Military Review

El rasgo fatal de la crisis afgana.

17
La fuerte desestabilización de la situación en Afganistán, que se pronosticó en los últimos años, se ha convertido en una realidad. El brote de los talibanes reveló la debilidad del ejército del gobierno, los combates cubrieron la mayoría de las provincias del país. En estas condiciones, las negociaciones de paz están en un punto muerto, que corresponde plenamente a los intereses de los actores externos, para evitar que se apaguen los fuegos de la guerra.




Las peleas no son locales.

В historias El moderno Afganistán 12 de abril 2016 del año seguramente seguirá siendo una fecha histórica. Al amanecer de este día, las tropas talibanes lanzaron una ofensiva en todo el país. La operación lleva el nombre del mulá Omar, quien fundó el movimiento talibán y lo dirigió hasta su muerte en el año 2013. Esta decisión parece simbólica: hace exactamente veinte años, los talibanes, liderados por el mullah Omar, tomaron Kabul y declararon la formación del Emirato Islámico de Afganistán. La ofensiva actual, prometen los islamistas, también conducirá a la caída del régimen gobernante.

Hay buenas razones para tales declaraciones audaces. A principios de abril, los talibanes controlaban por completo una quinta parte del territorio del país, pero su influencia de alguna manera afectó a casi el 70 por ciento de los condados. Esta es la cifra más alta desde 2001, cuando el poder de los talibanes fue derrocado como resultado de la intervención liderada por Estados Unidos. Un síntoma alarmante fue el hecho de que la lucha de los islamistas adquirió un carácter de todo el año. Si antes, hubo una pausa en Afganistán desde mediados de otoño hasta mediados de primavera, cuando el movimiento a lo largo de los pasos de montaña se cierra, entonces el invierno pasado no trajo descanso a las fuerzas de seguridad. Tuvieron que enfrentarse a militantes en Helmand, Zabul y varias otras provincias.

Habiendo preparado las cabezas de puente y asegurándose de la experiencia del año pasado que las fuerzas del gobierno, incluso con una ventaja numérica, no pueden resistir con éxito los ataques, los talibanes lanzaron una ofensiva a gran escala. Cubrió casi todo el territorio de Afganistán, incluidas las áreas consideradas un bastión de las fuerzas anti-talibanes. Los choques feroces van a 40 kilómetros de la capital, que los militantes pretenden llamar.

Las tácticas actuales de los islamistas tienen varias características distintivas. Primero, los talibanes finalmente han ido más allá de las áreas rurales y están tratando de establecer el control sobre las ciudades, incluidos los centros provinciales. 15 Los islamistas de abril realizaron un ataque masivo contra 300-milésimo Kunduz, rechazado con gran dificultad. Las ciudades de Lashkargah, Puli-Khumri y Meimene, la capital de las provincias de Helmand, Baghlan y Faryab, están bajo asedio.

En segundo lugar, los militantes cortaron las arterias de transporte más importantes para finalmente paralizar el ya débil vínculo entre la capital y las regiones. La carretera Kabul - Mazar-i-Sharif, la única ruta que conecta las regiones central y norte del país, está bajo ataque constante.

Enemistades destructivas

En este contexto, las fuerzas de seguridad de Afganistán demuestran su incapacidad para hacer frente a la creciente amenaza. Si partimos de los indicadores cuantitativos, tienen una ventaja abrumadora sobre los militantes. El número total de unidades del ejército y la policía, sin contar las milicias locales, es de aproximadamente 350 mil personas. Al mismo tiempo, según el Estado Mayor ruso, hay alrededor de 50 miles de militantes en las filas de grupos extremistas en Afganistán, de los cuales miles de 40 están en los talibanes.

Sin embargo, la capacidad de combate de las tropas del gobierno sigue siendo baja. El informe secreto de la OTAN, cuyo extracto fue publicado por la revista alemana Spiegel, pinta una imagen extremadamente sombría. De la División de Infantería 101, totalmente operativa es ... solo una. Tomando como ejemplo el Cuerpo de Ejército de 205 estacionado en una de las áreas más difíciles, en las provincias de Kandahar y Zabul, los autores del informe señalan que solo 12 de sus batallones de 17 son "adecuados para una participación limitada en batallas".

