Military Review

Ma al-Ainin, "rey del desierto". Cómo los franceses conquistaron el Sahara

5
Las interminables arenas de Mauritania y el Sáhara Occidental durante mucho tiempo permanecieron completamente poco atractivas para los colonizadores europeos. Aunque ya a fines del siglo XVIII, Francia concluyó los primeros acuerdos comerciales con el emirato moro de Trarz, las autoridades francesas no tenían la intención de penetrar profundamente en el Sahara. Estaban bastante satisfechos con el desarrollo del comercio con el emirato mauritano, que suministraba goma arábiga, que era muy apreciada en Europa. En cuanto al interior de Mauritania, solo le interesaba a los entusiastas, los viajeros como René Kaye o Leopold Pan. Kaye se convirtió en el primer europeo en llegar a la legendaria ciudad de Tombuctú en Malí. Fue él quien disipó los mitos que prevalecían entonces en Europa sobre la supuesta riqueza de esta ciudad. Resultó que los habitantes de Tombuctú viven tan mal como en otras ciudades del Sahel. Kaye también visitó el emirato moro de Brakna, donde milagrosamente salvó su vida haciéndose pasar por un árabe. Leopold Pane fue a Mauritania para visitar Shingetti, una pequeña ciudad considerada como un centro cultural y religioso local, un equivalente mauritano de Mali Tombuktu. Y también, como René Kaye, Leopold Pane se sintió decepcionado con su visita a Shingetti: era un pueblo ordinario del desierto con casas de tierra y gente pobre.


Si Kaye y Pane eran viajeros, etnógrafos y geógrafos, el oficial francés Louis Leon César Federb se involucró en el estudio de Mauritania, guiado por consideraciones prácticas. En la segunda mitad del siglo XIX, Francia estaba firmemente arraigada en la costa senegalesa, los puestos comerciales franceses se establecieron en el río Senegal. Sin embargo, tanto la población negra local como los colonos franceses sufrieron las constantes incursiones de tribus árabes-bereberes militantes desde el territorio de Mauritania. Federb, quien se desempeñó como gobernador de San Luis, se formó a partir de los destacamentos de la caballería camello de los negros senegaleses, se entrenó en el desierto y comenzó a enviarlos a las tierras de los emiratos moros de Trarz y Brackne para tomar represalias. Al final, los emires moros de 1858 se vieron obligados a firmar un acuerdo para no atacar las posesiones francesas en Senegal. Pero estos acuerdos, aunque reflejados en la posición de Senegal, no garantizaban la seguridad de los comerciantes y viajeros franceses en los propios Emiratos de Mauritania. Los enormes territorios desérticos, a lo largo de los cuales se desplazaron los destacamentos de los "pueblos del desierto", nómadas de las confederaciones tribales de los moros, continuaron siendo "terra incognita" para los europeos. Las pocas almas valientes que se atrevieron a penetrar en los Emiratos de Mauritania, arriesgaron sus vidas.

A fines del siglo XIX, Francia finalmente se estableció en Senegal, y Dakar se convirtió en el centro administrativo de la nueva colonia: el África occidental francesa. La conquista de los Emiratos mauritanos en los planes de París no se incluyó; la dirección francesa estaba convencida de que no había nada que "beneficiarse" en un país desierto. Y el público francés no entendería que el país estaría involucrado en otra guerra. Pero a la vuelta de los siglos XIX - XX. Francia atrajo la atención del rico Marruecos. Quedó claro para el liderazgo político y militar francés que la conquista de Marruecos es imposible sin la "pacificación" previa de los Emiratos de Mauritania. Pero los franceses no querían subyugar a Mauritania por medios militares. Durante algún tiempo, las autoridades francesas de África occidental adoptaron el concepto de penetración pacífica en Mauritania, escrito por Xavier Coppolani (1866-1905), una persona increíble, oficial, diplomático y científico. Por origen, el teniente del ejército francés Coppolani era un corso, pero desde su infancia vivió con sus padres en Argelia. Esto predeterminó sus intereses. Aunque estaba en el servicio colonial francés, esto no le impidió convertirse en un erudito de primera clase y hacer un trabajo brillante en historias Hermandades musulmanas del norte de África - "tariqov".

