¿Quién está poniendo una bomba debajo de la península de Corea?



La mayor militarización de la península de Corea y Japón socava la estabilidad en el este de Asia. El principal protagonista de esta política es Estados Unidos. A través de sus provocaciones, Washington está tratando de desencadenar el conflicto e involucrar no solo a la RPDC, sino también a China.


Puestos de avanzada de Washington

El hecho de que la región de Asia y el Pacífico, y especialmente el este de Asia, se convierta en una de las direcciones principales de la política exterior de la nueva administración estadounidense, se conoció mucho antes de que Donald Trump asumiera oficialmente el cargo. Primero, el equipo del futuro presidente de los Estados Unidos envió una fuerte señal a Beijing, estableciendo contactos con los líderes de Taiwán. Entonces Washington dejó en claro que no iba a abandonar sus relaciones aliadas con Japón y Corea del Sur. Los Estados Unidos comenzaron la militarización forzada de estos países para consolidar su estatus como los "portaaviones insumergibles" de Washington.

El calendario de reuniones y viajes de altos funcionarios estadounidenses es simbólico. El primero de los líderes mundiales que se reunió con Trump después de su elección como presidente fue el Primer Ministro de Japón, Shinzo Abe. Ocurrió a mediados de noviembre. El jefe del gobierno japonés no se detuvo ni siquiera con una visita oficial, después de haber visitado los Estados Unidos en febrero. Durante este viaje, se hicieron una serie de declaraciones importantes. Según Trump, Washington "es el porcentaje de 100 comprometido con una alianza con Japón" y no tiene la intención de revisar el Tratado de Cooperación Mutua y Garantías de Seguridad celebrado en 1960. Este acuerdo de defensa colectiva, entre otras cosas, autoriza la permanencia del milenario contingente estadounidense de 54 en el país. Además, como destacó Trump, el contrato se extiende a las islas Senkaku (Diaoyu). Y este es un desafío directo para China, que considera al archipiélago una parte de su territorio.

Además, Trump y Abe advirtieron a Pekín contra el aumento de la actividad en el Mar de China Meridional, como de costumbre, encubriendo su intervención con lágrimas de cocodrilo sobre "violar la libertad de navegación y vuelo". Unos días después de estas declaraciones, el grupo de ataque de la marina de los Estados Unidos entró en el mar. Su comandante, el contralmirante James Kilby, sin excesiva modestia, dijo que el propósito de la acción era "una demostración de fuerza".

Obviamente, si no fuera por la crisis política en Corea del Sur, el liderazgo de este país también se apresuraría a mostrar respeto al patrón extranjero. Por lo tanto, Tokio y Seúl en el sistema "mundial-americano" continúan ocupando un lugar especial, y las amenazas de Trump de reducir sus costos de apoyo se han convertido en el populismo electoral habitual.

Esto fue demostrado por las visitas a Corea del Sur y Japón por el nuevo Ministro de Defensa, James Mattis, quien se convirtió en su primer viaje al extranjero. El jefe del Pentágono repitió las declaraciones de Trump acerca de la inquebrantable cooperación de la política militar con estos estados. Los pasos específicos no tardaron en llegar. A principios de febrero, se aprobaron pruebas conjuntas entre Estados Unidos y Japón del misil interceptor SM-3 en el área de Hawai. Al mismo tiempo, los Estados Unidos desplegaron los últimos aviones de combate F-10B en la base de Iwakuni en la isla de Honshu. Para finales de año, la aviación basada en portaaviones del portaaviones nuclear Ronald Reagan se desplegará allí, un total de seis docenas de aviones.

Japón está activando su propia producción militar. Según el programa adoptado, se construirán dos destructores con un desplazamiento de 3000 toneladas cada año. El país no oculta el hecho de que se están creando nuevos barcos para patrullar el Mar de China Oriental, es decir, para "contener" a China.

Agresor, pero no el

Corea del Sur está aún más militarizada. Con este fin, se eligió una preposición conveniente: el programa de misiles nucleares de la RPDC. Los esfuerzos de Occidente por demonizar a Pyongyang no fueron en vano: casi todo el mundo repite las palabras sobre el "régimen agresivo de Corea del Norte", que supuestamente está esperando el momento adecuado para lanzar misiles con ojivas nucleares. Como ejemplo, se dan las pruebas del año pasado, así como los lanzamientos de misiles balísticos. El último de ellos ocurrió en febrero 12, cuando se lanzó el cohete Pukkikson-2 (Polar Star-2). La indignación de Estados Unidos y sus aliados se debió no solo al hecho de que las pruebas se realizaron en el momento de la visita de Shinzo Abe a Washington, sino también a las nuevas posibilidades de la RPDC. El cohete fue lanzado desde una unidad móvil y estaba equipado con un motor de combustible sólido, lo que complica su intercepción por parte del enemigo.

