Military Review

Misil de crucero estratégico norteamericano SM-64 Navaho (EE. UU.)

12
A mediados de los años cuarenta, el ejército de Estados Unidos lanzó un programa para desarrollar varios sistemas de misiles nuevos. A través de los esfuerzos de varias organizaciones, se planificó la creación de varios misiles de crucero de largo alcance. Se suponía que esta arma debía usarse para lanzar ojivas nucleares a objetivos en territorio enemigo. En los próximos años, los militares ajustaron repetidamente los requisitos para los proyectos, lo que llevó a los cambios correspondientes en la tecnología prometedora. Además, los requisitos excepcionalmente altos llevaron al hecho de que solo un misil nuevo podría alcanzar la operación en el ejército. Otros permanecieron en el papel, o no salieron de la etapa de prueba. Uno de estos "perdedores" fue el proyecto SM-64 Navaho.


Recordemos que en el verano de 1945, poco después del final de la guerra en Europa, el comando estadounidense ordenó examinar las muestras capturadas de equipos alemanes y la documentación para obtener importantes desarrollos. Poco después, hubo una propuesta para desarrollar un prometedor misil de crucero tierra a tierra con características de alto rango. Para crear tal armas Varias organizaciones líderes de la industria de defensa estuvieron involucradas. Entre otros, Rocketdyne, una división de North American Aviation (NAA), presentó su solicitud de participación en el programa. Después de examinar las tecnologías disponibles y sus perspectivas, los expertos de NAA sugirieron un calendario aproximado del proyecto, según el cual se suponía que debía crear un nuevo cohete.

Trabajo temprano

Se propuso que el borrador de la nueva arma se desarrollara en tres etapas. Durante el primero, fue necesario tomar como base el misil balístico V-2 alemán en la versión A-4b y equiparlo con aviones aerodinámicos, haciendo así un avión proyectil. La segunda etapa del proyecto propuesto implicó la eliminación de un motor de chorro de líquido con la instalación de un motor de chorro de aire de flujo directo (RAMJET). Finalmente, la tercera fase del programa tenía como objetivo crear un nuevo vehículo de lanzamiento, que iba a aumentar significativamente el alcance del misil de combate creado en las dos primeras fases.


Cohete XSM-64 / G-26 en el complejo de lanzamiento. Fotos de Wikimedia Commons


Habiendo recibido los documentos y las unidades necesarios, los especialistas de Rocketdine comenzaron el trabajo de investigación y diseño. De particular interés son sus experimentos con motores disponibles de varios tipos. Sin la base de pruebas requerida, los diseñadores los verificaron justo en el estacionamiento al lado de su oficina. Para proteger otros equipos de los gases reactivos, se usó un separador de gas, que fue jugado por un bulldozer convencional. A pesar de la extraña apariencia, tales pruebas permitieron recopilar mucha información necesaria.

En la primavera de 1946, NAA recibió un contrato del departamento militar para continuar desarrollando un nuevo misil de crucero. El proyecto recibió la designación oficial MX-770. Además, hasta cierto tiempo se utilizó un índice alternativo - SSM-A-2. De acuerdo con el primer contrato, se requirió construir un cohete capaz de volar de 175 a 500 millas (280-800 km) y llevar una ojiva nuclear que pesa alrededor de 2 mil libras (910 kg). A finales de julio, se emitió una tarea técnica actualizada, que requirió un aumento en la carga útil a 3 mil libras (1,4 t).

En las primeras etapas del proyecto MX-770, no había requisitos especiales para el alcance del misil prometedor. Naturalmente, el rango del orden de las millas 500 ya era todo un desafío considerando las tecnologías disponibles, pero no se requería un mayor rendimiento hasta cierto tiempo.

La situación cambió a mediados del año 1947. Los militares llegaron a la conclusión de que el rango requerido era insuficiente para resolver las misiones de combate existentes. Debido a esto, se realizaron cambios importantes en los requisitos del proyecto MX-770. Ahora, el cohete debe estar equipado solo con un motor ramjet, y el rango requerido para alcanzar las millas 1500 (aproximadamente 2,4 mil km). Debido a algunas dificultades tecnológicas y de diseño, los requisitos pronto se suavizaron en cierta medida. A principios de la primavera del 48, el alcance del misil se modificó nuevamente, y los ajustes a los requisitos se hicieron teniendo en cuenta el desarrollo del proyecto. Por lo tanto, los primeros prototipos de cohetes debían volar a una distancia de aproximadamente 1000 millas, y de los posteriores se requirió un alcance tres veces mayor. Finalmente, los misiles en serie para el ejército volaron 5000 millas (más de 8000 km).