No es sorprendente que la pérdida irreparable de las fuerzas de seguridad en el año 2015, según el mismo documento, haya aumentado en más del 40 por ciento y haya superado a 8 en miles de personas. La deserción sigue siendo un fenómeno de masas. El 14 de abril, los talibanes lograron apoderarse de una base militar en la provincia de Baghlan, y esto ocurrió después de que decenas de militares tomaron el poder.

Los éxitos de los talibanes se ven facilitados por su superación de la división interna. Después de que los talibanes reconocieron la muerte de su líder permanente Mullah Omar el año pasado, Akhtar Mansur se convirtió en el nuevo líder del movimiento. Sin embargo, parte de los destacamentos se negaron a reconocer su poder y eligieron a su propio líder, Abdul Rasul. Se produjeron enfrentamientos sangrientos entre las facciones, incluso se informó de la muerte de Mansur. Pero a fines de marzo de este año, Abdul Rasul fue arrestado por las autoridades paquistaníes. Al mismo tiempo, Akhtar Mansur atrajo a su lado a muchas personas descontentas, entre ellas el hermano y el hijo del difunto Mullah Omar, que recibieron importantes puestos.

El gobierno oficial no puede presumir de tal unidad. Todo lo contrario: incluso ante el peligro mortal, el campo de gobierno está desgarrado por contradicciones. El acuerdo entre Ashraf Ghani y Abdullah Abdullah, que luchó por la presidencia, pero finalmente bajo la presión de los Estados Unidos, acordó dividir el poder, estallando en las costuras. Ambas fuerzas se acusan mutuamente de fracasos, lo que paraliza la actividad del gobierno. Dos figuras clave del bloque de poder, el Ministro de Defensa y el jefe de la Dirección de Seguridad Nacional, aún no han sido aprobadas por el parlamento.

La legitimidad misma del gobierno de unidad nacional está bajo amenaza. Inicialmente, se creó por un período de dos años, y la condición obligatoria era la convocación de la Loya Jirga, el Consejo de Ancianos de todo Afganistán. Este cuerpo, el único que puede hacer cambios a la constitución, está destinado a legitimar la posición del jefe ejecutivo de Abdullah Abdullah, que no está contemplado en la redacción actual de la ley básica. Pero la convocatoria de la Loya Jirga es posible solo después de las elecciones parlamentarias. Están programados para octubre y deben pasar por la nueva legislación. Lo que, a su vez, todavía no se acepta debido al conflicto entre el presidente y el jefe ejecutivo.

Esta maraña de contradicciones salpica las calles. En las últimas semanas, se han producido enfrentamientos en el norte de Afganistán entre los partidarios de Abdul-Rashid Dostum y Muhammad Nour. El primero es el vicepresidente del país y el líder de la comunidad uzbeka, el segundo es el gobernador de la provincia de Balkh y uno de los líderes de la comunidad tayika. Teniendo diferentes "patrones" (Dostum está en el equipo del presidente Ashraf Ghani, y Nur apoya a Abdullah), sin embargo, el año pasado acordaron unir fuerzas para rechazar a los militantes. Y ahora el sindicato se ha derrumbado, lo que juega en las manos de los islamistas.

¿Quién necesita la guerra?

Las disputas políticas, junto con la corrupción total y una situación económica difícil, solo aumentan la base social de los talibanes. Una parte significativa de la población del país, especialmente entre los pastunes, ponen sus esperanzas en un arreglo de vida más equitativo con los talibanes. Por esta razón, una victoria militar sobre los talibanes no es posible. La única salida es el proceso de reconciliación nacional. Sin embargo, las negociaciones se rompen una y otra vez, lo que sugiere la idea de su frenada intencional.