En respuesta, el país impuso severas sanciones, incluida la prohibición de importar minerales de la RPDC, un embargo al suministro de combustible para aviones e incluso la inspección de todos los bienes que ingresan al país. Es triste que Rusia, que a su vez sufre de restricciones injustas, se haya unido a ellos. A fines de febrero, el Ministerio de Relaciones Exteriores de la Federación de Rusia preparó un proyecto de decreto presidencial sobre un mayor endurecimiento de las sanciones. El documento prevé la finalización de la cooperación científica y técnica con Pyongyang, una prohibición del suministro de cobre, níquel y otros metales, etc.

En otras palabras, Moscú aceptó las reglas del juego impuestas. ¿Son justos? La política de Corea del Norte es un excelente ejemplo de estigmatización y etiquetado. La RPDC tiene una marca amistosa para los pecados que no cometió, y los que son muy difíciles de llamar a los jueces sin pecado lloran más fuerte. Durante décadas, el país no ha cometido un solo acto de agresión, y todas las pruebas se llevan a cabo en su propio territorio. A diferencia de Estados Unidos, que convirtió a Libia, Irak, Afganistán, Siria y muchos otros estados en polígonos sangrientos para los estadounidenses. armas.

Pyongyang está diciendo abiertamente que el programa de misiles nucleares es una garantía de la soberanía del país. Contrariamente a la creencia popular, la RPDC no tiembla con un "club nuclear", pero admite la posibilidad de utilizar el arsenal existente solo en caso de agresión. Al mismo tiempo, el liderazgo norcoreano no descarta la congelación completa de las pruebas que son tan molestas para Occidente. En el VII Congreso del Partido de los Trabajadores de Corea, celebrado el año pasado, hubo una iniciativa para introducir la moratoria correspondiente. A cambio, Pyongyang no pide tanto: no realizar ejercicios a gran escala en las inmediaciones de la línea de demarcación.


Las maniobras militares regulares de Seúl y Washington son una circunstancia que a menudo se pasa por alto. Este es un error grave, porque es difícil llamarles enseñanzas simples. Más bien, se trata de una movilización y concentración del puño de combate en las inmediaciones del territorio de la RPDC. Por ejemplo, 300 miles de tropas coreanas y 15 miles de tropas estadounidenses participaron en las maniobras de Kyrizolv el año pasado. Otros ejercicios, "Ylchi - Guardianes de la libertad", deberían haberle recordado a Pyongyang los terribles días de la Guerra de Corea: los militares de 9 de los países de la coalición pro estadounidense 1950 - 1953 llegaron a la península.

Para comprender la naturaleza agresiva de estos juegos de guerra, basta con enumerar las acciones que se llevaron a cabo: lanzar un ataque nuclear preventivo contra Corea del Norte, el desembarco de tropas y la incautación de Pyongyang, la destrucción de la dirección norcoreana y, finalmente, la ocupación completa del país. De hecho, varias veces al año hay un ensayo general para la invasión del norte en Corea del Sur. En este sentido, la posición de la RPDC, que considera que estas maniobras es una causa clave de escalada en la península, está plenamente justificada.

Los que hablan de la “agresividad de Pyongyang” reorganizan deliberadamente las causas y los efectos. En 2014 - 2015, los líderes de Corea del Norte apelaron repetidamente a Seúl con propuestas para reanudar un diálogo pacífico y reanimar el proceso de creación de una confederación coreana unificada, cuya idea fue presentada por Kim Il Sung. Sin embargo, el gobierno de derecha Park Geun-Hye rechazó estas iniciativas, declarando la única opción de unificación posible: la toma del Norte por el Sur, siguiendo el ejemplo de Alemania y la RDA. El contingente estadounidense en Corea del Sur aumentó, las maniobras conjuntas se hicieron aún más grandes. Sólo después de que Pyongyang reanudó las pruebas nucleares y de misiles.

Provocaciones grandes y pequeñas.

La serie actual de lanzamientos de misiles también fue una respuesta a los movimientos abiertamente hostiles de Seúl y Washington. El Ministerio de Defensa de Corea del Sur anunció el llamado Plan de Castigo Masivo y Retribución, según el cual Pyongyang "se convertirá en cenizas y desaparecerá del mapa" con "la más mínima señal del uso de armas nucleares". Los criterios para este "signo más leve" en el documento no se especifican. Al mismo tiempo, en Seúl anunciaron la creación de una unidad especial para la destrucción física de la élite política y militar de Corea del Norte, incluyendo a Kim Jong-un. Se enfatiza que al comienzo de las hostilidades, esta tarea se llevará a cabo en primer lugar, a pesar de las "pérdidas colaterales" entre la población civil de Corea del Norte.

