Una vez más sobre las cerraduras de cápsulas.

38
Una vez más sobre las cerraduras de cápsulas.
La pistola es una pistola de cápsulas oriental, probablemente fabricada en los Balcanes en la primera mitad del siglo XIX. Externamente: completamente arcaico y característico de los Balcanes. armas producción de piezas de armas de latón. Un enorme resorte de gatillo que sobresale, típico de una cerradura tipo "michelet". Pero... ya tiene un disparador de límite. Es decir, tenemos una clara conversión de una pistola de chispa en una pistola de percusión. Museo Regional de Costumbres Locales de Penza. Foto del autor


fuego y granizo
hambre y muerte -
Todo esto está creado para la venganza.
Libro de Sabiduría de Jesús,
Hijo de Sirac, 39:36

historia las armas Habiendo aprendido el poder de la pólvora, la gente inmediatamente pensó en cómo usarla en su propio detrimento, pero no descubrieron de inmediato cómo prenderle fuego dentro del cañón. Aunque... el mismo pedernal se conoce desde principios de la Edad del Hierro. Varillas de hierro candente, para las que se necesitaba un brasero con brasas, una mecha hecha de cuerda de cáñamo empapada en una solución de salitre y, finalmente, cerraduras de chispa, diseñadas como un encendedor con una rueda o un simple pedernal de impacto: estas fueron las etapas en el desarrollo de El sistema de encendido de pólvora en el cañón de un arma de fuego. ¡Y la química no jugó ningún papel en esto hasta 1799!



Y este año, el químico británico Edward Howard (descubierto en 1774 por el médico de la corte real francesa, Pierre Boyen) obtuvo el fulminato de mercurio o fulminato de mercurio en su forma pura y, como muy a menudo sucedió, completamente por accidente. Informó de su descubrimiento a la Sociedad Real de Londres y... recibió una medalla por ello.

El artículo de Howard sobre este descubrimiento se publicó en la edición de enero de 1800 de la revista Philosophical Transactions de la Royal Society de Londres. Además, ya informó sobre los experimentos de Howard en el Arsenal de Woolwich junto con el inspector de artillería y superintendente de las Fundiciones Reales, el coronel Thomas Blomfeld, y el profesor de química de la Real Academia Militar, William Cruickshank. Se suponía que la nueva sustancia podría utilizarse en lugar de pólvora.

Cabe señalar que el final del siglo XVIII estuvo verdaderamente marcado por la invención de una amplia variedad de "explosivos". Así, el químico francés Claude Louis Berthollet, trabajando en la síntesis de sales de ácidos hipocloroso e hipocloroso, logró obtener clorato de potasio (sal de Berthollet) en 1786, y en 1788 otro explosivo muy fuerte, aunque costoso: el nitruro de plata (fulminato de Berthollet). ). ). Así que el descubrimiento de Howard simplemente marcó el punto culminante de ese período de tiempo.

Sin embargo, todo esto fue más que suficiente para que Alexander John Forsyth utilizara las propiedades explosivas del fulminato de mercurio para encender una carga de pólvora en una mesa de armas en 1805. Es decir, decidió prescindir de los bloqueos de ruedas y de impacto. Y ya el 11 de abril de 1807 recibió una patente por su invento y luego diseñó un nuevo tipo de castillo, lo que provocó otra revolución en los asuntos militares.


Diagrama del dispositivo Forsyth "bottle lock": imágenes de izquierda a derecha:
1 – el cilindro central con un orificio que va hacia el cañón está inmóvil; 2 – se gira el frasco, se abre la tapa del recipiente con el polvo de fulminato de mercurio; 3 – se vierte polvo en él; 4 – cuando se gira la botella, el percutor con resorte se encuentra por encima del orificio de encendido.
La figura A. Shepsa


