraño desde el exterior, ya que Estados Unidos, no hace mucho tiempo que llamaba al terrorismo internacional su principal enemigo, se convirtió en el principal patrocinador de los fundamentalistas de Oriente Medio y África del Norte. Es extraño si no conoce la razón principal de tal cambio en la política exterior de los líderes estadounidenses: el cambio en el paradigma mismo del desarrollo futuro del estado estadounidense. En los últimos años, el establecimiento estadounidense ha fortalecido la opinión de que el Islam radical puede actuar como un socio de pleno derecho con el que puede tratar en el Medio Oriente. Los regímenes nacionalistas seculares en el poder en los países de Oriente Medio y África del Norte mostraron su anacronismo e impopularidad entre su propia población. Al mismo tiempo, el fundamentalismo islámico resultó ser la ideología capaz de unir a las masas socialmente insatisfechas de las poblaciones árabes y africanas. Para la política exterior estadounidense, las actividades de los fundamentalistas radicales resultaron beneficiosas porque socavan las posiciones de Rusia y Europa, y porque obstaculizan la modernización de las sociedades afroasiáticas. Además, no se debe olvidar el factor subjetivo: el origen de Barack Obama y las políticas aplicadas por su entorno inmediato.

Durante los dos siglos y medio de la existencia de la estadidad estadounidense, se establecieron comunidades religiosas y asentamientos de representantes de diversas confesiones en los Estados Unidos. Pentecostales, mormones, testigos de Jehová, Hare Krishnas, que simplemente no crearon sus propios centros culturales, comunidades e incluso asentamientos de tipo urbano en suelo estadounidense. No hubo excepciones y los musulmanes, que comenzaron a construir sus propios asentamientos. En la actualidad, a juzgar por las publicaciones de la prensa estadounidense, existen al menos tres de esos asentamientos. Uno de los más famosos entre ellos es Islamberg. Este asentamiento ocupa una impresionante área de hectáreas 300 en áreas rurales en el estado de Nueva York. El fundador de Islamberg es Mubarak Ali Shah Gilani, un pakistaní-estadounidense que dirige las actividades de la organización radical Jamaat al-Fugra. Esta estructura mantiene vínculos bastante estrechos con otra organización radical que opera en Pakistán, Harakat al-Mujahiddin, así como con el Talibang afgano. En 2002, el Sr. Gilani fue sospechoso de asesinar al periodista de The Wall Street Jornal de Daniel Wall, pero las agencias de seguridad estadounidenses no demostraron la participación de una figura pública islámica en la comisión de este crimen. En repetidas ocasiones, Mubarak Gilani también recibió denuncias de que había convertido a Islamberg en un campo de entrenamiento para el entrenamiento de militantes. Sin embargo, a pesar del hecho de que la información sobre esto se imprimió en varias publicaciones estadounidenses, no se tomaron medidas serias para establecer o autenticar estas denuncias por parte de las agencias de aplicación de la ley estadounidenses. Y esto a pesar del hecho de que un videoclip de Mubarak Gilani se distribuyó en Internet con un llamado para inscribirse en Mojaheds y realizar entrenamiento de combate en campos de entrenamiento en los Estados Unidos de América. Por cierto, es precisamente en estos militantes que los servicios especiales estadounidenses necesitan ahora. La estrategia de "guerra de rebelión", utilizada por los estrategas estadounidenses en el mundo moderno, implica la incitación a los disturbios masivos, las "revoluciones de color" y las guerras civiles en cualquier región del mundo, que requiere la presencia de combatientes profesionales entrenados que están listos para ir a la guerra al otro extremo del mundo. Esto requiere no solo dinero, sino también motivación ideológica y psicológica. Los fundamentalistas religiosos hacen frente a la provisión de estos últimos bastante bien.

Penetración en el entorno "latino".

Mientras tanto, más allá de la atención de los medios, suele haber otro matiz importante e interesante. Estamos hablando de la creciente popularidad del Islam entre la población latinoamericana de los Estados Unidos, así como en la propia América Latina. Hasta hace poco, entre los grupos tradicionales de la población "a la antigua" del "Nuevo Mundo", el Islam se extendía solo entre la población afroamericana. Los estadounidenses de raza negra se unieron a las filas de "Nation of Islam", "Moorish temple" y otras organizaciones religiosas muy específicas. En cuanto a los estadounidenses blancos y latinoamericanos, entre ellos las personas individuales que se convirtieron a la nueva fe como resultado de una búsqueda personal declararon su compromiso con el Islam. La distribución masiva del Islam entre estas categorías de la población de los Estados Unidos nunca ha sido discutida. Además, todos saben que entre los latinoamericanos hay muchos católicos entusiastas que se toman muy en serio las cuestiones religiosas. Pero esto está en casa. En los Estados Unidos de América, los inmigrantes de los países vecinos de México, Guatemala y otros países latinoamericanos se encontraron en un entorno social marginal, que en la mayoría de los casos repone la subclase. En las cárceles, así como en los barrios pobres de los guetos de las ciudades americanas, se introdujeron no solo en las costumbres del mundo criminal, sino también en las ideologías radicales que prevalecen aquí. A estas alturas, la influencia de las ideologías izquierdistas ("panteras negras", maoísmo, anarquismo, que es tradicional para los barrios "negro" y "latino" de las ciudades estadounidenses) ha disminuido significativamente. Los movimientos religiosos comenzaron a ocupar el vacío ideológico, en primer lugar: desarrollar el Islam de forma dinámica. Para muchas personas de las clases más bajas, el Islam se ha convertido en una alternativa a un estilo de vida inmoral, una sociedad de consumo, la arbitrariedad de la policía y los servicios especiales, y el sistema capitalista en su conjunto.



Siguiendo a los afroamericanos, las primeras personas de América Latina comenzaron a aceptar el Islam. Hace quince años, en 2001, 64% de los conversos de mezquitas estadounidenses entre los ciudadanos recién convertidos eran personas de ascendencia afroamericana, 27% de estadounidenses blancos y solo 6% de personas de origen hispano. Después de diez años, en 2011, la proporción de latinoamericanos en el número total de nuevos musulmanes estadounidenses aumentó a 12-19%. Incluso había figuras religiosas y clérigos de origen hispano, en primer lugar, personas de Puerto Rico y México. Cabe señalar aquí que entre los latinoamericanos también hay personas con raíces árabes distantes. Después de todo, cuando España colonizó América Latina, en primer lugar fueron a buscar la felicidad en Novy Svet, aquellos que prácticamente no tenían esperanzas de éxito en la propia España. Entre ellos se encontraban los criptojudíos españoles, los maranos y los moros españoles, moriscos. Desde el siglo XIX, grupos de inmigrantes bastante impresionantes de los países del este árabe, principalmente sirios y libaneses, comenzaron a llegar a América Latina. Los árabes-cristianos prevalecieron entre ellos, pero también hubo musulmanes. Finalmente, algunos trabajadores indios y casi todos los indonesios practicaron el islamismo y, después de la abolición de la esclavitud, comenzaron a ingresar en grandes cantidades a las colonias caribeñas de Gran Bretaña y los Países Bajos. Fue el último grupo el que formó las comunidades musulmanas influyentes en países como Trinidad y Tobago, Guyana y Suriname. De vuelta en 2007, se evitó un acto terrorista en el aeropuerto de Nueva York. La investigación de este crimen fallido condujo a las actividades de fundamentalistas radicales en la pequeña nación insular de Trinidad y Tobago.

El golpe de Yasin Abu Bakr

Trinidad y Tobago, una antigua colonia británica en el Caribe, se caracteriza por una población étnica y confesional muy interesante. Vive aproximadamente a la mitad, según el 40%, de indotrinidad y afrotrindadtsev, es decir, los descendientes de trabajadores de plantaciones contratados de la India y esclavos africanos. 22% de la población de la isla es el hinduismo, este es uno de los más grandes en términos de porcentaje de la población de la comunidad hindú fuera de Hindustan. Otro 6% de la población profesa el Islam. Entre los musulmanes de Trinidad, tanto los musulmanes hereditarios de origen indio como los musulmanes recién convertidos son afrotrindadianos. En 1980, el Islam fue adoptado por un ex policía de Trinidad que tomó el nombre de Yasin Abu Bakr. Se convirtió en un imán y creó la organización radical sunita, Jamaat al-Muslimin. Su columna vertebral estaba formada por conversos afrotrinidadtsy que gozaban del apoyo financiero de organizaciones fundamentalistas internacionales. Con el tiempo, una vez que se fortalecieron las posiciones de la organización, comenzó a representar una amenaza real para el orden político en el país. En 1988, la policía de Trinidad realizó una serie de redadas y registros en los hogares de los partidarios de Jamaat al-Muslimin. Treinta y cuatro personas fueron arrestadas y se incautaron armas pequeñas y municiones durante su detención. Los detenidos fueron acusados ​​de varios delitos puramente criminales: asesinato, robo, robo, violación. En respuesta, los líderes de la organización acusaron al gobierno de Trinidad y Tobago de ocupar ilegalmente tierras pertenecientes a la comunidad. 27 Junio ​​1990, un grupo de afro-trinitenses armados en 114, intentó llevar a cabo un golpe de estado en Trinidad y Tobago. Este fue el primer intento de tomar el poder en uno de los países del Nuevo Mundo por los fundamentalistas islámicos. En preparación para el golpe, los militantes de la organización Jamaat al-Muslimin se dividieron. Cuarenta personas irrumpieron en el edificio del parlamento del estado de la isla y tomaron como rehenes a la mayoría de los miembros del gobierno del país, incluido el primer ministro Arthur Robinson. Otro militante de 72 capturó el edificio Trinidad y Tobago Television, la única empresa de televisión del país, así como el edificio Trinidad Broadcasting Company, una empresa de radiodifusión local, una de las dos en el país. En 18.00 en la televisión nacional de Trinidad y Tobago, el imán de la comunidad Jamaat al-Muslimin, Yasin Abu Bakr, habló. Informó sobre un golpe de estado y el inicio de las negociaciones entre el Jamaat y el comando del ejército.

Mientras tanto, el primer ministro Arthur Robinson intentó dar órdenes a las unidades del ejército, pero fue herido por un arma de fuego y fue severamente golpeado. La policía y unidades del ejército rodearon el edificio del parlamento del país. En respuesta a las acciones de los rebeldes, el presidente de Trinidad y Tobago, Emmanuel Carter, ordenó la imposición de un estado de emergencia en el país, después de lo cual formó varios ministros que, afortunadamente no, estaban en el gobierno provisional durante la toma del parlamento. En la noche de julio, 27, unidades del ejército irrumpieron en un edificio de televisión nacional. Como resultado de las negociaciones, 1 de agosto 1990, los rebeldes se vieron obligados a rendirse ante las autoridades. Primero, fueron acusados ​​de alta traición, pero luego la corte de apelaciones anuló la sentencia. Los participantes de la actuación quedaron libres. El gobierno tomó la decisión prudente de no agravar el conflicto y no provocar más disturbios en un país pequeño, sino de resolver la situación por medios pacíficos. Más tarde, la comunidad Jamaat al-Muslimin comenzó a operar en el país como una organización legal. Sin embargo, sus participantes cayeron regularmente en escándalos no relacionados con actividades políticas o religiosas. Miembros de la organización fueron acusados ​​repetidamente de cometer delitos de naturaleza criminal general. El grupo Yasin Abu Bakr fue supervisado de cerca por la CIA de los Estados Unidos, que estudió los posibles vínculos entre los fundamentalistas trinitarios y las organizaciones radicales afganas de Oriente Medio. En ese momento, Abu Bakr también era sospechoso de tener vínculos con el régimen de Muammar Gaddafi y la organización de "visitas de entrenamiento" de sus seguidores a campos de entrenamiento militar en Libia y Sudán.



Después de que se evitó un ataque terrorista en el aeropuerto de Nueva York en 2007, la policía detuvo a varias personas de América Latina. Entre ellos estaban un ciudadano estadounidense de ascendencia de Guyana, Russell Defreitas, un ciudadano de Guyana y un ex diputado parlamentario de este país, Abdul Kadir, otro ciudadano de Guyana Abdel Nur y un ciudadano de Trinidad y Tobago, Karim Ibrahim. Cabe señalar que el grupo Jamaat al-Muslimin no es la única organización de este tipo en Trinidad y Tobago. Se sabe que varias organizaciones fundamentalistas aún operan en el país. Entre ellos se debe señalar "Jamaat al Murabitin" y "Jamaat al Islami Karibi", así como "Islamia Wajihatul". Cabe destacar que los musulmanes étnicos, descendientes de musulmanes indios, se adhieren a opiniones políticas y religiosas bastante moderadas, mientras que el ala radical de los musulmanes trinitarios está representada, en primer lugar, por personas de origen afro caribeño. En Trinidad y Tobago, como en los Estados Unidos, esto se debe a factores sociales. Además, vale la pena destacar el importante papel que desempeña Yasin Abu Bakr en la economía y la política de Trinidad y Tobago. Su organización recibe considerables recursos financieros de actividades comerciales, incluso de la operación de un depósito mineral. A pesar de los numerosos casos judiciales, Abu Bakr logra evitar el procesamiento penal y mantener posiciones importantes en la sociedad de Trinidad.

Petición social por la religión.

Entre la población hispana de los Estados Unidos, los puertorriqueños son los más influenciados por el Islam. En la isla de Puerto Rico, los primeros musulmanes aparecieron solo en la segunda mitad del siglo XX. Un gran grupo de inmigrantes de Palestina llegó aquí. Fueron los árabes palestinos quienes se convirtieron en los primeros musulmanes de Puerto Rico. Ya en 1970, la población musulmana de Puerto Rico contaba con 2, y en 1981 se construyó la primera mezquita de la isla. Bajo la influencia de inmigrantes palestinos, los primeros puertorriqueños comenzaron a convertirse al Islam. Actualmente, al menos 5 mil musulmanes viven en Puerto Rico. Muchos musulmanes puertorriqueños también viven en los Estados Unidos. Allí, a diferencia del ambiente católico conservador de Puerto Rico, es mucho más fácil mantener la autonomía religiosa de los mismos familiares. Teniendo en cuenta la dinámica general de crecimiento de la población musulmana de los Estados Unidos, por un lado, y la proporción porcentual de latinoamericanos en la comunidad musulmana de los Estados Unidos, por otro lado, es posible llegar a una conclusión lógica de que la tendencia hacia el fortalecimiento de la posición del Islam entre la población latinoamericana continuará en el futuro. Dado el nivel insatisfactorio del estatus social de la mayoría de la población latinoamericana de los Estados Unidos, especialmente los inmigrantes ilegales de los países de América Central y del Sur, también es fácil suponer que entre los musulmanes latinoamericanos recién convertidos, las tendencias radicales pueden extenderse. No es casual que América Latina sea vista como una región muy prometedora para la implementación de actividades de proselitismo por parte de predicadores de los países del Cercano y Medio Oriente y África del Norte. La tarea de atraer partidarios latinoamericanos facilita que los países latinoamericanos tengan impresionantes diásporas árabes, principalmente de origen sirio, libanés y palestino. Por supuesto, los países latinoamericanos aún están lejos de Europa, pero representan un importante interés estratégico, aunque solo sea por su ubicación geográfica cercana a los Estados Unidos de América.

Muchos analistas señalan que el mundo latinoamericano en sí es un terreno fértil para difundir las ideas del fundamentalismo radical. Los latinoamericanos siempre han sido una combinación de política social-revolucionaria y religión: es suficiente para recordar la "teología de la liberación" y prácticamente la deificación de Che Guevara por los campesinos indios de los países latinoamericanos. La necesidad de una ideología socialmente revolucionaria existe en América Latina hoy en día, especialmente teniendo en cuenta el bajo nivel de vida de la población, la delincuencia inusualmente alta, la propagación del alcoholismo y la adicción a las drogas, la corrupción, el racismo y otros numerosos problemas sociales y políticos que enfrenta la mayoría de los países de la región. El odio tradicional de la población latinoamericana por los Estados Unidos de América, que siempre ha sido visto como un depredador imperialista que explota a los pueblos de América Central y del Sur, desempeña un papel importante. No debemos olvidar la inclinación de los latinoamericanos a la lucha revolucionaria, su experiencia revolucionaria, adquirida durante generaciones. Con el declive gradual de la demanda pública de ideología izquierdista, el discurso social-revolucionario de los fundamentalistas radicales puede ser de interés para cierta parte de la población latinoamericana, especialmente los inmigrantes de países latinoamericanos que viven en los Estados Unidos. Por supuesto, no se cuestiona la transición de la mayoría e incluso una parte importante de la población de los países latinoamericanos e incluso las diásporas latinoamericanas a la nueva religión, pero en el caso de la afluencia de decenas de miles de neófitos latinoamericanos a organizaciones fundamentalistas radicales, la situación en la política interna de los Estados Unidos puede cambiar significativamente. .
autor:
Fotos utilizadas:
http://voprosik.net/, http://evreimir.com/, https://pibillwarner.wordpress.com
13 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión

  1. Misma lechuga
    Misma lechuga 18 diciembre 2015 07: 19
    +4
    Prometió castigar severamente a cualquiera que critique la migración de los países musulmanes de Asia y África.


    En cómo, obtenemos la libertad de expresión mucho más que en los Estados Unidos ... un hombre negro puede ser llamado hombre negro y no obtener un término para ello ... sonrojo, estoy feliz de vivir en un país libre.
  2. knn54
    knn54 18 diciembre 2015 07: 34
    +3
    Se acerca una "nueva" democracia "islámica" ...
  3. rotmistr60
    rotmistr60 18 diciembre 2015 07: 36
    +3
    Barack Obama en realidad profesa el Islam

    No me sorprenderé Quizás esta sea una de las razones (enfatizo una) para no querer atacar a los terroristas. En Obama, la naturaleza ha reunido tantos vicios humanos (desde la estupidez hasta el narcisismo) que ya no es necesario sorprenderse.
  4. parusnik
    parusnik 18 diciembre 2015 07: 36
    +2
    Gracias Ilya, por cierto ... sobre esto El mundo latinoamericano es terreno fértil para la difusión de ideas de fundamentalismo radical. ... Hubo un artículo sobre este tema en la revista América Latina ... en algún lugar a mediados de los 80, lo leí con desconcierto entonces ... Se pensó entonces que el autor estaba inventando algo ... Sin embargo ...
  5. Neófito
    Neófito 18 diciembre 2015 07: 52
    +3
    ¡El material es muy interesante en el artículo, el autor es una gran ventaja! Muchos aspectos de la política estadounidense se están volviendo claros. ¡La mezcla de mentalidad anglosajona y fundamentalismo islámico es una mezcla explosiva!
  6. Rossi-I
    Rossi-I 18 diciembre 2015 09: 05
    +2
    Ciertamente se puede discutir, pero los bolcheviques en un momento lograron evitar las luchas y guerras interreligiosas e interconfesionales. Simplemente declararon que no hay Dios. Y si no, entonces no hay razón para tal guerra. Durante mucho tiempo en la URSS nadie preguntó a nadie quién, dónde y cómo rezaba. Este era un asunto interno de todos. Durante la guerra, Dios fue "recordado" como protector y ayudante. Pero a principios de los 90, la religión fue "adoptada" deliberadamente como un "arma" poderosa para usar en tácticas de "divide y vencerás". Ahora se utiliza con éxito en todos los países de todos los territorios. Además, los "soldados" en esta guerra son las personas menos educadas, y los "generales" permanecen entre bastidores y recortan dividendos independientemente de la "religión".
    No me propongo abandonar de nuevo el lema de que "no hay Dios", pero creo que esta "arma" se utilizará hasta que comprendan que "Dios es uno, las creencias (léase, los rituales) son diferentes".
  7. Zomanus
    Zomanus 18 diciembre 2015 10: 27
    +2
    Chet kapets lo que nace.
    Nuevo fascismo, solo bajo el signo del Islam.
    Y el fascismo estaba bajo el signo de la raza aria.
    Maldita sea
  8. maíz
    maíz 18 diciembre 2015 10: 30
    +2
    Existe tal marca - Sparkling "New World". Esto es en Crimea. Ahora hay una masacre para esta marca. Pensé que lo haría. Resultó: el Islam. Mi comprensión del Islam es la siguiente: la religión más joven, por analogía con el mundo viviente, las hormonas más agresivas juegan. Agregaré de inmediato que no solo no soy un experto en religiones, sino también un ateo. Creyentes, no se preocupen. Estos son solo mis sentimientos personales.
  9. urapatriot
    urapatriot 18 diciembre 2015 12: 19
    +1
    La creciente "barbarización" de la sociedad es una tendencia mundial. Por ejemplo: estuve recientemente en Kirguistán por motivos de trabajo y tuve una pequeña disputa con mi colega de Kirguistán. Sostuvo que el resurgimiento de las tradiciones y costumbres nacionales del pueblo kirguís, en particular, la poligamia o el pago de kalym por la novia es una bendición. Y sostuve que un regreso a las costumbres medievales no es un renacimiento, sino una degradación de la sociedad.
    La islamización, en mi opinión, es uno de los signos de la degradación del nivel educativo y cultural de la población.
    1. cabeza de alfiler
      cabeza de alfiler 18 diciembre 2015 14: 08
      +1
      La degradación de la sociedad es una filosofía de consumo, y las costumbres y la religión son el núcleo de la nación. y costumbres y deben ser medievales, y no venir del futuro junto con Terminator. Y la estupidez general es un producto de bienes de consumo. El espíritu del Islam no obstaculiza el desarrollo, sino que obstaculiza precisamente la degradación espiritual, por lo tanto, es atacado por ideólogos del consumo (por interés, miren sus nombres - completamente judío, no soy antisemita, solo digo un hecho)
    2. cabeza de alfiler
      cabeza de alfiler 18 diciembre 2015 14: 08
      0
      La degradación de la sociedad es una filosofía de consumo, y las costumbres y la religión son el núcleo de la nación. y costumbres y deben ser medievales, y no venir del futuro junto con Terminator. Y la estupidez general es un producto de bienes de consumo. El espíritu del Islam no obstaculiza el desarrollo, sino que obstaculiza precisamente la degradación espiritual, por lo tanto, es atacado por ideólogos del consumo (por interés, miren sus nombres - completamente judío, no soy antisemita, solo digo un hecho)
      1. urapatriot
        urapatriot 18 diciembre 2015 16: 42
        +1
        Si el "espíritu del Islam" no impide el desarrollo, ¿por qué no vemos estados islámicos desarrollados? ¿Y por qué Arabia Saudita (el estado más islámico de todos) es un aliado leal de Estados Unidos (el estado más consumista)?
  10. Lee_Mubai
    Lee_Mubai 18 diciembre 2015 17: 15
    0
    Afrocaribeños
    ¿Por qué es el autor, los negros dudan en llamar a los negros ????? o el autor fue educado en Europa, ¡y no sabe que existe tal raza de personas!