En una vena similar, la nueva administración estadounidense argumenta. Llamando a Corea del Norte "una de las principales amenazas para la seguridad regional y mundial", el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson, anunció la preparación de una nueva estrategia en las relaciones con Pyongyang. Según él, debe considerar todas las opciones, sin excluir el uso de la fuerza militar contra la RPDC. Fue apoyado por el comandante de las tropas estadounidenses en Corea del Sur, Vincent Brooks, quien pidió fortalecer las posibilidades de atacar al estado vecino. "La defensa normal no es suficiente aquí. "Si no podemos matar a los arqueros, entonces no podremos atrapar todas las flechas", dijo figurativamente.

En este contexto, el "bombeo" de Corea del Sur con armamentos se ha intensificado considerablemente. Los helicópteros de ataque 24 "Apache" están ubicados en la base estadounidense en Suwon. Más 36 vehículos aéreos similares ingresaron a la Fuerza Aérea del país. Según Seúl, los helicópteros están planeados para ser transferidos a las islas de Yonpkhedo y Pannjundo, ubicadas en 12 kilómetros de la costa norcoreana. De lo contrario, es difícil llamarlo una provocación: después del final de la Guerra de Corea, la frontera marítima entre los dos estados no fue aprobada, y en Pyongyang, las islas se disputan.

Además, durante la visita de Mattis, las partes confirmaron la disposición de las partes para desplegar las instalaciones de defensa antimisiles THAAD para fines de año. Serán administrados exclusivamente por el ejército de los Estados Unidos, mientras que a Seúl se le niega el acceso incluso a los datos de radar. Por lo tanto, Corea, y en el futuro, Japón estará conectado al sistema global de defensa contra misiles construido por los Estados Unidos para aislar a China, Rusia e Irán.

Pero esto es solo una parte del despliegue de la militarización. Para participar en los simulacros Kizirizolv y Foul Eagle, que se lanzaron en marzo, se lanzaron a Corea del Sur tipos estratégicos de armas: submarinos nucleares, cazas F-22, bombarderos estratégicos, así como un escuadrón completo liderado por el portador atómico "Karl Vinson". Como ya se dijo en Washington y Seúl, las maniobras actuales tendrán un alcance sin precedentes. Además, pueden convertirse en una razón para el despliegue de armas estratégicas en Corea del Sur de forma permanente. Con la solicitud pertinente a los Estados Unidos ya ha hecho el jefe del comité conjunto de jefes de personal, Lee Song Jin.

Al provocar la respuesta de la RPDC, Washington busca fortalecer su posición en la región. La muerte extremadamente misteriosa de Kim Jong Nam merece mucha atención a este respecto. Sin embargo, el hermano del actual líder del padre de Corea del Norte vivió fuera del país durante muchos años, donde dirigió una forma de vida bastante disoluta y se ganó la vida "exponiendo" al régimen norcoreano. Y ahora, después de 16 años después de dejar Corea del Norte, Kim Jong Nam muere en un ataque en el aeropuerto de Kuala Lumpur (Malasia).

Surge la pregunta: ¿para quién era rentable? Ciertamente no es el liderazgo de Corea del Norte, que ya está bajo la presión más fuerte en muchos años. Pero las fuerzas que están interesadas en la desestabilización del este de Asia, el asesinato de Kim Jong Nam, no solo están disponibles, esta es una gran razón para los nuevos ataques en Pyongyang. ¿Es de extrañar que inmediatamente después de los primeros informes del intento de asesinato de Seúl por la boca de El presidente Hwang Kyo An declaró la culpa de la RPDC y pidió un duro castigo a este "estado terrorista". La versión oficial, según la cual Kim Jong Nam fue asesinado con la ayuda de la sustancia tóxica más fuerte VX, sujeta a la Convención sobre la prohibición de las armas químicas, testimonia una provocación bien pensada. Ahora es probable que Corea del Norte sea acusada no solo de asesinato, sino también de usar armas químicas. Obviamente, estos eventos son parte de un gran escenario para aflojar la situación en la región. Y Corea del Norte no es el único objetivo.
autor:
Sergey Kozhemyakin
Fotos utilizadas:
http://www.nbcnews.com/news/world/u-s-military-says-south-korea-databases-hacked-personal-data-n123221
Ctrl entrar

Notó un error Resalta texto y presiona. Ctrl + Enter

56 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión