Military Review

Al borde del abismo nuclear.

10
Al borde del abismo nuclear.



Hasta hace poco, una mesa colgaba en una de las mesas en el vestíbulo del restaurante Occidental en Washington: "En el tenso período de la crisis caribeña en octubre 1962, el misterioso" Sr. X "ruso habló con el corresponsal de la compañía de televisión ABC John Scali alrededor de esta mesa. Sobre la base de esta reunión, se evitó la amenaza de una guerra nuclear ".

Este misterioso ruso fue Alexander Semenovich Feklisov, residente de la inteligencia de la KGB en Washington. Y una década y media antes de estos eventos, participó directamente en la obtención de la información más importante sobre temas atómicos.

Formacion del cientifico


Alexander Semenovich Feklisov nació en marzo 9 en Moscú a las puertas de Rogozhskoy, en la calle Rabochaya, en la familia de un agente de ferrocarriles, que venía de los campesinos de la provincia de Tula, en Moscú. En 1914, se graduó de la escuela ferroviaria de siete años, luego - la F.E. Dzerzhinsky en el depósito de locomotoras "Moscow-1929" del ferrocarril Kursk. Trabajó como asistente de conductor en el tren. En 1, se graduó en la Facultad de Radio del Instituto de Ingenieros de la Comunicación de Moscú (MIIS) y fue enviado a trabajar en las agencias de seguridad del estado con la admisión para estudiar en la Escuela de Propósito Especial (SHON) de la NKVD, que capacitó a personal para inteligencia extranjera.

Los días de estudio intenso, de comprensión de los conceptos básicos de la inteligencia comenzaron: disciplinas especiales, un idioma extranjero y capacitación política. Se dedicaron muchas horas a la enseñanza de la transmisión telegráfica y a la escucha de texto numérico y alfabético en código Morse. A partir de esto, Alexander se dio cuenta de que, aparentemente, debía trabajar en el extranjero como operador de radio de reconocimiento.

Después de graduarse de Shona, Feklisov se inscribió en el departamento de inteligencia extranjera de los órganos de seguridad del estado de EE. UU. Se anunció que pronto lo enviarían a trabajar a los Estados Unidos.

En octubre, 1940, el joven oficial de inteligencia fue enviado a una pasantía en el departamento estadounidense del NKID de la URSS. En aquellos días, existía una práctica cuando los diplomáticos que se iban al extranjero eran recibidos por Vyacheslav Molotov, comisario popular de asuntos exteriores. Alejandro no fue la excepción. El Comisario del Pueblo comenzó su conversación con Feklisov y otros dos diplomáticos que habían sido asignados a trabajar en Inglaterra, enfatizando que su camino hacia su destino era a través de Japón, como la guerra en Europa. Molotov estaba interesado en dejar biografías, estado civil y otros asuntos. Cuando le llegó el turno a Alexander y él dijo que aún no estaba casado, la reacción del Comisario fue instantánea:

- ¿Cómo estás tú, querida, en ralentí? No estamos enviando solteros al extranjero, especialmente en los Estados Unidos. Allí inmediatamente recogerás a una hermosa rubia o morena, ¡y la provocación está lista!

Sin embargo, el oficial de personal del NKID intervino en la conversación y observó que los "compañeros de trabajo principales" (es decir, la gestión de inteligencia) caracterizan a Alexander Feklisov como una persona política y moralmente estable, y además, las niñas solteras trabajan en la embajada soviética y en otras instituciones soviéticas en los Estados Unidos. y puede encontrar entre ellos a su compañero de vida (por cierto, eso es lo que sucedió después). Molotov estuvo de acuerdo con esta opinión, y la cuestión del viaje de negocios se resolvió positivamente.

Al dirigirse a los diplomáticos, el comisario del pueblo destacó que tendrían que trabajar en las condiciones de una guerra mundial inminente. Pidió a los diplomáticos que se centraran en su trabajo futuro en la identificación de planes secretos y pasos reales de Estados Unidos y Gran Bretaña, con el objetivo de acercarse a Alemania y la posible conclusión entre ellos de una alianza antisoviética. Durante la conversación, Molotov señaló repetidamente la necesidad de utilizar todos los medios para identificar los planes secretos de estos países en relación con la URSS.