Misil de crucero estratégico norteamericano SM-64 Navaho (EE. UU.)
Despegue del cohete XSM-64. Foto Spacelaunchreport.com


Los nuevos requisitos a partir de julio 47-th obligaron a los ingenieros de aviación de América del Norte a abandonar sus planes anteriores. Los cálculos mostraron que la implementación de especificaciones técnicas utilizando desarrollos alemanes ya hechos no es posible. El cohete y sus unidades deben desarrollarse desde cero, utilizando la experiencia y la tecnología existentes. Además, los expertos finalmente decidieron construir un misil de crucero con una planta de potencia completa y un propulsor adicional, en lugar de un sistema de dos etapas con una unidad propulsora y un planeador equipado con una ojiva y sin tener su propio motor.

La aparición de requisitos actualizados también permitió a los especialistas de la empresa de desarrollo formular las principales disposiciones del proyecto, según las cuales se deberían realizar trabajos adicionales. Por lo tanto, se decidió crear un nuevo sistema de navegación inercial para su uso como equipo de guía, y la investigación en el túnel de viento permitió determinar el aspecto óptimo de la estructura del avión. Se encontró que el diseño aerodinámico más efectivo para el MX-770 será una "trama" con un ala delta. La siguiente etapa de trabajo en el nuevo proyecto implicó la elaboración de los principales problemas y la creación de unidades de acuerdo con los planes y requisitos actualizados.

Cálculos adicionales demostraron la efectividad de un motor ramjet. El diseño disponible y prometedor de dicha planta de energía prometía un aumento significativo en el rendimiento. De acuerdo con los cálculos de ese tiempo, el cohete con el motor a chorro fue un tercer rango más largo que un producto similar con un motor líquido. Al mismo tiempo, se aseguró la velocidad de vuelo requerida. La consecuencia de estos cálculos fue la intensificación del trabajo en la creación de un nuevo motor ramjet con características mejoradas. Ya en el verano de 1947, la división de motores de la NAA recibió un pedido para modernizar el motor experimental XLR-41 Mark III existente con un mayor impulso a 300 kN.


Laboratorio de vuelo X-10. Foto Designation-systems.net


Paralelamente a la actualización del motor, los especialistas norteamericanos trabajaron en el proyecto del sistema de navegación inercial N-1. En las etapas preliminares del proyecto, los cálculos mostraron que controlar el movimiento del cohete en tres planos aseguraría una precisión suficientemente alta para determinar las coordenadas. La desviación estimada de las coordenadas reales fue 1 una milla por hora de vuelo. Por lo tanto, cuando se vuela en un rango máximo, la desviación circular del misil no debe exceder 2,5 mil pies (del orden de 760 m). Sin embargo, las características calculadas del sistema N-1 se consideraron insuficientes desde el punto de vista del desarrollo adicional de la tecnología de cohetes. Con un aumento en el alcance del misil, el QUO podría aumentar a valores inaceptables. En relación con esto, en el otoño de 47, se lanzó el desarrollo del sistema N-2, en el que, además del equipo de navegación inercial, incluían un dispositivo de orientación de las estrellas.

De acuerdo con los resultados de los primeros estudios del proyecto actualizado relacionados con los cambios en los requisitos del cliente, se ajustaron el plan de desarrollo del proyecto y las pruebas de misiles terminados. Ahora, durante la primera etapa, se planificó probar el cohete MX-770 en varias configuraciones, incluso cuando se lanzó desde un portaaviones. El propósito de la segunda etapa fue aumentar el rango de vuelo a 2-3 miles de millas (3200-4800 km). La tercera etapa estaba destinada a llevar el alcance a 5 miles de millas. Al mismo tiempo, fue necesario aumentar la carga útil del cohete a 10 mil libras (4,5 t).

La mayor parte del trabajo de diseño del cohete MX-770 se completó en 1951. Sin embargo, el desarrollo de esta arma se asoció con muchas dificultades. Como resultado, incluso después de 51, los diseñadores de Rocketdyne y NAA tuvieron que perfeccionar constantemente el proyecto, corregir las deficiencias identificadas y utilizar diversos equipos auxiliares para realizar investigaciones adicionales.

Proyecto auxiliar piloto.

Para facilitar el trabajo y estudiar las propuestas disponibles en 1950, se acordó el desarrollo de un proyecto adicional RTV-A-5. El objetivo de este proyecto era crear un avión controlado por radio con una apariencia aerodinámica similar a un nuevo tipo de misil de combate. En 1951, el proyecto recibió el nombre actualizado X-10. Esta designación se mantuvo hasta el cierre del proyecto a mediados de los años cincuenta.


X-10 en vuelo. Foto Designation-systems.net


El producto RTV-A-5 / X-10 era un avión controlado por radio con un fuselaje aerodinámico alargado, elevadores en la proa, un ala delta en la cola y dos quillas. En la parte trasera del lado del fuselaje había dos góndolas con motor turborreactor Westinghouse J40-WE-1, cada una con 48 kN. El dispositivo tenía una longitud de 20,17 m, un tramo de aleta de 8,6 my una altura total (con un tren de aterrizaje de triciclo) 4,5 m. El peso de despegue se determinó a nivel de 19 t. 2,05 km.

El fuselaje del avión X-10 se diseñó basándose en el diseño del cohete MX-770. Con la ayuda de las pruebas de un avión controlado por radio, se planificó probar las perspectivas del planeador propuesto al volar en diferentes modos. Además, en una cierta etapa del programa había similitudes en términos de equipo a bordo. Inicialmente, X-10 recibió solo equipo de control de radio y piloto automático. En las últimas etapas de las pruebas, un avión experimentado fue equipado con un sistema de navegación inercial N-6, que se propuso para su uso en un cohete de pleno derecho.

El primer vuelo del producto X-10 tuvo lugar en octubre 1953. El avión despegó con éxito de uno de los aeródromos y ejecutó el programa de vuelo, después de lo cual completó un aterrizaje exitoso. Los vuelos de prueba del laboratorio volador continuaron hasta 1956. En el curso de este trabajo, los expertos de NAA verificaron varias características del diseño existente y también recopilaron datos para un mayor refinamiento del proyecto MX-770.


X-10 durante el aterrizaje. Foto Boeing.com


Los aviones 13 X-10 fueron construidos para su uso en pruebas. Parte de esta técnica se perdió durante las pruebas principales. Además, en otoño e invierno de 1958-59. North American realizó una serie de pruebas adicionales en las que, debido a accidentes, se perdieron otros tres UAV. Hasta el final del programa, solo vivía un X-10.

Producto G-26

Después de verificar la apariencia aerodinámica propuesta con la ayuda de un avión controlado por radio, fue posible construir cohetes experimentados. De acuerdo con los planes existentes, la compañía NAA comenzó la construcción de prototipos simplificados de un misil de crucero prometedor. Estos dispositivos recibieron la designación de fábrica G-26. El ejército asignó el nombre XSM-64 a este vehículo. Además, fue en este momento que el programa recibió la designación adicional Navaho.

Desde el punto de vista del diseño, el producto XSM-64 fue una versión ligeramente ampliada y modificada del X-10 no tripulado. Al mismo tiempo, se realizaron cambios significativos en los elementos estructurales individuales, así como la introducción de nuevas unidades en el complejo. Para lograr el rango requerido de vuelo, el cohete con experiencia fue construido en un esquema de dos etapas. Por el ascenso en el aire y la aceleración inicial respondió la primera etapa líquida. Una marcha fue un misil de crucero de misiles de carga.


Esquema de cohetes G-26. Figura astronautix.com


La etapa inicial fue una unidad con un carenado de cabeza cónica y una sección de cola cilíndrica, en la que se unieron dos quillas. La longitud de la primera etapa fue 23,24 m, el diámetro máximo fue 1,78 M. En la forma lista para comenzar, la etapa pesaba 34 t. Estaba equipada con un motor XLR71-NA-1 líquido norteamericano que funcionaba con 1070 kN, trabajando con queroseno y oxígeno licuado.

La etapa de marcha del cohete XSM-64 conservó las características principales del producto X-10, pero estaba equipado con motores de un tipo diferente, y también tenía una serie de otras características. Al mismo tiempo, se retuvo el tren de aterrizaje después de que se completó el vuelo de prueba. Con un peso de lanzamiento de 27,2 T, la etapa de marcha tuvo una longitud de 20,65 my una envergadura de 8,71 M. Debido a la falta de un éxito especial en sus propios proyectos, NAA se vio obligada a utilizar dos motores Wray XRJ47-W-5 de flujo directo en el nuevo cohete. Para controlar el misil utilizado el equipo de guiado tipo N-36. Además, para algunas pruebas, el cohete estaba equipado con un control de comando de radio.

Se propuso lanzar el cohete XSM-64 desde un lanzador vertical. Se suponía que la primera etapa con un motor líquido elevaría el cohete al aire y lo entregaría a una altura de al menos 12 km, desarrollando la velocidad a M = 3. Después de eso, se planeó lanzar la marcha de propulsión a chorro y desestabilizar la etapa inicial. Usando sus propios motores, el misil crucero tuvo que elevarse a una altitud de aproximadamente 24 km y moverse al objetivo a una velocidad de M = 2,75. El rango de vuelo, según los cálculos, podría alcanzar 3500 millas (5600 km).

El proyecto XSM-64 tenía varias características técnicas y tecnológicas importantes. Por lo tanto, las piezas hechas de titanio y algunas otras aleaciones más nuevas se utilizaron ampliamente en el diseño de las etapas de soporte y lanzamiento. Además, todas las unidades de cohetes electrónicos fueron construidas exclusivamente en transistores. Así, el cohete navajo fue uno de los primeros en historias Armas sin equipo de lampara. El uso de un par de combustible "queroseno + oxígeno licuado" puede considerarse un avance no menos técnico.


Ejecute la prueba 26 June 1957 g., Iniciando el complejo LC9. Fotos de Wikimedia Commons


En 1956, se construyó una instalación de lanzamiento para los misiles XSM-64 / G-26 en la Base de la Fuerza Aérea Canadiense en la base de la Fuerza Aérea de EE. UU., Lo que hizo posible comenzar a probar armas avanzadas. El primer lanzamiento de prueba del cohete tuvo lugar el 6 de noviembre del mismo año y terminó en un fracaso. El cohete estuvo en el aire durante 26 segundos, luego explotó. Pronto se completó el montaje del segundo prototipo, que también llegó a la prueba. Hasta mediados de marzo, la NAA y la Fuerza Aérea realizaron diez lanzamientos de prueba en 1957, lo que resultó en la destrucción de misiles experimentados unos pocos segundos después del lanzamiento o directamente en el complejo de lanzamiento.

El primer lanzamiento relativamente exitoso tuvo lugar solo en 22 March 57 th. Esta vez el cohete se mantuvo en el aire durante 4 minutos 39 segundos. En este caso, el siguiente vuelo, 25 de abril, terminó con una explosión literalmente sobre la plataforma de lanzamiento. El 26 de junio del mismo año, el cohete Navaho nuevamente logró volar una distancia bastante grande: estas pruebas fueron las minas 4 desde las que se extrajeron las minas 29. Por lo tanto, todos los misiles lanzados durante las pruebas fueron destruidos en el lanzamiento o en vuelo, debido a lo cual no pudieron regresar a la base después de que se completó el vuelo. Irónicamente, las unidades de chasis retenidas resultaron ser una carga inútil.

Fin del proyecto

Las pruebas de misiles G-26 o XSM-64 mostraron que el producto desarrollado por NAA no cumple con los requisitos del cliente. Quizás en el futuro, tales misiles de crucero puedan demostrar el rendimiento requerido de velocidad y alcance, pero a partir del verano del 1957, no eran muy confiables. Como resultado, la implementación de los planes restantes fue cuestionada. Después de un lanzamiento relativamente exitoso (comparado con muchos otros) de 26 en junio de 1957, el cliente, representado por el Pentágono, decidió revisar sus planes para el proyecto actual.

El programa de desarrollo de misiles de crucero de largo alcance MX-770 / XSM-64 ha encontrado serias dificultades. A pesar de todos los esfuerzos, los autores del proyecto no lograron llevar la confiabilidad del cohete al nivel requerido y garantizar una duración aceptable del vuelo. Más refinamiento del proyecto tomó tiempo, y también levantó serias dudas. Además, a finales de los años cincuenta, se había logrado un éxito notable en el campo de los misiles balísticos. Así, el posterior desarrollo del proyecto "Navajo" fue inadecuado.