La esencia del "concepto de mantenimiento de la paz" propuesto por Coppolani era afirmar la influencia francesa en el norte de África a través de los mismos jeques tribales. Lo principal, como creía Coppolani, era convencer a los jeques de que los franceses no iban a cambiar la orden original, después de lo cual los mismos jeques garantizarían la lealtad del resto de la población nativa. Pero la confianza de los jeques solo se puede lograr con el conocimiento de las realidades de la vida local, el idioma árabe y las tradiciones. El concepto de Coppolani, que era un opositor decisivo del uso de métodos violentos para conquistar los territorios del norte de África, en ese momento servía perfectamente a los intereses de los líderes franceses, y por lo tanto fue adoptado como la base de la política francesa en la región del Sahara. El propio Xavier Coppolani fue nombrado encargado de negocios francés en Mauritania. En 1902, el Sr. Coppolani fue a Mauritania, donde se reunió con varios jeques y Hassans musulmanes de buena reputación (la sociedad mauritana tiene dos grupos principales: los aristócratas de Hassan y el clero de Marabutose). Logró convencer a los líderes mauritanos de las ventajas que recibirían si se estableciera un protectorado francés. Al final, los emires de Trarza y ​​los Brahn aceptaron el patrocinio de Francia. Se establecieron puestos militares franceses en su territorio, y Coppolani fue nombrado comisionado del gobierno en Mauritania.

Pero la subordinación al patrocinio francés de los Emiratos de Mauritania del Sur de Trarz y Brakna no se adaptaba al ambicioso Coppolani. Él "giró" al más cerrado para los contactos de Adrar: las regiones interiores de Mauritania, habitadas por tribus hostiles a los europeos. Adrar fue el centro de la cultura árabe, aquí estaba el famoso oasis de Shingetti, que en la Edad Media, durante la dominación de la poderosa dinastía almorávide, se convirtió en el centro religioso de toda la parte occidental del Sahara y luego dio paso a la ciudad maliense más grande de Timbuktu. Los jeques Adrar eran considerados los partidarios más rígidos de preservar el estilo de vida tradicional y estaban extremadamente dispuestos negativamente a la penetración de los europeos en el país. Sin embargo, Xavier Coppolani esperaba que el militante Adrar pudiera "pacificar". En enero, 1905 encabezó un destacamento de trescientos soldados y guerreros franceses proporcionados por los emires de Trarza y ​​Bracna, Xavier Coppolani fue a Adrar. Sin embargo, una noche el campamento nómada atacó el campamento de la expedición. Coppolani fue herido de muerte y murió pocas horas después.

Ma al-Ainin, "rey del desierto". Cómo los franceses conquistaron el Sahara


Al final resultó que, detrás de un ataque a la expedición de Coppolani estaba el Jeque Ma al-Aynin (1831-1910). Su nombre completo sonaba Muhammad Mustafa Ould Sheikh Muhammad Fadil bin Mamin al-Kalkami. Era hijo de Sheikh Muhammad al-Fadil, el fundador de la hermandad religiosa de Fadilia, quien gozó de gran influencia entre las tribus nómadas del Sahara Occidental, Mauritania y Marruecos. En 1860, Ma al-Ainin dirigió su propia hermandad Ainiya, creada sobre la base de una de las ramas de la hermandad Fadilia. Durante mucho tiempo vivió en Argelia, luego en 1887, recibió el puesto de Qaida del Sultán de Marruecos. Ma al-Ainin era un hombre, como dirían ahora, de la "formación antigua". Se parecía a los jeques medievales, líderes espirituales, que a menudo dirigían poderosos movimientos populares en las regiones del Sahara y el Sahel. Con él, Ma al-Ainin llevaba un cofre con manuscritos antiguos, y escribió la autoría de varios tratados religiosos.

Durante sus muchos viajes, Ma al-Ainin ganó cada vez más prestigio entre los nómadas del sur de Marruecos, el Sáhara Occidental y Mauritania. Obtuvo el apoyo del sultán marroquí Moulay Abd al-Aziz, quien en 1897 le permitió a Ma al-Ainin abrir el convento (centros) de su hermandad Ainiy en las ciudades más grandes de Marruecos, Fez y Marrakech. Luego, el sultán de Marruecos encomendó a Ma al-Ainin la tarea de liderar la construcción en el Sahara, en la región de Segiat al-Hamra, la ciudad de Smara, que debía incluir una fortaleza, mezquitas y un gran mercado. Smara se convirtió en uno de los proyectos más exitosos de la planificación urbana del Sahara, poco después de su creación se convirtió en un gran centro comercial y cultural de la región. Además de la gerencia general, el propio Ma al-Aynin dirigió la escuela religiosa establecida en Smara con una biblioteca.



A diferencia de los emires del sur de Mauritania, Ma al-Ainin seguía siendo un oponente constante de la penetración francesa en el Sahara y cualquier influencia europea en la región. Smara, donde se estableció Ma al-Ainin, se convirtió en el bastión de la resistencia anticolonial de los pueblos del Sahara. El jeque pidió a las tribus saharianas que dejen de lado todas las contradicciones internas y se unan a la jihad contra los colonialistas franceses y españoles (en este momento, España también afirmó su influencia en el Sahara Occidental). Poco a poco, Ma al-Ainin y sus ideas de enfrentar la expansión europea ganaron una enorme influencia entre la masa heterogénea de la población que vive entre Senegal y el sur de Marruecos. Marruecos brindó un gran apoyo a Ma al-Ainin. De hecho, el conflicto en Adrar entre Ma al-Aynin y los franceses fue el conflicto entre Marruecos y Francia.

A pesar de su edad, y Ma al-Ainin en el momento de la intensificación de la confrontación armada con los franceses, ya tenía más de setenta años, él personalmente dirigió la guerra de guerrillas contra las fuerzas coloniales francesas. Los grupos nómadas utilizaron tácticas de ataques con rayos en los puestos militares franceses. Durante uno de estos ataques, Xavier Coppolani fue asesinado, en el que Ma al-Ainin vio un gran peligro; después de todo, Coppolani era uno de los pocos soldados franceses que no solo podían luchar, sino también negociar con los jeques de las tribus.



Ma al-Ainin contó con el apoyo de la confederación tribal de regeybat, que recorrió el vasto Sahara desde Marruecos hasta Mali y Senegal. Regatebat ganó las guerras tribales con las tribus de Ulad Gaylan (1899-1904) y Awlad Jerier (1897-1909), como resultado de lo cual establecieron el control sobre el territorio de Adrar. Entonces el regeybat fue subyugado y la tribu ulad-bu-sbaa. Así, Ma al-Ainin se convirtió en el principal y más peligroso enemigo de la expansión colonial francesa en el Sahara Occidental. Durante mucho tiempo, disfrutó del apoyo total del sultán marroquí Moulay Abd al-Aziz, pero luego el liderazgo francés todavía obligó al sultán a dejar de ayudar a Ma al-Ainin. Luego, el "rey del desierto" respondió a la "traición" de Moulay Abd al-Aziz a su manera: apoyó a su rival en la lucha por el trono del sultán, Abd al-Hafid, el hermano del sultán, que durante mucho tiempo reclamó el trono marroquí. Pero entonces las relaciones entre Khafid y al-Aynin se deterioraron. Al final, el propio Ma al-Aynin se declaró a sí mismo sultán y declaró la jihad a los franceses en el sur de Marruecos.

En 1907, el coronel francés Henri Joseph Gourot recibió una orden para pacificar a Adrar. Pero no fue hasta enero que 1909, bajo el mando de Gouraud (en la foto), las tropas coloniales francesas marcharon hacia el interior. Incluían unidades de caballería de camellos reclutadas por representantes de tribus locales y entrenadas por oficiales franceses. La guerra fue muy cruel. Las tropas francesas eligieron la táctica de capturar las fuentes en las que los nómadas trajeron a sus rebaños para beber. Al mismo tiempo, también se capturaron manadas, que de hecho eran la única riqueza de los nómadas saharauis. En condiciones en que las manadas y manantiales estaban en manos de los franceses, los nómadas no tenían más remedio que rendirse a los nómadas. Finalmente, toda Adrar fue ocupada por tropas francesas. Se establecieron puestos militares franceses en Adrar y Shingetti, y las fuerzas de Ma al-Aynin tuvieron que retirarse al norte, a la región de Segyat el-Hamra. Luego, el jeque, con los restos de sus partidarios, marchó hacia Fez, pero fue derrotado por las tropas francesas, que se movieron por el camino hacia los nómadas.

En 1910, durante un retiro en el área de Tiznit, falleció Ma al-Ainin de 79. Para las autoridades coloniales francesas, la muerte de un anciano jeque fue un verdadero regalo: los nómadas del Sahara Occidental y los árabes ya no tenían líderes tan carismáticos como Ma al-Aynin. Después de su muerte, la lucha de los nómadas regeibat contra las autoridades francesas estuvo encabezada por el hijo de Ma al-Aynin al-Hib, quien también se proclamó a sí mismo Sultán de Marruecos. Pero los franceses lograron obtener el apoyo de las tribus bereberes Mtuga, Gandavi y Glauya, después de lo cual derrotaron a las fuerzas de al-Hiba y los expulsaron de Marrakech. Luego, en 1912, las tropas de al-Hiba fueron expulsadas del área de Taroudant. Se estableció un protectorado francés sobre Marruecos. El coronel Henri Joseph Gouraud, quien se levantó en 1911 durante la guerra en Marruecos, antes de la persecución de generales, ya después de la Primera Guerra Mundial, se hizo famoso como Alto Comisionado de Francia en Siria.

En 1920, Mauritania se convirtió en una colonia francesa en el África occidental francesa. La colonia fue administrada por el gobernador general designado por el gobierno francés. Pero las autoridades francesas no abolieron las instituciones tradicionales de gobierno: jeques y emires. Solo en los años 1932-1934, después de los levantamientos populares regulares, encabezados por señores feudales locales, las autoridades francesas decidieron liquidar a los emiratos del Almirante y Brakna. Sin embargo, entre otras colonias francesas, Mauritania ocupó un lugar especial. Aquí, de hecho, las leyes francesas no funcionaron, la estructura social tradicional, incluida la esclavitud, se mantuvo en un estado inquebrantable, que de hecho permanece en este país africano hasta el día de hoy. El número de europeos (soldados, funcionarios y comerciantes) que vivían en este país sahariano cerrado también era muy pequeño. En la Mauritania moderna, así como entre los rebeldes del Frente Polisario, que representa la independencia política del Sahara Occidental, Ma al-Aynin es considerado un héroe nacional.
autor:
5 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.
  1. Korsar4
    Korsar4 Junio ​​27 2016 06: 32
    +2
    Figuras interesantes en la historia. Y no importa cómo recuerdes que ahora la colonización está sucediendo al contrario.
  2. parusnik
    parusnik Junio ​​27 2016 07: 24
    +3
    Las leyes francesas no funcionaron aquí, la estructura social tradicional, incluida la esclavitud, que de hecho permanece en este país africano hasta ahora, permaneció inquebrantable. ¿Y valió la pena el juego? ... Gracias, Ilya lo leyó con placer ...
    1. tiaman.76
      tiaman.76 Junio ​​27 2016 18: 05
      0
      También me gustó el artículo. Gracias ... bueno, el juego valió la pena ... luego la división de África y no solo fue hasta el final ... incluso Bélgica tomó una pieza que no es pequeña ... así que agarraron todo lo que puedes disculparme con la boca y el culo.
  3. Cartalon
    Cartalon Junio ​​27 2016 10: 57
    +1
    Es muy probable que todas estas acciones fueran por recibir órdenes
  4. Kibl
    Kibl Junio ​​27 2016 21: 05
    0
    Como dice el refrán, cosechas lo que siembras. ¡Ahora los franceses experimentarán las delicias de la colonización! ¡Alá te ayudará!