Military Review

Ejercito "Istmo". ¿Cuáles son las fuerzas armadas de Centroamérica?

6
Los países de América Central son una de las regiones más "problemáticas" del "Nuevo Mundo". Durante los siglos XIX y XX. aquí sangrientas guerras interestatales y civiles ocurrieron repetidamente, y la política historia la mayoría de los estados centroamericanos representaron una serie interminable de golpes militares y sucesivos regímenes dictatoriales. La pequeña población, una pequeña área de los estados centroamericanos y su atraso económico han llevado a una dependencia política y económica casi completa del poderoso vecino del norte: los Estados Unidos. Cualquier intento de liberarse de esta dependencia, llevado a cabo por figuras políticas progresistas, dio lugar a intervenciones militares, ya sea directamente por el ejército estadounidense o por mercenarios entrenados con la participación directa de los Estados Unidos. En consecuencia, las fuerzas armadas de los países de América Central se desarrollaron en estrecha relación con los acontecimientos políticos que tuvieron lugar.


Recuerde que los países de América Central incluyen Guatemala de habla hispana, Honduras, Costa Rica, Nicaragua, Panamá y El Salvador y Belice de habla inglesa. Entre los siete países de la región, Belice se mantiene solo, dado que durante mucho tiempo siguió siendo una colonia británica y su historia política se desarrolló de una manera completamente diferente a la de sus vecinos hispanos. En cuanto a los seis estados restantes de América Central, su historia política y militar y su situación económica son muy similares entre sí, aunque existen ciertas diferencias. Por lo tanto, una revisión de las fuerzas armadas de la región tiene sentido comenzar con el ejército de Guatemala, el país más grande de América Central. Según el año 2013, la población de Guatemala era 14 373 472, lo que convirtió al país en la población más grande de la región.

Guatemala: de la milicia al ejército regular.

La historia de las fuerzas armadas de Guatemala tiene sus raíces en la era de la lucha por la independencia nacional de los países de América Central contra los colonialistas españoles. En la época colonial, las unidades militares del ejército español estacionadas en el territorio de la capitanía general de Guatemala, que existía en 1609 - 1821, contaban con personal de colonos de Europa o de sus descendientes. Sin embargo, el capitán general Matías de Galves para proteger el área de los piratas, reforzó las tropas de la colonia y comenzó a reclutar para el servicio en las unidades militares de los mestizos. En los primeros años de la independencia, el ejército era una milicia sin entrenamiento militar real. El fortalecimiento del ejército se vio obstaculizado por los constantes conflictos internos entre los comandantes individuales y la casi completa ausencia de disciplina militar. El primer presidente de Guatemala, que intentó modernizar las fuerzas armadas del país, fue el general Rafael Carrera (1814-1865). Fue este estado y líder militar del país, quien vino de los indios, oficialmente declaró la independencia de Guatemala en 1839, completando el proceso de salida del país de las provincias unidas de América Central. Quien se desempeñó como presidente en 1844-1848 y 1851-1865 años., Carrera repelió brillantemente el ataque Honduras y El Salvador, que trató de restaurar la unión de los estados de América Central, e incluso capturó la capital El Salvador San Salvador, en 1863, el Carrera hecho mi misión de transformar el ejército de Guatemala en el mejor armado Las fuerzas de la región y durante un cierto período, como lo demuestran sus éxitos militares, lograron plenamente este objetivo. En el período posterior de la historia de Guatemala, se llevó a cabo un fortalecimiento gradual del ejército, en el que la apertura de la Escuela Politécnica desempeñó un papel especial, donde los futuros oficiales comenzaron a recibir capacitación. Así, se sentaron las bases para la formación de un cuerpo de oficiales de personal del país. Según el Diccionario Enciclopédico Brockhaus y Efron, por 1890, las fuerzas armadas guatemaltecas consistían en un ejército regular de soldados y oficiales 3 718, y una policía de reserva de hombres 67 300. A principios del siglo XX. En Guatemala se estableció la misión militar chilena. Más desarrollado militarmente, Chile ayudó al gobierno guatemalteco a modernizar las fuerzas armadas del país. Por cierto, el Oficial Ibáñez del Campo, quien luego se convirtió en Presidente de Chile, sirvió en la misión.

Comenzando con los 1930, cuando el general Jorge Ubiko-Castañeda (1878-1946) llegó al poder en el país, comenzó el fortalecimiento del ejército guatemalteco. En cada provincia del país, su líder político era al mismo tiempo un comandante militar, en cuya subordinación había una compañía de infantería regular de unos soldados 100 y una compañía de policías de reserva. Al mismo tiempo, en las 1930, se intensificó la cooperación del ejército guatemalteco con los Estados Unidos, que se suspendió después del golpe de 1944, que derrocó la dictadura del general Ubico y sirvió de base para la reorientación patriótica del país. Sin embargo, el nuevo gobierno revolucionario intentó reorganizar el ejército guatemalteco con sus propias fuerzas; por ejemplo, el batallón de ingeniería del ejército guatemalteco, la primera unidad de ingeniería del país, se creó en 1946. Además, la caballería fue eliminada como una rama independiente del ejército, se crearon los distritos militares 7 y la sede del ejército. En 1949, los Estados Unidos, debido a un mayor deterioro en las relaciones entre Estados Unidos y Guatemala, se negaron a abastecer a Guatemala оружие. Sin embargo, en 1951, la fuerza del ejército guatemalteco ya era 12. Los soldados y oficiales de 000, incluso tenían su propia fuerza aérea con el viejo avión americano 30. Antes del inicio de la famosa invasión por parte de la CIA de los mercenarios de los Estados Unidos en Guatemala, que ocurrió en 1954, las fuerzas aéreas del país incluían el 14 de aviones antiguos: aviones de ataque ligero 8, aviones de transporte 4 y aviones de entrenamiento 2. Por cierto, un grupo de oficiales de alto rango de la Fuerza Aérea, incluido el Coronel Castillo Armas e incluso el comandante de la Fuerza Aérea Coronel Rudolfo Mendozo Asurdio, desempeñaron un papel importante en la organización de la invasión. El hecho es que una parte significativa de la élite militar del país nunca acogió con satisfacción las reformas revolucionarias del gobierno del presidente Jacobo Arbens y tuvo estrechos vínculos con los servicios especiales estadounidenses, que con mayor frecuencia se establecieron durante la capacitación en escuelas militares o la cooperación con el comando de los Estados Unidos. Cuando, en Guatemala, como resultado de la invasión, que tenía el nombre oficial de "Operación PBSUCCESS" ("Revisión militar" ya se había escrito al respecto), el régimen patriótico del presidente Jacobo Arbenz fue derrocado, el coronel Castillo Armas, quien dirigió la invasión, llegó al poder. Devolvió todas las tierras nacionalizadas de la Compañía Unida a la United Fruit, abolió las reformas progresivas de Arbenz y restableció la cooperación militar de Guatemala con los Estados Unidos. Abril 18 En abril 1955 se concluyó un acuerdo bilateral político-militar entre los Estados Unidos y Guatemala. Desde entonces, el ejército guatemalteco ha desempeñado un papel crucial en el apoyo a los regímenes de dictaduras militares, las represiones contra los disidentes y el genocidio de la población indígena del país. Sin embargo, no todo el personal militar del ejército guatemalteco estuvo de acuerdo con la política de élite militar del país. Entonces, en noviembre, 13, 1960, un levantamiento famoso tuvo lugar en el cuartel central, organizado por un grupo de oficiales subalternos del ejército guatemalteco. Los rebeldes lograron ocupar una base militar en Zacapa, pero ya en noviembre 15, partes leales del gobierno reprimieron el ataque. Sin embargo, algunos de los participantes en el levantamiento abandonaron el país o pasaron a la clandestinidad. Posteriormente, fueron estos oficiales subalternos del ejército guatemalteco los que crearon y lideraron organizaciones guerrilleras comunistas revolucionarias que lucharon una larga guerra contra el gobierno central. Los más famosos entre ellos fueron Alejandro de León, Luis Augusto Turcios Lima y Mario Antonio Ion Sosa.

Ejercito "Istmo". ¿Cuáles son las fuerzas armadas de Centroamérica?


A lo largo de los años 1960 y 1980 Guatemala continuó desarrollando la cooperación político-militar con los Estados Unidos. Entonces, en 1962, el país se convirtió en miembro del Consejo de Defensa Centroamericano (CONDECA, Consejo de Defensa Centroamericana). En 1963-1964 Más de 40 asesores e instructores militares estadounidenses llegaron a Guatemala para supervisar la capacitación de las unidades guatemaltecas que luchan contra los rebeldes comunistas. Para 1968, las fuerzas armadas guatemaltecas tenían 9 soldados, incluidos 000 sirviendo en las fuerzas terrestres, 7800 en las fuerzas aéreas y 1000 en las fuerzas navales del país. El entrenamiento de oficiales guatemaltecos en las escuelas militares de los Estados Unidos ha comenzado. El ejército continuó creciendo en número, por ejemplo, en 200 las fuerzas armadas del país contaban con 1975 mil efectivos militares, así como 11,4 agentes de la policía nacional. Las fuerzas terrestres, que sumaban 3000 mil personas, incluían seis infantería y un batallón de paracaidistas, la Fuerza Aérea: 10 escuadrones de aviones de asalto, transporte y entrenamiento. La Armada de Guatemala tenía 4 pequeño barco antisubmarino y varias lanchas patrulleras. Además, en diciembre de 1, se crearon formaciones antipartidistas especiales de propósito especial, kaibili, que en quiché maya significa "tigres nocturnos". En 1975, debido a la necesidad de aumentar aún más la efectividad de la guerra contra la guerrilla, el número de batallones de infantería guatemaltecos aumentó a 1978, y el número de tropas terrestres aumentó de 10 mil a 10 mil personas. En 13,5, el número de fuerzas terrestres aumentó a 1979 mil personas. El foco principal en las décadas de 17 y 1970. Se realizó específicamente para el desarrollo de las fuerzas terrestres, que, de hecho, cumplían las funciones policiales de combatir a los partisanos y proteger el orden público. A principios de la década de 1980 en servicio con el ejército eran 1990 tanques y 50 vehículos blindados, y la fuerza de las fuerzas armadas fue de 28. En 000, después del cese de la guerra civil en el país, más de 1996 soldados fueron despedidos del ejército.



En 2010-2012 Las fuerzas armadas de Guatemala sumaron 15,2 mil tropas, otras 19 mil personas sirvieron en la milicia. Además, alrededor de 64 mil personas estaban en reserva. El número de fuerzas terrestres guatemaltecas fue 13 440 militar. Las fuerzas terrestres incluyeron la Brigada de Operaciones Especiales 1, el Regimiento de Reconocimiento 1, el Batallón de la Guardia Presidencial 1, las Fuerzas Blindadas 6, las Fuerzas Aerotransportadas 2, la Infantería 5, la Ingeniería 2 y los Batallones de Entrenamiento 1. En servicio estaban 52 transportes blindados de personal, armas de artillería de campo 161 (incluidas las unidades 76 - pistolas de arrastre 105-mm), morteros 85, más armas sin retroceso 120, unidades 32. Instalaciones antiaéreas M-55 y GAI-D01. La Fuerza Aérea de Guatemala sirvió a la gente de 871, la Fuerza Aérea tenía aviones de combate 9, incluido el avión de ataque X-NUMX A-2B y 37, el avión de ataque Pilatus PC-7, así como aviones de entrenamiento y transporte 7 y helicópteros 30. Los marineros y oficiales de 28 sirvieron en la Armada del país, los barcos de patrulla de 897 y los barcos de patrulla de río de 10 estaban en servicio. Posteriormente, se llevó a cabo una reducción de las fuerzas armadas del país. La estructura de las fuerzas armadas de Guatemala es actualmente la siguiente. Está encabezado por el Comandante en Jefe del ejército guatemalteco, que ejerce el liderazgo a través del Ministro de Defensa Nacional, a quien los Viceministros de Defensa están subordinados. El liderazgo de las fuerzas terrestres del país es llevado a cabo por el inspector general del ejército y el cuartel general del ejército.

Las fuerzas armadas de Guatemala han establecido rangos militares característicos de muchos estados de habla hispana: 1) una división general (almirante), 2) un general de brigada (vicealmirante), 3) coronel (capitán) flota), 4) teniente coronel (capitán de la fragata), 5) comandante (capitán de la corbeta), 6) primer capitán (teniente de la flota), 7) segundo capitán (teniente de la fragata), 8) teniente (alperes de la flota), 9) subteniente ( alferes corvette), 10) sargento mayor (maestro mayor), 11) sargento técnico (técnico maestro), 12) primer sargento (maestro), 13) segundo sargento (contramaestre), 14) cabo (primer marinero) ), 15) un soldado de primera clase (segundo marinero), 16) un soldado de segunda clase (tercer marinero). Como puede ver, el título "Alperes", que en muchos ejércitos de habla hispana es el rango de oficial más joven, solo se conserva en la Armada de Guatemala. Los oficiales guatemaltecos reciben capacitación en el Colegio Politécnico, que es la institución educativa militar más antigua del país con más de un siglo de historia. Los graduados universitarios reciben una licenciatura en tecnología y gestión de recursos y un rango militar de teniente. Los oficiales de reserva del ejército guatemalteco reciben capacitación en el Instituto Adolfo V. Hall, que brinda capacitación a estudiantes universitarios guatemaltecos sobre los fundamentos del conocimiento militar. Los graduados del instituto reciben el rango de teniente de la reserva de fuerzas terrestres y una licenciatura en artes y ciencias o ciencias y literatura. El instituto, fundado en 1955, recibió su nombre en honor del sargento Adolfo Venancio Hall Ramírez, el héroe de la batalla de Chalchuap. El entrenamiento de los oficiales de la fuerza aérea del país se lleva a cabo en la escuela de aviación militar.

Guatemaltecos "tigres de la noche"

La unidad más preparada para el combate y de élite del ejército guatemalteco continúa siendo el legendario "Qaibili", el equipo especial "Night Tigers", fundado en 1975. Se utiliza para operaciones especiales, reconocimiento y contraterrorismo. A petición de la ONU, las compañías 2 de "tigres nocturnos" participaron en compañías de pacificación en Liberia, Congo, Haití, Nepal, Cote d-Yvoire. De regreso en 1974, se estableció el Centro Guatemalteco de Capacitación y Operaciones Especiales, en el cual los comandos deben ser entrenados para participar en la lucha contra los partidarios comunistas. En 1975, el centro cambió su nombre a Escuela Caibil, a la que se envió instructores de entre los guardabosques estadounidenses para mejorar el sistema de capacitación. En 1996, luego de la terminación de la guerra civil en el país, el presidente de Guatemala, Álvaro Arzu Irigoyen, anunció su decisión de retener "caibili", pero en una nueva capacidad, como unidades especiales para combatir el narcotráfico, el terrorismo y el crimen organizado. Instructores militares estadounidenses siguieron entrenando a los Qaibili. Los expertos militares extranjeros han llamado "cabili" "máquinas de asesinato terrible", debido a la brutal formación y tácticas utilizadas. Este nombre refleja plenamente la esencia de las fuerzas especiales, que hasta ahora no duda en mostrar una crueldad inadmisible a muchos civiles en relación con la población civil durante las operaciones especiales. También se sabe que muchas antiguas fuerzas especiales "Qaibili", desmovilizadas de las fuerzas armadas, no se encuentran en una Guatemala "civil" pobre y prefieren ingresar al servicio de la mafia de las drogas, que las utiliza como guardaespaldas de sus jefes o asesinos para eliminar a los competidores.

Ejército salvadoreño

El Salvador es uno de los vecinos más cercanos de Guatemala. Es el país más densamente poblado de América Central: más de 21 millones de personas viven en el área de 6,5 mil kilómetros. Casi la mayoría absoluta (más del 86%) de la población del país son mestizos, los segundos son los criollos blancos y los europeos, y la población india es extremadamente pequeña (alrededor del 1%). En 1840, Salvador se convirtió en el último estado en surgir de la Federación Centroamericana (Provincias Unidas de Centroamérica), después de lo cual esta entidad política dejó de existir. Desde la salida de El Salvador de las Provincias Unidas, comenzó la historia de las fuerzas armadas de este pequeño país. Inicialmente, las fuerzas armadas de El Salvador consistían en varias unidades de caballería ligera, que realizaban funciones militares y policiales. Por 1850. El ejército del país ha aumentado significativamente en número, se crearon escuadrones de dragones, unidades de infantería y artillería. K 1850-1860-m. El cuerpo de oficiales del ejército salvadoreño, originalmente compuesto casi en su totalidad por criollos de origen europeo, también está tomando forma. Para reformar el ejército salvadoreño en el país, se abrió la misión militar francesa, con la ayuda de la cual pronto se estableció una escuela de oficiales, que luego se transformó en la Academia Militar de El Salvador. El desarrollo de la ciencia militar y las armas exigió la apertura de las primeras 1890-s. y la Escuela de suboficiales, en la que se llevó a cabo la capacitación de oficiales no comisionados del ejército salvadoreño. Los instructores militares comenzaron a ser invitados no solo de Francia, sino también de Estados Unidos, Alemania y Chile. Por 1911, el ejército de El Salvador fue completado por conscripción. Paralelamente, se llevó a cabo la mejora del sistema de reclutamiento y entrenamiento del ejército salvadoreño y el fortalecimiento de su estructura interna. Así, en 1917, se estableció un regimiento de caballería, estacionado en la capital, San Salvador. La Conferencia de Washington se celebró en 1923, en la que representantes de los países de América Central firmaron el "Tratado de Paz y Amistad" con los Estados Unidos y la "Convención de Reducción de Armas". De acuerdo con esta convención, la fuerza máxima de las fuerzas armadas de El Salvador: tropas 4200 (para Guatemala, como país más grande, el número de umbral se estableció en las tropas 5400). 1901 a 1957 la organización de entrenamiento y educación para el ejército salvadoreño estaba comprometida, como en la vecina Guatemala, la misión militar de Chile.

La cooperación militar con los Estados Unidos comenzó más tarde que con Chile, en las 1930, y alcanzó sus niveles más altos durante la Guerra Fría. Fue entonces cuando a Estados Unidos le preocupaba seriamente prevenir la propagación de la ideología comunista en América Central. Para organizar la oposición al posible despliegue de la insurgencia en la región, Estados Unidos tomó el control de todos los asuntos de financiamiento, armamento, entrenamiento y organización de la gestión de los ejércitos centroamericanos. Sin embargo, hasta el comienzo de los 1950. Salvador no tenía un gran ejército. Así, en 1953, el número de fuerzas armadas en el país era gente de 3000, y solo en caso de guerra y movilización era posible desplegar infantería 15, caballería 1 y regimientos de artillería 1. Como en la vecina Guatemala, el ejército jugó un papel importante en la historia política de El Salvador. En 1959, el dictador militar de El Salvador, el coronel José Garcia Lemus, y el dictador de Guatemala, Idígoras Fuentes, firmaron un "pacto anticomunista" que contó con la cooperación de los dos países en la lucha contra la amenaza comunista en Centroamérica. En 1962, El Salvador se convirtió en miembro del Consejo de Defensa Centroamericano (CONDECA, Consejo de Defensa Centroamericana). Al mismo tiempo, la cooperación militar del país con los Estados Unidos también creció. En julio, 1969, hubo un conflicto militar a corto plazo entre El Salvador y su vecino más cercano, Honduras, la famosa "Guerra del Fútbol", que causó disturbios en ambos países en relación con la lucha de los equipos de fútbol de Honduras y El Salvador para calificar para la parte final de la Copa Mundial. 1970 del año. De hecho, por supuesto, el conflicto tenía otras razones: El Salvador era el mayor acreedor de Honduras económicamente más débil, el El Salvador, escasamente poblado, atraía las tierras de un vecino más grande, territorial y menos poblado. 24 Junio ​​1969, El Salvador comenzó a movilizar a las fuerzas armadas. 14 Julio 1969. Cinco batallones de infantería del ejército salvadoreño y nueve compañías de la Guardia Nacional invadieron Honduras, al mismo tiempo que las fuerzas aéreas salvadoreñas comenzaron a atacar los puntos estratégicos más importantes del país. La guerra duró días 6 y le costó 700 a Salvador y 1200 a Honduras. Para fortalecer la defensa de El Salvador, la guerra también fue importante porque condujo a un aumento en el número de ejércitos. Ya en 1974, las fuerzas armadas de El Salvador contaron con 4,5 a miles de personas en las fuerzas terrestres, 1 mil personas más sirvieron en la fuerza aérea y 200 en las fuerzas navales.



La guerra civil y el crecimiento del ejército salvadoreño.

La situación política interna en el país se deterioró gradualmente. Los problemas económicos causaron una crisis política y una serie de disturbios y enfrentamientos militares. Se formaron organizaciones rebeldes del tipo radical izquierdo. Octubre 11 El Frente Nacional Farabundo Martí para la Liberación Nacional fue creado en 1980 y consistió en: la Fuerza de Liberación Popular Farabundo Martí (FPL) con su propia unidad armada "El Ejército Popular de Liberación", el Partido Revolucionario de El Salvador con su propia unidad armada "El Ejército Revolucionario del Pueblo" , Resistencia Nacional (RN) con su propia formación armada "Fuerzas Armadas de Resistencia Nacional", el Partido Comunista de El Salvador (PCS) con su propia formación armada. Desarrollo de las Fuerzas Armadas de la Liberación, Partido Revolucionario de Trabajadores de América Central (PRTC) con su propia formación armada, el Ejército Revolucionario Centroamericano de Trabajadores. El estallido de la guerra civil y exigió el fortalecimiento del ejército del gobierno salvadoreño. Fue 1978 Las fuerzas armadas estaban compuestas por personal militar de 7000 y oficiales de 3000 de otras unidades paramilitares. Las fuerzas terrestres consistían en tres brigadas de infantería, el escuadrón de caballería 1, la compañía de paracaídas 1, las compañías de comandos 2, la brigada de artillería 1 y la división antiaérea 1. La fuerza aérea tenía aviones 40, barcos de patrulla de la Armada 4. Ya en 1979 Comenzó un aumento en el número de fuerzas armadas y, al mismo tiempo, Estados Unidos comenzó a proporcionar asistencia militar seria al ejército salvadoreño. Inicialmente, se enviaron oficiales salvadoreños para reentrenarse en los campamentos militares estadounidenses en Panamá, así como en la "Escuela de las Américas" en Fort Gulik en los Estados Unidos. 1981 a 1985 el número de fuerzas armadas de El Salvador aumentó a 57 mil soldados, el número de policías - a 6 mil. Gente, luchadores de la Guardia Nacional - hasta 4,2 mil. Gente, policía rural y aduanera - hasta 2,4 mil. personas. La capacidad de combate de las unidades del ejército y la policía también aumentó. En cada uno de ellos se formaron cinco batallones de soldados de 600 en forma de avión: Atlakatl, Atonal, Arce, Ramon Belloso y el General Eusebio Brasamonte. Estaban directamente subordinados al personal general de las fuerzas armadas salvadoreñas y se usaron en la lucha contra los partidarios. También el batallón de paracaidistas, los batallones 20 de infantería ligera "Kazador" ("Cazador") en los soldados y oficiales de 350 pertenecientes a unidades del ejército listas para el combate. Para cada brigada del ejército, se adjuntó una compañía de inteligencia de larga distancia, y se formó otra compañía de inteligencia de larga distancia como parte de la Fuerza Aérea de El Salvador. En 1985 fue En la Armada del país, se estableció un batallón de infantes de marina "12 de octubre" con un máximo de personal militar de 600. También forma parte de la Armada en 1982. Se formó una compañía de reconocimiento de larga distancia, transformada en un batallón de "comandos marinos", que consiste en una compañía de custodia de una base naval, una compañía de comandos "Piranha", una compañía de comandos "Barracuda", un grupo de nadadores de combate. Una compañía de operaciones antiterroristas en ciudades y áreas rurales se incluyó en la Guardia Nacional.



Guardia Nacional y escuadrones de la muerte

Un papel importante en la guerra civil en El Salvador fue desempeñado por la Guardia Nacional. Esta estructura, similar a la gendarmería de muchos países, existía 80 años, desde 1912 a 1992 años. Fue creado en 1912 para la protección del orden público y la lucha contra el crimen en las áreas rurales, la protección de las plantaciones de café, pero casi a lo largo de su historia, la tarea más importante de la Guardia Nacional siguió siendo la supresión de numerosas manifestaciones populares. Desde 1914, la Guardia Nacional era parte de las fuerzas armadas, pero estaba subordinada administrativamente al Ministerio del Interior de El Salvador. Al crear la Guardia Nacional, se tomó como modelo la estructura de la Guardia Civil española. El tamaño de la Guardia Nacional se determinó en la compañía 14, una compañía en cada departamento de El Salvador. En el evento del estallido de hostilidades, se formaron cinco batallones de la Guardia Nacional como resultado de la información de las empresas. Cabe destacar que incluso los comunistas respondieron con gran respeto sobre los primeros años de la existencia de la Guardia Nacional de El Salvador; después de todo, en ese momento, los guardias nacionales, a costa de enormes pérdidas, luchaban contra el gangsterismo rampante en el campo de El Salvador. Pero ya por 1920. La Guardia Nacional en realidad se convirtió en un aparato represivo. En el momento en que comenzó la guerra civil, el número de guardias nacionales era de aproximadamente 3000, luego se aumentó a miles de 4, y luego, por año de 1989, a miles de 7,7. Además de las unidades territoriales habituales, la Guardia Nacional consistió en: el batallón 15 de septiembre, que sirvió para proteger la Carretera Panamericana y consistió primero en 218, y luego en 500 de personal militar; una empresa de operaciones antiterroristas en ciudades y zonas rurales; Batallón presidencial. Además, la Guardia Nacional incluía el Servicio de Investigación Especial, su propia unidad de inteligencia política y contrainteligencia.
La guerra civil en El Salvador continuó de 1979 a 1992. Y le costó al país 75 miles de muertos, 12 mil. desaparecidos y más de 1 millones refugiados Debemos decir que el daño económico causado por la guerra civil en un país pequeño fue enorme. Además, los casos de transición de soldados individuales e incluso unidades enteras al lado de formaciones partidistas han ocurrido repetidamente. Incluso el oficial superior del ejército salvadoreño, el teniente coronel Bruno Navarrete y sus subordinados, se acercaron a los insurgentes. Por otro lado, las fuerzas anticomunistas con dinero de los Estados Unidos y oligarcas locales formaron escuadrones de la muerte, el más famoso de los cuales fue el Secreto Anti-Comunista Guatemalteco-Salvadoreño. El organizador inmediato de los escuadrones de la muerte fue el Mayor Roberto d'Aubusson (1944-1992), que comenzó a servir en la Guardia Nacional y luego se convirtió en un oficial de inteligencia del personal general de las fuerzas armadas. El ex extremista anticomunista, Aubusson volvió a 1975. Fundó la organización radical de derecha "Unión de los Guerreros Blancos", y en 1977. Cofundó (desde el lado salvadoreño) el ejército secreto anticomunista. La AAC ha comenzado a cometer actos terroristas contra las fuerzas de izquierda salvadoreñas, así como contra las figuras políticas del país que, según los círculos de derecha en el ejército y la policía, constituían una amenaza para el orden existente. De vuelta en 1981 El presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, proclamó a El Salvador "campo de batalla con el comunismo internacional", luego de lo cual Estados Unidos comenzó a brindar un enorme apoyo financiero al gobierno salvadoreño, estimado en miles de millones de dólares. Como es bastante comprensible, la mayor parte de estos fondos se utilizaron para fortalecer, entrenar y equipar a las fuerzas armadas, la Guardia Nacional y las fuerzas policiales de El Salvador, y también para mantener grupos armados anticomunistas no gubernamentales. En cada una de las seis brigadas del ejército de las fuerzas terrestres salvadoreñas había tres asesores militares de los Estados Unidos, y se envió a oficiales de la CIA 30 para fortalecer a la Agencia de Seguridad de El Salvador. En total, alrededor de 5 miles de ciudadanos estadounidenses participaron en la guerra civil en el territorio de El Salvador, tanto como asesores militares como instructores, especialistas, personal civil (propagandistas, ingenieros, etc.). Gracias al fuerte apoyo de los Estados Unidos, las fuerzas de izquierda fracasaron, a diferencia de la vecina Nicaragua, para ganar la guerra civil en El Salvador. Solo en 1992, después del final de la guerra civil, comenzó la reducción gradual de las fuerzas armadas de El Salvador. Inicialmente, se cortaron de mil milésimas. a 32 mil hombre, entonces, a 1999 año - hasta 17 th. personas. De estos, 15 mil. personas servidas en el ejército, 1,6 th. hombre - en la Fuerza Aérea, 1,1 th. hombre - en la marina. Además, 12 mil. El hombre permaneció en la policía salvadoreña. La Guardia Nacional de El Salvador fue disuelta en 1992, y en su lugar se creó una brigada de seguridad militar especial. Después de una reducción general en las fuerzas armadas, el número de marines salvadoreños también se redujo. El batallón naval "October 12" se redujo a personas 90. Actualmente, es una división de fuerzas de aterrizaje con fines especiales que se usa para combatir en aguas costeras, combatir el crimen y apoyar a la población en situaciones de emergencia.