Esto sucedió con el diálogo pacífico mediado por China y Pakistán el verano pasado. La nueva iniciativa, lanzada por la conferencia regional "Corazón de Asia" en Islamabad, también se encuentra en un punto muerto. El llamado grupo de coordinación de cuatro lados compuesto por representantes de Afganistán, Pakistán, China y Estados Unidos celebró varias reuniones en enero-febrero para elaborar una hoja de ruta para la paz. En marzo, los talibanes se unieron a las negociaciones, pero esto no sucedió.

Una de las razones más importantes para interrumpir el diálogo fue la posición provocadora de los Estados Unidos. El hecho es que los talibanes hacen que el comienzo del proceso de paz sea un fin a la ocupación extranjera. En Washington, prometieron completar la retirada de tropas en el año 2016, dejando solo las fuerzas para proteger a la embajada. Luego el plazo se trasladó a un año. Y ahora los Estados Unidos declaran no solo que el contingente milenario 10 actual se guardará por un período indefinido, sino también su posible aumento. El nuevo comandante de las fuerzas estadounidenses y de la OTAN, John Nicholson, se quejó de que las fuerzas de seguridad afganas no están en posición de controlar la situación de manera independiente y, por lo tanto, las tropas estadounidenses deben permanecer en el país. En respuesta, los talibanes declararon una negativa a negociar e intensificar las hostilidades.

En otras palabras, los estadounidenses, por un lado, bloquearon el acuerdo de paz, y por el otro, hicieron todo lo posible para evitar que las autoridades centrales se fortalecieran. Durante los años 15 en Afganistán no hubo estructuras de poder capaces, no se creó una economía más o menos desarrollada, el país depende completamente de las inyecciones en el extranjero. Al mismo tiempo, Washington no solo cierra los ojos ante la corrupción que ha enredado al régimen de Kabul, sino que también la aprueba. Como declaró recientemente el senador Mohammed Alam Isidyar, la ayuda que ingresa al país se gasta a solicitud de asesores extranjeros, sin tener en cuenta las necesidades reales del país. En la audiencia de abril en la Cámara de Representantes, el Inspector General de los Estados Unidos para la Reconstrucción de Afganistán, John Sopko, describió en detalle dónde 800 millones de dólares se destinaron al desarrollo de la economía afgana. El dinero se gastó en la construcción de villas de lujo para funcionarios de EE. UU., Ordenando los platos más caros, así como en proyectos de aventura como comprar un rebaño de cabras italianas, que se suponía que debían dar ímpetu a la producción de cachemira, pero murieron a causa de una infección desconocida inmediatamente después de llegar al país.

Los errores de cálculo son difíciles de llamar. Más bien, es una política deliberada diseñada para justificar la permanencia indefinida de las tropas estadounidenses. Washington, que respalda artificialmente la inestabilidad y mantiene el título no oficial del centro del extremismo islámico detrás de Afganistán, Washington está abordando las tareas geopolíticas. El control del país permite a los Estados Unidos mantener bajo el arma la estrategia china del Cinturón Económico de la Ruta de la Seda. Los corredores económicos trans eurasiáticos previstos pasan a través del propio Afganistán o de las regiones vecinas: Asia central y Pakistán. Al alimentar un fuego de guerra y contribuir a su propagación más allá de las fronteras del territorio afgano, Estados Unidos complicará enormemente la implementación de la ambiciosa estrategia de Pekín.

Los eventos hacen que los estadounidenses se apresuren. En febrero, se abrió un enlace ferroviario directo entre China e Irán, y en abril 20 - 21, el presidente de la República Popular China, Xi Jinping, visitó Pakistán. El resultado fue la firma del memorando de 51 por un total de miles de millones de dólares de 46. El principal acuerdo es el proyecto del corredor económico chino-pakistaní, que contempla la construcción de infraestructura de transporte y energía que conecte los dos estados. Posteriormente, se planea extender el "corredor" a Irán, lo que significará el comienzo real del funcionamiento del "Cinturón Económico de la Ruta de la Seda".

Para evitar esto, Washington está tomando medidas urgentes. Primero, se frustraron las negociaciones que se negociaron a través de la mediación de China y Pakistán. En segundo lugar, se están haciendo intentos para radicalizar el movimiento islamista, evitando que entre en el marco político. Para esto, las fuerzas externas tienen palancas serias. El talibán en sí no es una entidad claramente estructurada, única. Algunas de sus unidades tienen autonomía significativa, incluso en materia de financiamiento. Es por eso que en Afganistán hay, por ejemplo, los talibanes "qatarí", "turco" o "saudí". Al recibir asistencia de estos países, los militantes se convirtieron en un instrumento de su política.

Desde este punto de vista, la actividad del "Estado Islámico" también debe ser considerada. Los primeros informes sobre las actividades del Estado Islámico en Afganistán aparecieron el año pasado, pero incluso ahora las unidades bajo su bandera son una fuerza seria que opera en varias provincias (Nangarhar, Khost, Kunar). Según una entrevista reciente con el Director Ejecutivo Adjunto, Haji Mohammad Mohakik, la capacitación y el suministro de los militantes de SI se lleva a cabo por fuerzas externas. El político no llamó abiertamente a estas fuerzas, pero hizo un indicio más que transparente. Según Mohakik, la financiación proviene del comercio de petróleo, que indica claramente la monarquía del Golfo Pérsico.

Por lo tanto, el "Estado islámico" en Afganistán es un proyecto externo para crear nuevos focos de tensión. Además, están dirigidos tanto dentro como fuera: hacia Pakistán, Irán, China y las repúblicas de Asia Central. Está claro que ni EE. UU. Ni sus aliados quieren perder un punto de apoyo tan conveniente. Se mantendrán en Afganistán hasta el final, lanzando constantemente leña al fuego de un conflicto sangriento.
autor:
17 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.
  1. negro
    negro 23 Mayo 2016 06: 58
    +2
    En mi opinión, nadie dudaba de que Afganistán "explotaría". Prácticamente todos los politólogos orientales hablaron de esto. La Casa Blanca está demasiado interesada en esto.
    1. Kostyar
      Kostyar 23 Mayo 2016 07: 33
      +4
      Se aferrarán a Afganistán hasta el final, arrojando constantemente leña al fuego de un conflicto sangriento.

      Estos chacales de Afganistán no pueden ser expulsados ​​con trapos enojados ahora ..., estos son ellos, demonios, elementos: terrorismo + drogas, ¡son como peces en el agua!
      1. Krieg_XIII
        Krieg_XIII 23 Mayo 2016 07: 53
        0
        China no ha contado con la Federación de Rusia durante mucho tiempo y tal "socavar" la situación es en parte beneficioso para Rusia.
        1. alicante11
          alicante11 23 Mayo 2016 09: 28
          +1
          China no ha contado con la Federación de Rusia durante mucho tiempo y tal "socavar" la situación es en parte beneficioso para Rusia.


          China nunca ha contado con nadie. Pero objetivamente ahora somos aliados. Y es aún más extraño que la desestabilización de la situación en las fronteras de la CSTO sea "beneficiosa" para Rusia, que, de hecho, está tirando de la "estructura" sola.
  2. Misma lechuga
    Misma lechuga 23 Mayo 2016 06: 59
    0
    Afganistán ha sido un estado en guerra durante muchas décadas ... y todo por una razón ... intervención externa ... y hasta que termine con la expulsión de los invasores, no habrá fin y borde.
    1. SSR
      SSR 23 Mayo 2016 07: 15
      +1
      Y la cima de los ocupantes ni pensaría en salir de allí, porque fue esta cima la que aumentó la "cosecha" de droga, donde los narcos colombianos fuman nerviosos al margen.
      1. Nsk 54
        Nsk 54 23 Mayo 2016 07: 35
        0
        Cita: SSR
        Y la cima de los ocupantes ni pensaría en salir de allí, porque fue esta cima la que aumentó la "cosecha" de droga, donde los narcos colombianos fuman nerviosos al margen.

        Están haciendo todo bien: debilitando a Rusia (alrededor de 100 mil por año que murieron por adicción a las drogas), y con el dinero recibido de los ingresos puede organizar revoluciones de color en los países de Asia Central.
  3. cobalto
    cobalto 23 Mayo 2016 07: 02
    +1
    No me sorprendería que también se llevaran a Kabul, la situación es similar a la que surgió después de nuestra partida de Afganistán, no importa cómo prepare a las fuerzas gubernamentales, todas las cosas sin sentido se escaparán de todos modos, solo un desperdicio de dinero y recursos.
  4. Flinky
    Flinky 23 Mayo 2016 07: 04
    0
    Solo hay una solución: pasar de contrabando a Mattress al infierno. FSA debe ser destruido.
    1. Rayo
      Rayo 23 Mayo 2016 09: 47
      0
      ¿Bombardeo nuclear con alfombra?
  5. VP
    VP 23 Mayo 2016 07: 06
    -2
    corresponde totalmente a los intereses de los jugadores externos: no deje que se apague el fuego

    Mierda, en realidad.
    Los estados con un chillido alegre habrían abandonado desde allí.
    Pero se involucraron. Y no pueden irse. Los muchachos están atrapados.
    Para irse ahora, entregar todo y firmar la incapacidad y la estupidez, todas las víctimas fueron en vano, todo el botín se desperdició.
    Y, lo más importante, esta es una gran pérdida de reputación. Y, por lo tanto, influencia. Porque en Asia, solo los fuertes son respetados. Y si no eres fuerte, ¿por qué te considero?
    Dejen a los shtatovitas ahora, sin haber logrado nada, y su autoridad en la región no es solo caer y desmoronarse.
    Y simplemente no tienen buenos movimientos. Realmente no queremos pelear por nosotros mismos, pero no hay nadie a quien esperar.
    En general, están muy empantanados en una situación en la que no hay una solución decente.
    1. alicante11
      alicante11 23 Mayo 2016 09: 33
      +1
      Salir ahora - entregar todo y firmar en incapacidad y estupidez.


      Bueno, se fueron de Irak. Y nada, no se sienta "estúpido".

      Todos los sacrificios fueron en vano.


      Negros en los Estados Unidos se reproducen como moscas, dan a luz a otras nuevas.

      Todo el botín fue desperdiciado.


      Salvamento ya masterizado y agregado. Y es hora de recortar el gasto público.
    2. afilado
      afilado 23 Mayo 2016 13: 02
      0
      ¡Los estadounidenses en las últimas guerras desatadas por ellos no gastaron su botín! Para pensar lo contrario, ver el tamaño de la deuda pública STGA! ¿O alguien espera que los sajones arrogantes lo devuelvan todo?
  6. avg-mgn
    avg-mgn 23 Mayo 2016 07: 20
    +3
    Nuestro politólogo, periodista y columnista Valentin Zorin describió hace 3 años un escenario para el desarrollo de eventos en el Medio Oriente. Hasta ahora, todo está sucediendo, como lo calculó (no lo predijo señalando con el dedo al cielo) en función de la condición geopolítica y económica de la región y el papel de Occidente en este desastre. Murió el 27 de abril de 2016, pero su memoria está viva ...

    15: 44 12.10.2015

    Valentin Zorin, analista político de la agencia de noticias Russia Today, reflexiona sobre por qué Occidente no está preparado para responder por lo que ha hecho en Oriente Medio.