Esquema del "candado de botella" de Forsyth: imágenes de izquierda a derecha:
1 – posición antes del disparo: la pólvora y la bala están en el cañón; 2 – se gira la botella y se vierte pólvora explosiva en el orificio piloto; 3 – la botella vuelve a girar y ahora el percutor está encima del orificio de encendido con una carga de pólvora; 4 – el gatillo golpea el percutor, la pólvora se enciende, la llama entra en el cañón y sigue un disparo.
La figura A. Shepsa

El castillo inventado por Forsythe se llamó "químico", y está claro por qué es así, en lugar de pedernal y acero, en él funcionó la "química". El propio inventor lo llamó "explosivo", pero el nombre "frasco" le convenía más, ya que su parte principal era en realidad... un frasco, similar a un pequeño frasco de perfume. Estaba fijado sobre un eje, dentro del cual se encontraba el orificio de encendido del cañón.

Para que la cerradura funcionara, primero era necesario verter en ella polvo de fulminato de mercurio. La cerradura giró, se abrió un agujero en ella y este polvo se vertió en el agujero del eje. Luego había que girar la botella en la dirección opuesta. Al mismo tiempo, frente a la pólvora vertida en él había otro agujero, a través del cual era golpeado por un percutor largo cargado por resorte, que a su vez era golpeado por el gatillo. ¡El impacto encendió el fulminato de mercurio y encendió la pólvora en el cañón!

El sistema funcionó, desde 1809 Forsythe incluso comenzó a producir armas con su propia cerradura, pero no logró crear demanda para ellas.

Naturalmente, tal descubrimiento no pudo evitar atraer la atención de muchos inventores que deseaban mejorar el invento de Forsythe. ¡Y lo principal es que fue fácil de mejorar, lo que abrió grandes perspectivas para la creatividad!

En lugar de polvo, por ejemplo, empezaron a utilizar bolas hechas de una mezcla de fulminato de mercurio con cera o resina. También idearon una cinta hecha de lámina de cobre, dentro de la cual se presionaba una mezcla explosiva y que, cuando se amartillaba, se aplicaba automáticamente a la toma del tubo de encendido.

Pero, quizás sobre todo, a los epígonos de Forsyth no les gustó la proximidad del contenedor con polvo de fulminato de mercurio al orificio de encendido del cañón y al percutor en el que se accionó el gatillo.

“Deberíamos alejar todo esto del agujero”, decidió un tal Bruto e inventó su propia cerradura, también con un dispensador de mezcla inflamable. En esta cerradura, un contenedor con pólvora de fulminato de mercurio se deslizaba a lo largo de una barra del cañón, mientras el propio gatillo lo empujaba, alejándolo del orificio de encendido de la misma barra, en el que, siempre que coincidían los orificios de las mismas, entraba una determinada cantidad. ¡De polvo derramado fuera del contenedor!


Diferentes tipos de bloqueos de casquillos de percusión, de izquierda a derecha:
1, 2 – Bute “bloqueo horizontal”: 1 – tracción que conecta el gatillo con el contenedor de pólvora explosiva; 2 – contenedor para pólvora explosiva; 3 – barra guía para un contenedor con pólvora explosiva; 3, 4 – Cerradura giratoria Kontriner: en ella el recipiente dispensador se movía mediante el gatillo no en línea recta, sino en semicírculo; 5, 6 – diagrama de la estructura de la cerradura G. Koll; 7 – Cerradura de la cápsula de la consola, modelo 1838: 1 – gatillo, 2 – bandeja para colocación de la cápsula, 3 – tapa de seguridad; 8 – Cerradura de cápsula de Agustín. Tenía una ranura para cápsulas (3), que estaba cubierta en la parte superior con una tapa (2) con un yunque (1). ¡El gatillo (4) golpeó exactamente este yunque!

No está del todo claro por qué tal complicación, pero está claro que la cápsula estaba muy bien protegida de influencias extrañas.