Un cohete experimentado en vuelo. 1 enero 1957 g. Foto de Wikimedia Commons


A principios de julio, el comando de la fuerza aérea ordenó la reducción de todo el trabajo en un proyecto fallido. El concepto de un misil de crucero de larga distancia o intercontinental "tierra a tierra" armado con una ojiva nuclear se consideró dudoso. Al mismo tiempo, se continuó el trabajo en otro proyecto de armas similares: el estratégico misil de crucero Northrop MX-775A Snark. Pronto, incluso se puso en servicio, y en 1961, estos misiles estuvieron en alerta durante varios meses. Sin embargo, el desarrollo de esta arma se asoció con muchas dificultades y costos, por lo que se retiró del servicio poco después del inicio de la operación completa.

Después de la orden, firmada en julio de 1957, nadie consideró el producto XSM-64 como un arma militar de pleno derecho. Sin embargo, se decidió continuar algunos trabajos para recopilar la información necesaria para la implementación de proyectos futuros. 12 August NAA y la Fuerza Aérea realizaron el primer lanzamiento de la serie, que recibió el símbolo Fly Five ("Flying Five"). Antes de 25 de febrero, se realizaron cuatro vuelos más en 58. A pesar de todos los esfuerzos del desarrollador, el cohete no era muy confiable. Sin embargo, en uno de los vuelos XSM-64, el Navaho pudo desarrollar una velocidad del orden de M = 3 y permanecer en el aire durante 42 min 24 segundos.

En el otoño de 1958, los misiles Navajo existentes se utilizaron como plataformas para equipos científicos. En el marco del programa RISE (literalmente "recuperación", también hubo una transcripción de Investigación en un entorno supersónico - "Investigación en condiciones supersónicas"), se llevaron a cabo dos vuelos de investigación que, sin embargo, terminaron en un fracaso. Durante el vuelo de septiembre de 11, la etapa de marcha de XSM-64 no arrancó sus motores y luego cayó. 18 de noviembre, el segundo cohete se elevó a una altura de 77 mil pies (23,5 km), donde explotó. Este fue el último lanzamiento de los misiles del proyecto Navaho.

Proyecto G-38

Cabe recordar que el cohete G-26 o XSM-64 fue el resultado de la segunda fase del proyecto MX-770. El tercero era ser un misil de crucero más grande, que cumpliera con los requisitos del cliente. El desarrollo de este proyecto comenzó antes del inicio de la prueba G-26. La nueva versión del cohete recibió la designación oficial XSM-64A y la fábrica G-38. Se planificó que la finalización con éxito de los ensayos XSM-64 abriría el camino a un desarrollo más nuevo, pero el fracaso constante y la falta de progreso llevaron al cierre de todo el proyecto. En el momento en que se tomó tal decisión, el desarrollo del proyecto XSM-64A se completó, pero se mantuvo en el papel.


Esquema de cohete G-38 / XSM-64A. Figura Spacelaunchreport.com


El proyecto G-38 / XSM-64A en la versión final, presentado en febrero de 1957, fue una versión modificada del G-26 anterior. Este cohete difería en los tamaños aumentados y otra estructura del equipo a bordo. Al mismo tiempo, los principios de lanzamiento y otras características del proyecto se mantuvieron casi sin cambios. Se suponía que el nuevo cohete tenía un diseño de dos etapas con una unidad de aceleración y una etapa de sustentación en forma de un misil de crucero.

En el nuevo proyecto se propuso utilizar una primera etapa más grande y más pesada con motores de alta potencia. La nueva etapa de lanzamiento tenía una longitud de 28,1 my un diámetro de 2,4 m, y su peso llegó a 81,5 t. Tenía que estar equipado con un motor líquido XLR83-NA-1 norteamericano con un empuje 1800 kN. Las tareas de la etapa de lanzamiento siguieron siendo las mismas: el ascenso de todo el cohete a una altura de varios kilómetros y la aceleración inicial de la etapa de sustentación, necesaria para el lanzamiento de sus motores de flujo directo.

La etapa de la marcha todavía se construyó según el esquema de "pato", pero ahora tenía un ala en forma de diamante. La longitud del cohete aumentó a 26,7 m, la envergadura del ala a 13 m. El peso inicial estimado de la etapa de marcha alcanzó 54,6 t. Dicha planta de energía debería haberse utilizado para alcanzar una altitud de aproximadamente 47 km y volar a una velocidad de M = 7. El rango de vuelo estimado estaba en el nivel de millas 50 (24 mil kilómetros).

Se propuso que el cohete Navaho XSM-64A esté equipado con el sistema de navegación inercial N-6A con equipo astronómico adicional, lo que aumenta la precisión del cálculo del curso. Como carga útil, se suponía que el cohete tenía una cabeza de guerra termonuclear WNNX con un megáfono 39 con un equivalente de TNT. Se planificó que los prototipos de la etapa de marcha del G-4 estuvieran equipados con un tren de aterrizaje tipo bicicleta para regresar al campo de aviación después de un vuelo de prueba exitoso.

resultados

Después de varios lanzamientos de prueba fallidos y relativamente exitosos (especialmente en el contexto de otros) del cohete XSM-64 / G-26, el cliente, representado por la fuerza aérea, decidió abandonar el desarrollo del proyecto Navaho. El misil de crucero resultante tenía una confiabilidad extremadamente baja, que no podía considerarse como un arma estratégica prometedora. El lanzamiento de la construcción se consideró demasiado complicado, costoso, largo y no rentable. El resultado fue el rechazo de un mayor desarrollo del cohete como un medio prometedor para entregar armas nucleares. Sin embargo, en el futuro, se utilizaron siete misiles en nuevos proyectos de investigación.

Una razón para el cierre del proyecto SM-64 fue su costo excesivo. Según los datos disponibles, en el momento en que se tomó esa decisión, el proyecto costó a los contribuyentes aproximadamente 300 millones de dólares (en los precios de los años cincuenta). Al mismo tiempo, tales inversiones no dieron resultados reales: el vuelo más largo del cohete G-26 duró un poco más de minutos de 40, lo que claramente no fue suficiente para un uso completo con un vuelo de cohete a máxima distancia. Para evitar gastos adicionales con una eficiencia cuestionable, el proyecto fue cerrado.


Muestra del museo cohete "Navajo" en Cabo Cañaveral Foto de Wikimedia Commons


A pesar del cierre del proyecto, el desarrollo de un prometedor misil de crucero estratégico dio algunos resultados. El proyecto Navajo, así como otros desarrollos similares, fue la razón para realizar una gran cantidad de trabajos de investigación en el campo de la ciencia de materiales, electrónica, construcción de motores, etc. En el curso de estos estudios, los científicos estadounidenses han creado una gran cantidad de nuevas tecnologías, componentes y ensamblajes. En el futuro, los nuevos desarrollos creados en el marco del proyecto fallido de misiles de crucero se utilizaron más activamente en el desarrollo de nuevos sistemas para diversos propósitos.

El ejemplo más sorprendente del uso de los diseños del proyecto MX-770 / SM-64 es el proyecto de misiles de crucero AGM-28 Hound Dog, creado por North American en 1959. El uso de desarrollos listos para usar ha afectado la masa de las características de este producto, principalmente en el diseño y el aspecto característico. Estos misiles fueron utilizados por los bombarderos estratégicos de Estados Unidos en las próximas décadas.

Varios modelos de equipos creados en el marco del proyecto MX-770 han sobrevivido hasta nuestros días. El único espécimen sobreviviente del laboratorio de vuelo X-10 ahora está almacenado en un museo en la base de la Fuerza Aérea Wright-Patterson. También se sabe que la etapa de lanzamiento del cohete XSM-64 está presente en la exposición del museo de la organización Veterans of Foreign Wars (Fort McCoy, Florida). La muestra más conocida de las que sobreviven es el cohete G-26 totalmente ensamblado, almacenado en el área abierta de la base aérea en Cabo Cañaveral. Este producto en color rojo y blanco consiste en una etapa de inicio y marcha y demuestra claramente el diseño del conjunto del cohete.

Como muchos otros desarrollos de su época, el misil de crucero Navaho SM-64 demostró ser demasiado complejo y poco confiable para el uso práctico, y también se distinguió por un costo inaceptablemente alto. Sin embargo, no se desperdiciaron todos los costes de su creación. Este proyecto permitió dominar las nuevas tecnologías y también mostró la inconsistencia del concepto original de un misil de crucero intercontinental, que hasta cierto tiempo se consideraba prometedor y prometedor. El fracaso del proyecto Navajo y otros desarrollos similares en cierta medida estimularon el desarrollo de misiles balísticos, que siguen siendo el principal medio de suministro de ojivas nucleares.