La preparación de Feklisova para trabajar en la residencia de Nueva York llegó a su fin. En diciembre, se hizo un transmisor de radio para él en 1940. Sus pruebas se llevaron a cabo en dos etapas: desde el centro de transmisión en el edificio del NKVD en Lubyanka, Feklisov estableció contacto con los centros de radio en Minsk, Kiev y Ashkhabad. Cuando él resolvió esta tarea, un joven oficial de inteligencia fue enviado a Batumi para organizar las comunicaciones de radio con Moscú. Era un ensayo general antes de un viaje al extranjero. A principios de enero, 1941, Feklisov anunció que tenía que ir a Nueva York lo más rápido posible.

Mar


El explorador fue a 17 en enero 1941 por primera vez. Su largo viaje desde Moscú a trabajar en el extranjero duró más de un mes y se extendió a través de Vladivostok, y luego a través de Japón. Desde Yokohama, Alexander partió con el vapor Yavota-Maru a San Francisco, y de allí en tren a Nueva York. En la capital comercial y financiera de los Estados Unidos, llegó solo 27 en febrero.

En el consulado general de la URSS en Nueva York, Feklisov se desempeñó como un puesto de aprendiz para la cobertura. Los deberes de cobertura del oficial de inteligencia incluían trabajar con los ciudadanos soviéticos despachados y residentes permanentes en el territorio del distrito consular, así como con los marineros de los buques mercantes soviéticos que visitaban los puertos estadounidenses.

En los primeros meses de su estadía en los EE. UU., “Kalistrat” (como el seudónimo operacional de un operativo) se familiarizó con la ciudad, mejoró sus habilidades lingüísticas y estudió la situación operativa del agente en el país.

Solo en abril, 1941 del año, se anunció que, de acuerdo con la tarea del Centro, tendría que resolver el problema de establecer una comunicación de radio secreta de dos vías entre la estación y el Centro.

Aclararemos que en los años anteriores a la guerra, el problema de establecer comunicaciones de radio estables a través del Atlántico era en sí muy complejo debido a la imperfección del equipo. Además, de acuerdo con la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas, firmada en 1815, el uso de la radio para transmitir mensajes cifrados no estaba previsto en absoluto. Cada embajada cifró sus envíos y, de esta forma, los envió al telégrafo internacional como telegramas ordinarios, pagando la tarifa correspondiente. Para cualquier mensaje, tuvo que pagar una gran cantidad de dinero en divisas, sin mencionar el hecho de que los servicios especiales locales recibieron copias de los mensajes cifrados. Por lo tanto, el uso de comunicaciones de radio secretas de larga distancia para la transmisión de mensajes de inteligencia cifrados fue una tarea muy urgente.

Al mismo tiempo, el oficial de inteligencia se vio obligado a traducir los materiales de información recibidos por la agencia de los agentes al ruso, recoger los lugares de reunión con los agentes de otros funcionarios de la estación y realizar visitas a los extranjeros que visitaron el consulado soviético y tenían posibles intereses de reconocimiento.

Kalistrat comenzó a trabajar en el establecimiento de comunicaciones de radio de dos vías con el Centro. Al principio, no pudo ponerse en contacto con Moscú debido al hecho de que el consulado soviético, donde se encontraba el equipo, estaba rodeado de rascacielos. Sin embargo, más tarde instaló una antena alta y Moscú comenzó a recibir sus señales durante el día y la noche. La residencia de Nueva York comenzó a utilizar comunicaciones de radio estables con el Centro para transmitir telegramas urgentes. Cabe señalar aquí que los estadounidenses, al eludir la Convención de Viena, tuvieron en Moscú un contacto por radio no oficial con Washington.

Como vemos, el comienzo de la actividad operativa activa de "Kalistrat" ​​en Nueva York coincidió con la implacable guerra que se aproxima. Los periódicos locales escribieron abiertamente sobre la inevitabilidad de la confrontación militar germano-soviética. El embajador soviético en los EE. UU., Konstantin Umansky, hablando en una reunión del personal diplomático del consulado general en Nueva York a finales de abril 1941, dijo sin rodeos: "Hitler está borracho de éxito. En Europa, no hay poder que pueda detener a los fascistas. Hitler se está preparando para un ataque a la URSS, y al parecer, la guerra con Alemania, con todo nuestro deseo, no se puede evitar ".

La predicción del embajador pronto se hizo realidad. En la mañana de junio, 22, “Kalistrat” fue informado del ataque traicionero de Alemania a la URSS. Los empleados del consulado general fueron trasladados a la ley marcial.

Pronto, a Kalistrat se le encomendó el desarrollo de una serie de prometedores extranjeros, además de dirigir una agencia valiosa en el área de inteligencia científica y técnica. El operador hizo frente con éxito a las tareas. Trabajó activamente en los problemas del atómico americano. armas. También se recibió valiosa información militar y se envió al Centro desde sus fuentes. aviación y la naciente cohetes y la electrónica, incluidos los últimos tipos de sonares, radares, sistemas de avistamiento, fusibles antiaéreos, computadoras y materiales secretos de la tecnología para la producción de dispositivos eléctricos de vacío.

Kalistrat trabajó en USA hasta septiembre de 1946. Después de regresar a Moscú, fue destituido "bajo el techo" en el Ministerio de Relaciones Exteriores, donde ocupó el cargo de Secretario de 3 para el Departamento de Asuntos de la ONU.

En la isla


A principios de agosto, 1947, se decidió enviar a Feklisov a Inglaterra a la posición de diputado residente en el área de inteligencia científica y técnica. Y ya a mediados de septiembre se reuniría en Londres con el agente "Charles", el científico nuclear Klaus Fuchs.

Después del famoso discurso de Fulton del ex primer ministro británico Winston Churchill, quien anunció la introducción del telón de acero contra la URSS (5 marzo, 1946, en Westminster College de la ciudad estadounidense de Fulton, Misuri), Occidente comenzó un largo período de confrontación con nuestro país, conocido como "frío" la guerra La residencia en Londres se enfrentó con la tarea de identificar los planes secretos de los Estados Unidos y Gran Bretaña para prepararse para una guerra real con la Unión Soviética, así como obtener información secreta confiable sobre el progreso del trabajo en estos países para la creación de armas nucleares.

La primera reunión del explorador con Klaus Fuchs tuvo lugar en un pub en una zona remota del centro de Londres. Después de intercambiar una contraseña y recordar, "Kalistrat" ​​y Fuchs abandonaron el bar y continuaron reuniéndose en la calle. Un extranjero trajo materiales importantes sobre la tecnología de producción de plutonio al operador, que recibió en el British Atomic Research Center en Harwell. "Kalistrat" ​​le dio al agente una tarea para la próxima reunión. Después de revisar las preguntas de la tarea, Fuchs observó que, según su contenido, podía llegar a la conclusión de que en dos años en la Unión Soviética se crearía una bomba atómica. Su predicción se hizo realidad: la primera bomba atómica, creada en la URSS por los esfuerzos de los científicos soviéticos con la tremenda ayuda de Klaus Fuchs y otros asistentes de inteligencia extranjeros confiables, fue detonada en el sitio de prueba de Semipalatinsk 29 de agosto del año, finalmente enterrando el monopolio estadounidense en esta área.

Más tarde, en una de sus entrevistas, refiriéndose al papel de la inteligencia en la creación de la bomba atómica soviética, Feklisov enfatizó:

“Y no pretendemos nada. La inteligencia produjo información valiosa de alto secreto, y nuestros científicos trabajaron en el problema. Cada uno hizo lo suyo. Por cierto, la información científica y técnica más confiable y prometedora se vuelve útil solo cuando cae en suelo fértil, cuando se comprende su importancia. Sucedió con información sobre las armas atómicas.

Nuestra bomba fue creada por científicos, ingenieros, trabajadores, no inteligencia. En condiciones increíblemente difíciles, lograron en poco tiempo crear un escudo atómico para la Patria. Y la información obtenida por la inteligencia solo aceleró este trabajo. Sin embargo, una de las cartas de Igor V. Kurchatov a la dirección de la URSS MGB subrayó: "la inteligencia soviética proporcionó una asistencia invaluable en la construcción de armas nucleares soviéticas". Al evaluar los méritos de nuestra inteligencia y los científicos en la creación de la bomba atómica soviética, el académico Kurchatov señaló que están en la proporción de cincuenta y cincuenta ".

La prueba de la primera bomba atómica en la URSS causó un shock en todo el mundo y un choque para la elite gobernante de los Estados Unidos, quienes creían que nuestro país estaba detrás de los EE. UU. En esta área por 10 - 15 años.

En círculos gubernamentales en los Estados Unidos e Inglaterra, llegaron a la conclusión de que los secretos de las armas atómicas fueron robados por agentes soviéticos que trabajaban en el American Nuclear Research Center en Los Alamos, donde se creó la bomba atómica estadounidense. El FBI ha comenzado una investigación a fondo. Todas las personas que vinieron a Los Álamos, incluido Klaus Fuchs, han sido estudiadas activamente. Se encontró que se adhirió a la izquierda, habló favorablemente de la URSS. Además, en uno de los documentos enviados a los servicios de inteligencia canadienses en septiembre 1945 por el codificador desertor de la residencia GRU en Ottawa Igor Guzenko, se mencionó el nombre de nuestro agente.


Residente de la inteligencia extranjera soviética Alexander Semenovich Feklisov. Washington, año 1963


La contrainteligencia británica llevó a Klaus Fuchs a un desarrollo intensivo, y en febrero, 3 en 1949, fue arrestado y luego condenado a 14 en prisión. Posteriormente, la Comisión de Energía Atómica de EE. UU. Llegó a la conclusión de que transmitió a la Unión Soviética los secretos para producir la bomba de hidrógeno, que, como sabemos, nuestro país creó a los estadounidenses más antiguos.

Klaus Fuchs fue liberado de una prisión inglesa en junio 1959, nueve años y medio después de la sentencia. Rechazó propuestas muy prestigiosas para participar en trabajos científicos en Occidente y voló a Berlín Este. En los años 48, el científico comenzó su vida desde cero. Se casó, trabajó como subdirector del Instituto de Física Nuclear, leyó conferencias sobre física y filosofía. Más tarde se convirtió en miembro de pleno derecho de la Academia de Ciencias de la RDA, ganador del Premio Estatal de primer grado.

Dado que en Inglaterra 1947 - 1949 había un régimen de contrainteligencia extremadamente difícil, cada reunión de "Kalistrat" ​​con Klaus Fuchs se elaboró ​​a fondo, y el plan para su conducta se discutió y acordó con el Centro. Como resultado, todas las reuniones con el agente se llevaron a cabo en un ambiente tranquilo. Kalistrat y el propio Fuchs no cometieron ningún error que pudiera llevar al fracaso de la fuente. Fue arrestado sólo como resultado de la traición.

En relación con el inicio del juicio de Klaus Fuchs, el Centro decidió terminar la misión oficial de Kalistrat. A principios de abril 1950, regresó a Moscú.

Y otra vez en estados unidos


Desde la mitad de 1950 hasta agosto 1960, Alexander Feklisov ocupó varios cargos de alto nivel en el aparato central de inteligencia extranjera. Al mismo tiempo, en el período comprendido entre junio 1953 y diciembre 1955, estuvo en Praga, siendo el principal asesor adjunto del Ministerio del Interior, el KGB de inteligencia en el Ministerio del Interior de Checoslovaquia.

En 1959, participó directamente en la organización y la seguridad de la visita del primer secretario del Comité Central del PCUS, Presidente del Consejo de Ministros de la URSS N.S. Khrushchev en los Estados Unidos.

En la primavera de 1960, el liderazgo de inteligencia decidió enviar a Feklisov un residente de la KGB en los Estados Unidos. Dirigió la estación de Washington.

Esta fue la altura de la Guerra Fría. Enero 1 El 1959 del año en que las tropas de Fidel Castro ingresaron a La Habana. El dictador Batista huyó del país en desgracia. En Cuba, la revolución fue victoriosa, lo que asustó mucho a la elite gobernante de los Estados Unidos, que estaba acostumbrada a considerar a la Isla de la Libertad como su colonia. El presidente estadounidense, Dwight Eisenhower, hostil al régimen de Castro. Reemplazándolo en 1961 en este post, el presidente John F. Kennedy recogió la batuta de Eisenhower. Tenía planes de invadir a Cuba para derrocar al gobierno revolucionario de Castro.

El centro ha establecido una tarea para el residente "Kalistrat" ​​para extraer información secreta sobre los planes de Estados Unidos para Cuba. Se adquirieron fuentes de información y se envió información confiable al Centro, a partir de la cual se preparó una invasión de Cuba siguiendo las instrucciones de John F. Kennedy. Se estableció la fecha exacta del desembarco de mercenarios en la isla. Como resultado de las medidas tomadas por la Unión Soviética y los cubanos, la intervención estadounidense en el área de Bahía de Cochinos fracasó. Los destacamentos de mercenarios inmigrantes fueron aplastados y arrojados desde el territorio de la Isla de la Libertad.

Sin embargo, John Kennedy no se calmó. Comenzó a preparar una nueva intervención, cuyo nombre en código era Mangosta. El responsable de la operación fue designado por su hermano, el secretario de Justicia Edward Kennedy. A principios de la primavera de 1961, dos pescadores de la parte sur de Florida, donde se concentraban los destacamentos invasores, llegaron a la sección consular de la Embajada de la URSS en Washington. Trajeron un mapa y mostraron en él rutas a través de las cuales los estadounidenses lanzan armas, explosivos y diversos medios técnicos a Cuba. En una conversación con un representante de la inteligencia soviética, expresaron la opinión de que Estados Unidos estaba preparando una nueva invasión de Cuba y le pidieron que informara al gobierno de Fidel Castro sobre esto.

Se envió un telegrama correspondiente a Moscú con una solicitud para informar al gobierno cubano. Esta solicitud ha sido completada. Al mismo tiempo, la estación encabezada por Kalistrata, a través de sus canales secretos, señaló a la atención del Departamento de Estado que la contrainteligencia cubana controla las rutas de personas y armas que la inteligencia estadounidense debe llevar a la isla. También hubo un evento para "filtrar" información direccional. De acuerdo con ella, la agencia de contrainteligencia cubana presuntamente entregó a varios contrarrevolucionarios que habían sido abandonados a Cuba y estaban jugando con la CIA con su ayuda para obtener la mayor cantidad de dinero y armas posible.

El secretario de Estado estadounidense Dean Rusk estaba furioso. Tuvo una conversación seria con John Kennedy, como resultado de lo cual la CIA se vio obligada a reducir significativamente la transferencia de sus agentes a Cuba. Sin embargo, esto no condujo a la cancelación de la Operación Mangosta. John Kennedy todavía estaba preparando el derrocamiento de Fidel Castro. El gobierno soviético, a petición de Cuba, comenzó a proporcionar asistencia económica y militar masiva a este país. Conociendo los planes de los Estados Unidos, Nikita Khrushchev decidió colocar en Cuba ojivas nucleares soviéticas capaces de atacar el territorio de los Estados Unidos, incluyendo Washington y Nueva York. Octubre 14 1962, el avión de reconocimiento estadounidense "U-2", registró la construcción de lanzamisiles en Cuba.

John Kennedy creó inmediatamente una "sede de crisis": el Comité Ejecutivo del Consejo de Seguridad Nacional, que incluía al vicepresidente, al secretario de estado, al secretario de defensa, al director de la CIA y otros. Se han tomado medidas estrictas para evitar la fuga de información. Los representantes del ejército y la CIA estaban a favor de una invasión inmediata de Cuba, pero el presidente estadounidense dudó. Compartió la opinión del Ministro de Defensa Robert McNamara de que, en caso de un bombardeo de lanzamisiles, los especialistas soviéticos podrían ser asesinados, lo que inevitablemente llevaría a la Unión Soviética a entrar en conflicto.

El hecho de que la URSS colocara misiles nucleares en Cuba capaces de golpear a los Estados Unidos, la administración de los Estados Unidos no se atrevió a declarar públicamente durante mucho tiempo, y solo la amenaza de la oposición que informaba a la población de forma independiente obligó a John Kennedy a hacer un discurso por radio a la nación. Esto noticias causó un pánico en los Estados Unidos. Más de un millón de estadounidenses abandonaron urgentemente los Estados Unidos y se refugiaron en México y Canadá. Kennedy decidió establecer un bloqueo de cuba. Así surgió la crisis caribeña, que puso al mundo al borde de una catástrofe nuclear. La residencia de la KGB en Washington trabajó las 24 horas del día, reuniendo información operativa actual sobre los planes de Estados Unidos para Cuba.

Octubre 22 1962, en el apogeo de la crisis del Caribe, Kalistrata fue invitado a desayunar por el renombrado periodista estadounidense John Scali, con quien el agente mantuvo contacto oficial periódicamente. Se conocieron en el restaurante del hotel "Occidental". Scali parecía preocupado. Sin prefacios, comenzó a acusar a Jruschov de agresión. El explorador paró los ataques del periodista con ejemplos de la política estadounidense que rodeaban a la URSS con una red de bases militares equipadas con armas nucleares. También mencionó el vuelo del avión espía U2, la agresión contra Cuba. Al final de la conversación, Scaly dijo que en la tarde del mismo día, John F. Kennedy se dirigirá a las personas en las que anunciará las medidas tomadas contra Cuba.

La situación se está calentando cada día. Octubre 26 "Kalistrat" ​​invitó a Scali a almorzar. El periodista, a su vez, informó sobre la próxima reunión con el representante soviético, el secretario de Estado Dean Rasku, quien informó al presidente John F. Kennedy al respecto. Aparentemente, los estadounidenses entendieron que "Kalistrat" ​​no era solo el primer secretario de la Embajada de la URSS, sino que también representaba a algún otro servicio soviético: el GRU o la KGB. John Kennedy ordenó informar al diplomático soviético que el tiempo no sufre, por lo tanto, el Kremlin debe hacer una declaración urgente sobre su consentimiento incondicional para retirar los misiles de Cuba.

Durante la conversación con un periodista estadounidense, el oficial de inteligencia enfatizó que la invasión estadounidense de Cuba le daría a Khrushchev libertad de acción en otra parte del mundo, por ejemplo, en Berlín Occidental. Estas palabras entusiasmaron al estadounidense, y de inmediato se las transmitió a John F. Kennedy. La reacción del presidente de los Estados Unidos fue instantánea. En la tarde del mismo día, Scali llamó a la embajada soviética y le pidió a Kalistrat que se reuniera con él con urgencia. En esta reunión, Scali entregó las propuestas de reconocimiento del presidente de los Estados Unidos al jefe de la Unión Soviética, Khrushchev, para resolver la crisis. Su esencia se redujo a lo siguiente: la URSS desmantela y retira inmediatamente sus lanzacohetes de Cuba bajo el control de la ONU; Los Estados Unidos levantan el bloqueo de Cuba y se comprometen públicamente a no invadir la Isla de la Libertad.

Scali agregó que este acuerdo podría formalizarse dentro de la ONU. El representante soviético hizo hincapié en que trasladaría estas propuestas de inmediato al embajador soviético de Kennedy. Sin embargo, Anatoly Dobrynin se negó a enviar un telegrama a través de la embajada. Luego, "Kalistrat" ​​lo transfirió al Centro cifrando la residencia.

Octubre 27 Scaly convocó a "Kalistrat" ​​a la reunión. Comenzó a culpar al diplomático por la falta de reacción de la parte soviética a las propuestas de Kennedy. El explorador respondió que las líneas de comunicación estaban sobrecargadas, pero la respuesta de Khrushchev seguramente seguiría. Y de hecho, la respuesta del líder soviético llegó el domingo 28 de octubre. La Unión Soviética aceptó la propuesta de Estados Unidos de desmantelar misiles en Cuba. A cambio, Estados Unidos se comprometió a retirar sus misiles Júpiter de Turquía y no a atacar a Cuba. La crisis caribeña se resolvió con éxito. El residente de la KGB en Washington "Kalistrat" ​​también contribuyó a este asunto.

En 1964, el viaje de negocios de reconocimiento a los Estados Unidos terminó.

Al regresar a Moscú, Alexander Feklisov trabajó en altos cargos en la PGU de la KGB de la URSS. Desde 1969 ejerció la docencia: fue subdirector del Instituto KGB de la Bandera Roja (ahora Academia de Inteligencia Extranjera) y, al mismo tiempo, director de una de sus facultades. Candidato histórico ciencias. Dedicó mucha fuerza y ​​energía a la educación de los futuros exploradores.

En 1974, el coronel Feklisov se retiró por edad. Por servicios en el trabajo de inteligencia, recibió dos Órdenes de la Bandera Roja del Trabajo, la Orden de la Guerra Patriótica del grado 1, dos Órdenes de la Estrella Roja, la Orden de la Insignia de Honor, muchas medallas y las insignias "Oficial Honorario de Seguridad del Estado" y "Para servir en inteligencia ".

Al retirarse, Feklisov tomó parte activa en la educación de la joven generación de oficiales de inteligencia extranjeros, participó en actividades de investigación y periodísticas. En 1994, se publicó su libro de memorias "En el extranjero y en la isla", y en 1999, el "Reconocimiento de un Scout". En ellos, Alexander Feklisov habló de forma accesible sobre sus actividades de inteligencia en el extranjero.

15 Junio ​​1996, por el Decreto del Presidente de la Federación Rusa, Alexander Semenovich Feklisov recibió el título de Héroe de Rusia por su destacada contribución para garantizar la seguridad de nuestro país.

Alexander Semenovich murió el mes de octubre 26 2007 del año.
autor:
Originador:
http://nvo.ng.ru/history/2014-03-07/14_nuclear.html
10 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe login.
  1. borrado
    borrado Abril 1 2014 10: 22
    +3
    Hubo momentos en que la URSS, incluso con el bastardo Jruschov, dictó su voluntad al mundo. ¡Esto aún no puede ser perdonado por amigos jurados!
    1. platitsyn70
      platitsyn70 Abril 1 2014 10: 54
      +2
      Hubo momentos en que la URSS, incluso con el bastardo Jruschov, dictó su voluntad al mundo. ¡Esto aún no puede ser perdonado por amigos jurados!
      Han pasado años y la madre de Kuzkina vive.
  2. Lumumba
    Lumumba Abril 1 2014 10: 41
    +1
    Exactamente. Con la debida falta de respeto a Jruschov, vale la pena reconocer el hecho de que él le dio a los estados un gran problema sobre el asesinato.
  3. VNP1958PVN
    VNP1958PVN Abril 1 2014 10: 52
    0
    ¡Oh, había gente hoy en día!
  4. zao74
    zao74 Abril 1 2014 11: 09
    0
    El destino del hombre es servir a la Patria ... Es imposible imaginar lo mejor.
  5. Navy1301
    Navy1301 Abril 1 2014 11: 12
    0
    ¿Ahora de quién es el tiempo? ¿no la nuestra?
  6. Mareman vasilich
    Mareman vasilich Abril 1 2014 11: 22
    0
    Sí, fue una fuerza. ¡Gloria eterna a los soldados soviéticos rusos! Los soldados del frente visible e invisible.
  7. alex47russ
    alex47russ Abril 1 2014 11: 31
    0
    ¡Es necesario recuperar la superioridad perdida! ¡Espero que Putin y su política nos vuelvan a convertir en un súper poder!
  8. San_aa
    San_aa Abril 1 2014 12: 04
    +1
    Sí, antes era posible encontrarse en el café, en el parque. Ahora es más difícil. Creo que ahora tenemos a Estados Unidos para los "sacerdotes".
  9. pvli74
    pvli74 Abril 2 2014 16: 03
    0
    Este hombre merece respeto, premios y el recuerdo eterno de las personas a las que sirvió, creo que ahora no hay pocas personas en el servicio de seguridad, cuya verdad no sabremos pronto.