El estado actual del ejército salvadoreño.

En la actualidad, la fuerza de las fuerzas armadas de El Salvador ha aumentado nuevamente a 32. El mando de las fuerzas armadas es llevado a cabo por el presidente del país a través del Ministerio de Defensa Nacional. La gestión directa de las fuerzas armadas es llevada a cabo por la Sede Conjunta Estatal de las Fuerzas Armadas, que incluye a los jefes de personal de las fuerzas terrestres, la fuerza aérea y las fuerzas navales del país. El reclutamiento de las bases de las fuerzas armadas del país se realiza a pedido de hombres que han cumplido 000 años de edad por un período de 18 año de servicio. Los oficiales están entrenados en las escuelas militares del país: la escuela militar "Capitán General Gerardo Barrios", la escuela de aviación militar "Capitán Reynaldo Cortés Guillermo". A los graduados de las instituciones educativas militares se les asigna el rango de teniente o los rangos equivalentes de la Fuerza Aérea y la Marina. Las fuerzas armadas de El Salvador establecieron filas que difieren en las fuerzas terrestres, aéreas y navales. Los rangos establecidos en las fuerzas terrestres: 1) división general, 1) general de brigada, 2) coronel, 3) teniente coronel, 4) mayor, 5) capitán, 6) teniente, 7) subteniente, 8) sargento mayor de brigada, 9) primero sargento mayor, 10) sargento mayor, 11) primer sargento, 12) sargento, 13) sargento 14) corporal, 15) privado. La Fuerza Aérea tiene una jerarquía de rangos similar, con la única excepción de que en lugar de la división general en la Fuerza Aérea, existe el título "general aviación". Las fuerzas navales de Salvador tienen sus propios rangos: 1) vicealmirante, 2) contraalmirante, 3) capitán de la flota, 4) capitán de la fragata, 5) capitán de la corbeta, 6) teniente de la flota, 7) teniente de la fragata, 8) teniente corbeta, 9) maestro mayor, 10) primer maestro, 11) maestro, 12) primer maestro sargento, 13) maestro sargento, 14) maestro sub-sargento, 15) maestro corporal. Los rangos militares son propiedad personal de los oficiales salvadoreños, que permanecen después de la destitución del ejército; solo una sentencia judicial puede privar a un oficial de un rango militar incluso después de la renuncia. Las fuerzas armadas de El Salvador participan en numerosas Olimpiadas militares que tienen lugar en los países de América Central y del Sur, y las fuerzas especiales salvadoreñas demuestran un entrenamiento de combate muy alto en las competiciones.