    Desde hace muchos días, una frase del discurso del presidente de la Federación de Rusia en la sesión de aniversario de la Asamblea General de la ONU no ha abandonado las páginas de la prensa mundial. Es citado por políticos, observadores, comentaristas de televisión, refiriéndose una y otra vez a la pregunta formulada por Vladimir Putin a los organizadores del actual caos en los países de Oriente Medio y Norte de África, "¿comprenden siquiera lo que han hecho?"
    En respuesta, un silencio amistoso. Ni en Washington ni en las capitales europeas, a quienes se dirige esta pregunta, no solo no la responden, sino que incluso no la comentan. Admitir el error fatal no es decidido por ninguno de aquellos en quienes recae la responsabilidad histórica.
    Rusia en Siria le enseña a los Estados Unidos una importante lección:
    Reconocer esto es firmar la propia insolvencia política, la incapacidad de calcular las consecuencias de las decisiones y acciones de uno.
    Una vez le pregunté a mi viejo amigo, el gran maestro de ajedrez Anatoly Karpov, cuántos movimientos calcula cuando juega sus juegos. "A veces por dos o tres, ya veces por seis o siete", dijo Karpov. La vida ha demostrado que los aspirantes a grandes maestros de Washington no pudieron calcular las consecuencias ni siquiera de su primer movimiento al entrar en Irak. Libia y la organización de lo que se ha llamado la "primavera árabe" están fuera de discusión.
    Pero, creo que no es solo una cuestión de mediocridad política y limitación de ciertos estadistas. La razón es más profunda. La élite gobernante en los Estados Unidos ha estado viviendo y actuando durante mucho tiempo, no en realidad, sino en realidad inventada por ella. Está profundamente convencida de la exclusividad estadounidense y de su derecho a imponer al resto del mundo lo que considera la democracia estadounidense ideal.
    El mesianismo, la creencia en el papel especial de Estados Unidos, determina mucho el pensamiento y las acciones prácticas de los habitantes del Olimpo de Washington. Las generaciones de políticos estadounidenses están cambiando, el número de propietarios temporales de la Casa Blanca ya está cerca de los cincuenta, pero la creencia en la exclusividad estadounidense y el derecho a actuar de acuerdo con dicha exclusividad se mantiene sin cambios.
    Este credo político e ideológico fue formulado a principios del siglo pasado por el presidente Woodrow Wilson, quien declaró que "los intereses nacionales de Estados Unidos deben difundirse y, si es necesario, implantar la democracia en el mundo por la fuerza".
    Todas las políticas de Washington, al menos en las últimas siete décadas, se han llevado a cabo con la salsa de difundir, y a menudo imponer con fuerza, lo que se considera el único modelo aceptable de democracia en las orillas del Potomac.
    La imposición de la idea de difundir la democracia, especialmente en las últimas décadas, ha demostrado ser más fuerte que el sentido común y la capacidad de los políticos para poder correlacionar sus acciones con sus consecuencias. Este fue el caso de Irak, Afganistán, Libia, en lo que se concibió en las oficinas de Washington de lo que se conoció como la "Primavera Árabe", en el golpe de Estado en Ucrania.
    No creo que los habitantes de los "corredores del poder" de Washington sean conscientes de las razones de las trágicas consecuencias de sus fatales errores de cálculo. Su silencio lo atestigua. Y este es un peligro fatal para el futuro.
    1. afilado
      afilado 23 Mayo 2016 13: 07
      0
      Si en Washington Olympus con las espuelas en Bruselas, ¡entonces el Tártaro ya no es necesario!
  7. Leto
    Leto 23 Mayo 2016 07: 21
    0
    Afganistán es un claro ejemplo de lo viable que es un estado corrupto. Los talibanes son la misma "quinta columna" sobre la que les gusta repetir en Rusia, dando a entender a ciudadanos que no están de acuerdo con tal situación, solo unidos por la idea de establecer el orden islamizando todo el país. El camino democrático a Afganistán ha sido prohibido, es simplemente imposible y, por lo tanto, los estadounidenses se están juntando con funcionarios corruptos, además de hacer tratos oscuros.
    ¿Para qué lo necesitan? Porque después de los estadounidenses, los chinos vendrán a Afganistán y con ellos puede que termine la guerra sin fin, y esto será una sonora bofetada al "Tío Sam".
  8. nivander
    nivander 23 Mayo 2016 09: 18
    0
    La inestabilidad en Afganistán es un componente importante del modelo estadounidense del mundo unipolar.