Muy pronto, concretamente en 1814, al estadounidense Joshua Shaw se le ocurrió la idea de llenar los casquillos con compuestos explosivos, primero de hierro y luego de láminas de cobre. Casi al mismo tiempo, entre 1814 y 1816, los armeros británicos Joseph Menton y Joseph Egg también idearon tapas de cobre que encajaban en el tubo de encendido, y fue esta cerradura la que se hizo ampliamente conocida como cerradura de cápsula.

Sin embargo, el golpe del gatillo en el cebador a menudo provocaba que éste se rompiera y sus fragmentos impactaran al tirador en la cara. Por tanto, no es de extrañar que inmediatamente aparecieran diseños de cerraduras que eliminaban este inconveniente. Así, por ejemplo, la cerradura de la Consola tenía una bandeja especial con una punta cónica para perforar la cápsula y también una tapa de seguridad.

Es decir, el gatillo no impactó en el cebador en sí, sino en la funda que lo cubría, de modo que si se rompía, todos sus fragmentos quedaban en su interior. La cerradura de la cápsula Agustín recibió un dispositivo similar.

El armero Potte también ideó un sistema de bloqueo de cápsulas muy original. Su gatillo, que golpeó el cebador, era una placa curva del guardamonte.


Castillo de Potte:
1 – resorte real, que al mismo tiempo sirve como guardamonte; 2 – recorte en el resorte para enganchar el gatillo; 3 – disparador; 4 – segundo hueco (seguridad) del gatillo; 5 – tubo de fuego

El diseño se puede llamar simple y elegante, pero... por alguna razón no encajaba. Quizás debido al hecho de que dicha cerradura estaba demasiado abierta a los elementos y, por lo tanto, requería un mantenimiento cuidadoso, y si el soporte era golpeado, podría dispararse accidentalmente.


Una cerradura de cápsula típica, cortada a lo largo del tubo de fuego y la cápsula.
La figura A. Shepsa

Cabe señalar que la idea de Forsythe, aunque no de inmediato ni exactamente como la propuso, encontró su aplicación en el ejército inglés. En 1839, la infantería británica adoptó los rifles con cierre de tapa.

Las pistolas de cápsulas aparecieron en Inglaterra incluso antes, en 1825. Bueno, en el extranjero las armas cápsula más famosas de aquellos años eran los famosos revólveres de Samuel Colt...

Muy pronto la forma del cap lock se volvió, por así decirlo, internacional, excepto quizás por la conversión de pistolas y escopetas, que al mismo tiempo se producían en Oriente.

También aparecieron en Rusia bastante temprano, en 1843-1845. La primera arma de percusión del ejército imperial ruso fue la famosa “guarnición Lüttich” (producida en la ciudad belga de Lieja; “Luttich” es su nombre distorsionado), una armadura del modelo de 1843.


"Ajuste Lüttichsky" 1843. Longitud total 123 (sin bayoneta) cm. Longitud del cañón 83 cm. Calibre: 15,8 mm en la parte inferior del estriado, 15,2 mm en los campos del estriado. Museo Regional de Costumbres Locales de Penza. Foto del autor

Armas bastante inusuales también estaban equipadas con cierres de tapa en ese momento, incluidos los rifles "muy precisos" que tenían un cañón con un taladro Whitworth.


Uno de estos rifles se encuentra en la colección del Museo Regional de Costumbres Locales de Penza, aunque la punta del gatillo está rota. Longitud total 115 cm Longitud del cañón 73,4 cm Calibre: 10 mm. La presencia de un taladro Whitworth en el cañón indica que se utilizó para tiro al blanco. Además, en el cuello de su culata hay un soporte para una mira de dioptrías, que no existe en el rifle. Estas armas podían disparar tanto balas cilíndricas-cónicas como perdigones. En el cañón hay una inscripción en inglés: Guss stahl. En la placa de claves están S. Petersburgo y R. Tschopf. Foto del autor


El cañón facetado de este rifle y la boca de su cañón con 7 filos estriados. Foto del autor
38 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.
  1. +9
    Abril 7 2024 05: 16
    Gracias a Vyacheslav y Alexander (espero no haber escrito mal el nombre del artista) por el artículo. Informativo e inteligible, especialmente con dibujos.
    1. +9
      Abril 7 2024 05: 57
      ¡Gracias por tus comentarios, querido Vladislav! Pero estabas equivocado. No Alexander, sino Aron, Aron Solomonovich es un excelente ilustrador de 5 revistas y muchos libros.
  2. +2
    Abril 7 2024 05: 48
    También aparecieron en Rusia bastante temprano, en 1843-1845.

    Bueno, no ha pasado ni un cuarto de siglo, en algunos lugares los rifles Dreyse y en otros se han convertido en cápsulas. El zarismo en su forma “hermosa”.
    1. +8
      Abril 7 2024 05: 58
      Cita: mark1
      El zarismo en su forma “hermosa”.

      Bueno, hay pocos países por delante de nosotros donde el “zarismo” no existió, y aun así durante un par de años...
      1. +4
        Abril 7 2024 06: 06
        La guerra de Crimea lo demostró todo, pase lo que pase, excepto un puntapié mágico.
        1. +7
          Abril 7 2024 06: 08
          Sí, lo es. Pero, ¿qué pasa si se encargaron tan pocos herrajes Berner y todos fueron enviados a la frontera con Austria? Cité en alguna parte las palabras de la Emperatriz sobre esta guerra. Muy revelador. Pero si ella entendió esto, ¿por qué no lo entendió su marido?
          1. +2
            Abril 7 2024 06: 28
            Cita: kalibr
            ¿Por qué su marido no entendió?

            Al parecer, el trauma mental de 25 influyó en mi conciencia de la realidad.
          2. +3
            Abril 8 2024 18: 19
            Cita: kalibr
            Pero, ¿qué pasa si se encargaron tan pocos herrajes Berner y todos fueron enviados a la frontera con Austria?

            Esta dirección se consideró más peligrosa.
            Bueno, nuestro ejército sigue siendo numeroso por razones objetivas.
            Digamos que los británicos tienen todo el ejército con accesorios... los cuarenta mil. Y tenemos un millón de soldados, de los cuales cuarenta mil están armados con armas estriadas. Pero esta cantidad se distribuye entre todas las tropas.
            Además, durante la guerra de Crimea se fabricaron doscientos mil rifles.
            1. +3
              Abril 8 2024 18: 23
              Sostuve en mis manos el accesorio Berner, igual que el del 43. Volveré a escribir sobre esto. Ambos parecían terriblemente pesados...
  3. +1
    Abril 7 2024 06: 10
    Me interesa más otra pregunta: por lo que recuerdo de la química, ¡el mercurio es tóxico en cualquier forma y en cualquier cantidad! ¿No entendieron esto los inventores químicos cuando lo usaron como componente de una carga?
    1. +9
      Abril 7 2024 06: 32
      Lean: por lo que recuerdo de la química, ¡el mercurio es tóxico en cualquier forma y en cualquier cantidad! ¿No entendieron esto los inventores químicos cuando lo usaron como componente de una carga?

      ¡Mucho conocimiento genera tristeza!
      La toxicidad del mercurio, o más bien de sus vapores, se conoció a finales del siglo XVIII. Por ejemplo, las cúpulas de la Catedral de San Isaac en San Petersburgo estaban "doradas" en "máscaras antigás" en forma de frascos de vidrio. No ayudó.
      Sin embargo, los científicos y la gente corriente no temieron utilizarlo en la vida cotidiana y en la ciencia hasta mediados del siglo pasado. Por ejemplo, en los años 30, los médicos trataban con él a pacientes con sífilis. ¡¡¡Sólo la empresa más poderosa del Ministerio de Salud, cuyos ecos vi incluso en los años 80, rompió la convicción de las masas del prigismo al pánico!!!
      1. +6
        Abril 7 2024 13: 17
        El mercurio y el fulminato mercúrico son sustancias diferentes. El fulminato de mercurio (fulminato de mercurio) es una sal mercúrica del ácido fúlmico, un explosivo iniciador. Es un polvo cristalino de color blanco o gris. Cristales rómbicos. La sal no se evapora. Y si no lo comes, es inofensivo.
      2. +4
        Abril 7 2024 15: 13
        Cita: Kote pane Kohanka
        . Por ejemplo, en los años 30, los médicos trataban con él a pacientes con sífilis.


        Al principio, la Lues venerea se trataba con infusiones de madera de guayaco y sublimado, y desde mediados del siglo XVI, cuando el guayaco fue reconocido como inútil, sólo con remedios sublimados y relacionados a base de mercurio. 

        . No fue posible separar inmediatamente los signos del envenenamiento por mercurio de los síntomas de las diferentes etapas de la sífilis, lo que contribuyó a la formación de un grupo de "disidentes" que consideraban la sífilis no contagiosa (o completamente inexistente) y atribuían sus síntomas. a la acción de las drogas

        El paciente más famoso:
    2. +4
      Abril 7 2024 08: 47
      Cita: Thrifty
      de cualquier manera

      El hecho es que no de ninguna manera, pero no diré exactamente cómo ni de qué forma.
      1. +3
        Abril 7 2024 11: 35
        Calibre- hi Tengo un pariente lejano, un químico, que afirma que CUALQUIER contenido de mercurio en CUALQUIER forma es peligroso para la salud humana, ¡la única diferencia es el tiempo durante el cual se causará este daño al cuerpo humano!
        1. +5
          Abril 7 2024 11: 37
          No sabía. Leí o escuché en alguna parte que no todos los compuestos son tan tóxicos. Pero esta es una fuente OBS, por lo que la información de su familiar es mejor.
  4. +3
    Abril 7 2024 07: 16
    Gracias al autor, artículo muy interesante. hi
  5. +1
    Abril 7 2024 08: 13
    Forsyth utilizó las propiedades explosivas del fulminato de mercurio para encender una carga de pólvora en una mesa de armas.
    La carta se perdió.
  6. +7
    Abril 7 2024 08: 34
    Esquema del "candado de botella" de Forsyth: imágenes de izquierda a derecha:

    Vyacheslav Olegovich, dile a Sheps que corrija un poco el dibujo, usando un poco más de pintura amarilla, porque en la forma del artículo, el castillo no se disparará. La "composición explosiva" nunca llegó al orificio de ignición. Exactamente como en la foto.
  7. +10
    Abril 7 2024 09: 48
    8 – Cerradura de cápsula de Agustín. Tenía una ranura para cápsulas (3), que estaba cubierta en la parte superior con una tapa (2) con un yunque (1). ¡El gatillo (4) golpeó exactamente este yunque!

    La cápsula de la cerradura de Agustín tenía la forma de un tubo de latón enrollado que se insertaba directamente en el orificio de la semilla. Dicha cápsula estaba unida al cartucho con un cable. Al cargar el cartucho, no fue necesario morderlo, fue destrozado por un cable. También sirvió para retirar la imprimación del orificio de la imprimación después del disparo. En la primera foto hay un candado Agustín, en la segunda hay una cápsula en comparación con la “clásica” en forma de tapa, en la tercera hay un cartucho con una cápsula.
    Por cierto, este candado apareció debido a que el coronel Natalis-Felix Beroaldo-Bianchini, que dirigía el Arsenal de Viena y era responsable del rearme del ejército, consideró que el diseño de la cápsula en forma de tapa era completamente inadecuado, ya que los dedos ásperos de Los soldados no podrían manipular objetos tan pequeños y la cápsula se perdería. Como resultado, Austria-Hungría "siguió su propio camino" en la conversión de armas de chispa en armas de percusión, desarrollando el castillo de la Consola y su versión mejorada: el castillo de Agustín.
    1. +7
      Abril 7 2024 11: 40
      ¡Siempre supe que eras inteligente y una vez más estuve convencido de ello! Es una pena que la última foto no tenga un enlace fuente. ¡¡¡Solo por el último!!!
    2. +2
      Abril 8 2024 20: 55
      Cita: Dekabrist
      La cápsula de la cerradura de Agustín tenía la forma de un tubo de latón enrollado que se insertaba directamente en el orificio de la semilla.

      Esto me recordó el sistema de retrocarga Demondion con su cartucho de papel unitario con un cebador de tubo...
      1. +4
        Abril 8 2024 21: 24
        En realidad, este es el sistema de Joseph Robert. Auguste Demondion era su primo y abogado, por lo que en Inglaterra la patente se emitió a su nombre.
        1. +1
          Abril 8 2024 21: 40
          Cita: Dekabrist
          En realidad este es el sistema de Robert.

          Bueno, en Internet también existe una designación para el sistema como Robert/Demondion (Demondion “hizo” el cartucho y Robert el cerrojo... ¡parece que así fue!)... Por cierto, aproximadamente Este sistema (como el sistema Demondion...) lo aprendí hace mucho tiempo... ¡de Markevich! Bueno, ¡de alguna manera me acostumbré! guiño
          1. +4
            Abril 8 2024 21: 54
            No hice munición Demondion. Vivía en Londres, representando allí los intereses de su hermano. Joseph Robert patentó su sistema sólo en Francia. En Inglaterra se concedió una patente a Auguste Demondion, en España a su yerno Henri Arnault de la Ménardière; en Bélgica a un tal Jean-Baptiste Jobard, etc. Y Robert hizo los cartuchos él mismo. Eso es lo que dice en los cartuchos.
            1. 0
              Abril 8 2024 23: 54
              Cita: Dekabrist
              No hice munición Demondion.

              Bueno, en realidad, con la palabra "hecho" quise decir: ¡diseñado! Entonces, ¿qué hizo realmente Demondion, si a él se le atribuye el comercio de cartuchos y a alguien se le atribuye el diseño de un cartucho unitario con un tubo de cebado? what
  8. +6
    Abril 7 2024 10: 42
    Cita: Thrifty
    ¿No comprendieron esto los químicos inventores cuando lo utilizaron como componente de la carga?

    Entonces entendieron e incluso intentaron abandonar el fulminato de mercurio. ¡Pero en aquella época había “más argumentos” a favor del uso del mercurio! Por cierto, el fulminato de mercurio no se usó en su forma pura por mucho tiempo... ¡comenzaron a “darle cuerpo” agregando antimonio y sal de bertolita! (Se descubrieron deficiencias en el uso de fulminato de mercurio “puro”; porque la detonación se produjo casi sin formación de gases y la presión necesaria para la combustión completa de la pólvora no se creó adecuadamente. Y para las pólvoras sin humo que aparecieron más tarde, también fue necesario para aumentar la temperatura de combustión de la composición iniciadora Entonces, el "fulminato de mercurio" mejorado consta de 35% de mercurio (ignición), 25% de antimonio (temperatura de combustión), 40% de sal de Berthollet (oxígeno para la combustión) ...) Pero había también intenta prescindir por completo del mercurio... A principios del siglo XIX, el armero Pauli utilizaba imprimaciones de “cloruro de potasa” (sal de Berthollet) en sus cartuchos... [La composición aproximada de dicha imprimación: sal de Berthollet, vidrio triturado, azufre, goma... añadir un poco más de antimonio y hollín (carbón)] En los años 19 del siglo XIX apareció en Francia una cápsula “francesa” de picrato de plomo...
    1. +6
      Abril 7 2024 10: 48
      PD: Cuando en mi juventud me fascinaba el tema de las caídas, logré encontrar 2 o 3 "sustancias" adecuadas para su uso como compuestos iniciadores y adecuadas para su producción en el siglo XVIII.
      1. +5
        Abril 7 2024 12: 02

        Nikolaevich I
        Hoy, 10: 48
        PD: Cuando en mi juventud me fascinaba el tema de las caídas, logré encontrar 2 o 3 "sustancias" adecuadas para su uso como compuestos iniciadores y adecuadas para su producción en el siglo XVIII.

        No puedo resistirme, lo estoy jurando.
        ¡¡¡A finales del siglo pasado perdimos mucho en la persona de Nikolaevich!!!
        riendo
        1. +3
          Abril 7 2024 14: 32
          Cita: Kote pane Kohanka
          A finales del siglo pasado, perdí mucho...

          Que lloren esos siglos que no nos entendieron, que se “muerdan los labios” esos “expertos” que no nos apreciaron… (¡Himno de los sicarios!) guiño
          PD: ¡Vladislav-prosit! bebidas
          1. +2
            Abril 7 2024 17: 11
            Que lloren esos siglos que no nos entendieron, que se “muerdan los labios” esos “expertos” que no nos apreciaron (¡Himno de los caídos!)

            ¡Sí, con tus inclinaciones, me temo que varios miembros de Narodnaya Volya y otros militantes se morderían los “labios”! ¡¡¡Al menos pasaron a la historia como amigos de Kotovsky o compañeros de armas de Stalin!!!
            1. +2
              Abril 7 2024 18: 58
              ¿Por qué estás tan “triste” conmigo? ?(¡amigo de Kotovsky, camarada de Stalin!)... ¡Pero también puedo “usar una máquina de escribir”!
              1. +1
                Abril 8 2024 05: 24
                ¿Por qué estás tan “triste” conmigo? ?(¡amigo de Kotovsky, camarada de Stalin!)... ¡Pero también puedo “usar una máquina de escribir”!

                ¡¡¡Sí, infernal!!!
                Buenos dias lol
                1. 0
                  Abril 8 2024 18: 40
                  Y no te enfermes! hi -------------------------------------------------- ----------------------
  9. +2
    Abril 8 2024 16: 16
    Muchas gracias al autor por una historia interesante.

    Siempre me sorprendió el monstruoso calibre de las armas de esos años; aparentemente, el calibre compensaba la débil energía de la carga.

    El de 14 mm es un rifle antitanque de la primera mitad del siglo XX, y aquí hay un arma de 20 mm estriada, mientras que en el siglo XIX ya no había tropas blindadas. Calibre monstruoso (no hablo de un seudónimo :)).
    1. +3
      Abril 8 2024 18: 26
      Cita: S.Z.
      calibre monstruoso

      Da aún más miedo tener las balas de esta arma en tus manos. Si uno de estos golpea un hueso de tu mano, te arrancará completamente el brazo. Y en el cofre... ni siquiera sé qué tipo de agujero habrá...
    2. 0
      Junio ​​14 2024 21: 36
      Cita: S.Z.
      el monstruoso calibre de las armas de esos años; aparentemente, el calibre compensó la débil energía de la carga.

      La pólvora negra no puede desarrollar presiones superiores a 2000 atm, ni siquiera bajo una bala alargada. Y más aún con una pistola de bolas, por lo que la velocidad de la bala es bastante baja, apenas superior a la supersónica. Pero la raíz principal del problema está en la tecnología de fabricación del cañón, de hecho, se trataba de un tubo soldado por forja alrededor de la varilla; . Por tanto, era más difícil fabricar un cañón de pequeño calibre.
  10. 0
    Abril 9 2024 23: 10
    Parece que el mecanismo masivo se abandonó por dos motivos:
    1. Peligro de detonación de pequeñas partículas de fulminato atrapadas en los espacios entre el dispensador y el contenedor principal.
    2. Un aumento paulatino de la dosis de fulminato debido a un aumento del volumen de la cámara en la que se produjo la explosión. Con el uso repetido esto era inevitable.
    Bueno, es más seguro almacenar fulminato de mercurio en cápsulas que en contenedores grandes. Y por la salud también.
    Buen material, con divulgación adicional en los comentarios. Gracias !