En los materiales de los sitios:
http://fas.org/
http://spacelaunchreport.com/
http://designation-systems.net/
http://boeing.com/
http://astronautix.com/
autor:
12 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.
  1. Bayoneta
    Bayoneta 17 marzo 2016 06: 28
    +7
    Nuestra "Tempest" también fue asesinada a machetazos ...
    1. aba
      aba 18 marzo 2016 06: 15
      +1
      Nuestra "Tempest" también fue asesinada a machetazos ...

      Nuestro guapo a diferencia de un estadounidense.
  2. Andrey591
    Andrey591 17 marzo 2016 09: 39
    +4
    Proyecto "Buran" Myasishchev.
    El trabajo de desarrollo del misil de crucero intercontinental Buran (MKR) se lanzó en OKB-23 en abril de 1953.
    El misil de crucero "40" fue diseñado de acuerdo con un diseño de avión normal con un ala triangular con un ángulo de barrido a lo largo del borde frontal de 70º y un perfil supersónico delgado, el cuerpo está hecho de aleaciones de titanio. En el otoño de 1957, el trabajo en el misil 40 se suspendió. Antes del cierre de la obra, se fabricaron dos misiles Buran para LCI.
  3. rubin6286
    rubin6286 17 marzo 2016 10: 42
    +5
    Artículo interesante. Gracias al autor.
  4. Gunter
    Gunter 17 marzo 2016 12: 55
    +2
    Un buen artículo, el autor mostró las agallas militaristas de una camarilla oligárquica en los EE. UU., Aumentando el poder militar de la clase explotadora para preparar guerras agresivas y suprimir la resistencia de las masas explotadas dentro de los estados, ¡los granjeros de Oregón ya sentían un talón de hierro en el cuello!
    A tiempo, a tiempo nuestras fuerzas estratégicas de misiles
    comenzó la rotación de sistemas móviles.
    1. Bayoneta
      Bayoneta 17 marzo 2016 14: 28
      +5
      Cita: Gunter
      el autor mostró las agallas militaristas de una camarilla oligárquica en los Estados Unidos, aumentando el poder militar de la clase explotadora para prepararse para guerras de agresión y suprimir la resistencia de las masas explotadas dentro de los estados, ¡los granjeros de Oregón ya sentían un talón de hierro en el cuello!

      Evo cómo te fue! sonreír Y el artículo trataba sobre un cohete hi
    2. Zigmars
      Zigmars 17 marzo 2016 16: 15
      +1
      Ahora tengo la sensación de que acabo de leer un artículo de la Gran Enciclopedia Soviética de la edición de 1953)
  5. Gunter
    Gunter 17 marzo 2016 15: 50
    +1
    Cita: Bayoneta
    Evo cómo te fue! sonreír Y el artículo trataba sobre un cohete hi

    )))
    Bayoneta debemos estar atentos, para que los misiles, en el sentido de la leña, vean el bosque.
    Bueno, con comprensión es necesario: soy partidario de la teoría de la conspiración ...
    1. Bayoneta
      Bayoneta 17 marzo 2016 16: 30
      0
      Cita: Gunter
      Soy partidario de la teoría de la conspiración ...

      Lo siento ... hi
  6. PKK
    PKK 17 marzo 2016 16: 50
    0
    Una raqueta genial, si también imprimiera dinero, ciertamente habría hecho tal cosa.
  7. Grueso
    Grueso 17 marzo 2016 21: 33
    0
    Para los 50, el proyecto es "wow". Y las pruebas permitieron desarrollar tecnologías que fueron muy útiles más adelante. Perdona a Dios, qué bien funciona cuando se dispone de un presupuesto serio ...
  8. Antiguo26
    Antiguo26 23 marzo 2016 22: 12
    0
    Lo que les gusta a los estadounidenses sobre esto es la capacidad de mantener su técnica. Y, desafortunadamente, acabamos de comenzar a hacer algo en esta dirección. Sí, a veces haciendo una cosa: destruir otra. Es una paradoja, pero debido al secreto sabemos mucho más sobre la tecnología occidental que sobre la nuestra.