Actualmente, el ejército de El Salvador se usa cada vez más para combatir el narcotráfico y las pandillas juveniles, que se desenfrenan en las ciudades del país. El nivel extremadamente alto de crimen en el país, debido al bajo nivel de vida de la población, no permite combatir el crimen solo por las fuerzas policiales. Por ello, el ejército y el atrajo patrulló ciudades salvadoreñas. El principal adversario del ejército salvadoreño en los barrios marginales de las ciudades del país son los miembros de Mara Salvatruch (MS-13), la organización de la mafia más grande del país, que asciende a 300 de miles de personas, según algunos medios. Casi todos los jóvenes de los barrios marginales de las ciudades salvadoreñas, en un grado u otro, están asociados con el grupo de la mafia. Esto explica la extrema dureza con que operan los militares salvadoreños en asentamientos precarios. Además, las unidades del ejército salvadoreño participaron en varias operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU en Liberia, el Sáhara Occidental y el Líbano. En 2003-2009 El contingente del ejército salvadoreño estaba en Irak. Con las rotaciones de personal en Irak, las tropas salvadoreñas de 3400 sirvieron, las personas de 5 murieron. Además, el personal militar salvadoreño participó en las hostilidades en Afganistán. Con respecto a la asistencia militar de países extranjeros, en 2006, el liderazgo salvadoreño acudió a Israel en busca de ayuda; el comando del ejército salvadoreño contaba con la ayuda de las FDI en los programas de capacitación para oficiales y la capacitación de reservistas. La ayuda militar más importante para El Salvador sigue siendo proporcionada por los Estados Unidos. Es Estados Unidos el que actualmente financia programas educativos para el ejército salvadoreño, proporcionando armas desde armas pequeñas hasta vehículos blindados y helicópteros.

To be continued ...
autor:
Fotos utilizadas:
http://hemisferiozero.com/, http://ordendebatallainternacional.blogspot.ru/,
6 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión

  1. Volga cosaco
    Volga cosaco 10 archivo 2016 07: 34
    +4
    buen comienzo del ciclo. Lo leo con mucho gusto. Estamos esperando la continuación. Gracias al autor!
  2. Nikolay71
    Nikolay71 10 archivo 2016 08: 41
    +5
    Recuerdo que de niño escuché las noticias de la radio sobre Salvador y buscé en el fondo a los partidarios del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional. Espero que el próximo artículo sea sobre el ejército de Honduras. lengua Después de todo, Honduras es nuestro todo (broma)!
  3. cobalto
    cobalto 10 archivo 2016 11: 26
    +4
    Es muy divertido que los soldados de El Salvador lograron luchar en Afganistán como parte de una coalición. Además, el número de contingentes estaba cambiando de manera bastante cómica: primero, El Salvador envió un contingente de 22 tropas al país; a principios de 2012, el número de contingentes salvadoreños había aumentado a 24 tropas, a partir del 8 de octubre de 2012, el número de tropas era de 25 tropas, y el 1 de agosto de 2013 año se redujo a 24 militares.
  4. RUSS
    RUSS 10 archivo 2016 12: 28
    +4
    En uno de los países de América Central, como Costa Rica, no hay fuerzas armadas.
    De wikipedia-Costa Rica es el único estado neutral en toda América, en 1948, abandonó por completo el uso del ejército. Desde entonces, la única estructura de poder en el país sigue siendo la policía. La tasa de criminalidad es relativamente baja, el país es considerado uno de los más seguros de América Latina.
  5. Escriba 63
    Escriba 63 10 archivo 2016 19: 16
    +2
    Gracias por el artículo, pero ¿habrá material sobre México?
    1. RUSS
      RUSS 10 archivo 2016 23: 40
      0
      Cita: Tipo 63
      Gracias por el artículo, pero ¿habrá material sobre México?

      De particular interés es la última rebelión de los indios en el siglo XX en Yucotan.