Military Review

Sahara sin conquistar. El destino de la república "parcialmente reconocida".

4
No todos los países del mundo tienen la suerte de ser incluidos en la lista de los llamados "estados reconocidos". Muchos países siguen siendo parcialmente reconocidos, es decir, varios estados reconocen su independencia, otros prefieren abstenerse o negar su estatus de soberano. Hace un par de años había cuatro de estos estados en el espacio postsoviético. Estos son la República de Abjasia, la República de Osetia del Sur, la República de Nagorno-Karabaj, la República de Moldavia de Transdniéster. En la actualidad, Donetsk y la República Popular de Luhansk se han agregado a la lista.


Como regla general, los estados no reconocidos surgen como resultado de contradicciones y conflictos etnopolíticos. Además, el camino hacia la existencia independiente, aunque sin el reconocimiento de la "comunidad mundial", suele ser el único camino para tales países: una sangrienta lucha por la soberanía nacional, que se basa en su propia fuerza o en el apoyo de estados simpatizantes o interesados.

Sahara sin conquistar. El destino de la república "parcialmente reconocida".


27 febrero marca el Día de la Independencia de la República Árabe Sahara-Democrática (RASD), mejor conocido por el lector de habla rusa como el "Sahara Occidental". Este remoto estado del desierto declaró su independencia en el año 1976, hace treinta y nueve años. Los saharauis ya nacieron y llegaron a la mediana edad, cuyo nacimiento se produjo en el año de la independencia, pero el país todavía se encuentra entre los "estados parcialmente reconocidos". A diferencia de muchos otros colegas en la desgracia, el Sáhara Occidental todavía tiene el reconocimiento de un número significativo de países en el mundo. La RASD reconoce a los países 60 del mundo, miembros de la ONU y la República de Osetia del Sur, como estado independiente. Los países 47 del mundo tienen relaciones diplomáticas con SADR, incluidos los estados 29 intercambiados con embajadores con el Sahara Occidental. Sin embargo, durante casi cuarenta años, el estado oficial del Sáhara Occidental no ha sido claro. Esto se debe al hecho de que el territorio del país, ubicado en la costa noroeste del continente africano, donde el gran desierto del Sahara está en contacto con el Océano Atlántico, ha sido durante mucho tiempo una "manzana de la discordia". Es reclamado por Marruecos, que actualmente controla la mayor parte del territorio del Sáhara Occidental, y la República Democrática Árabe del Sahara, que controla la parte oriental del país.

Tierra de los "grandes nómadas"

El Sáhara Occidental es una región específica incluso para los estándares del continente africano. La condición de estado como tal nunca ha existido aquí: el territorio del desierto era una "zona tribal" donde las tribus bereberes y árabes vagaban. Al mismo tiempo, en las profundidades del desierto, se formaron los cimientos de los futuros estados árabes-bereberes, que conquistaron no solo las tierras del norte y oeste de África, sino también los países de la Península Ibérica. La parte norte del Sáhara Occidental se llama "Segiet el Hamra" - "Red Stream", y la parte sur - "Wadi Zahab", o en español, "Rio de Oro" - "Río Dorado". Desde la antigüedad, las tierras desérticas del Sáhara Occidental estaban habitadas por las tribus nómadas bereberes de Sanhaji, que más tarde se sometieron a la islamización y fueron parcialmente arabizadas. En el proceso de islamización, el árabe, más precisamente, su dialecto norteafricano "Hassania", fue adoptado como el principal idioma hablado por la mayoría de la población del Sahara Occidental. Solo una pequeña parte de los nómadas que viven en la parte norte del país, hasta el presente, mantiene el dialecto bereber tashelhit.



Medieval y nueva historia El Sahara Occidental es una historia de "tránsito" entre el norte y el oeste de África. Fue en el territorio del Sáhara Occidental que se formó el núcleo de la unión de tribus de Sanhaji y Lemtuns, que fundó el estado almorávide. La aparición de este estado fue el resultado de la unificación de las tribus árabes-bereberes de los sanhaji en torno a las ideas del renacimiento religioso. El líder de la tribu Lemtun, Yahya Ibn Ibrahim, quien hizo el hajj a La Meca en 1036, regresó de allí, lleno de descontento con el orden que prevalecía en su tierra natal, en el contexto de los musulmanes de Arabia, las costumbres que reinaban en el Magreb le parecían insuficientemente puras.

Si Yahya Ibn Ibrahim ejerció el liderazgo militar y político, entonces Abdullah Ibn Yasin al-Guzully ​​se convirtió en el inspirador religioso de las tribus del Sahara Occidental. Este hombre fundó la orden religiosa almorávide (del árabe al-Murabitun, "la gente del ribat", el ribat es la morada fortificada de las órdenes derviches). Después de la muerte de Yahya, Ibn Ibrahim al-Guzully ​​con sus partidarios se vio obligado a retirarse a Senegal, pero pronto reunió a personas de ideas afines y pudo ganar el poder en la confederación tribal de Sanhaji. Al mismo tiempo, Abdullah ibn Yasin al-Guzully ​​siguió siendo un líder religioso, y los líderes de la tribu Lemtun llevaron a cabo el liderazgo político-militar, primero Abu Bekr, luego Yusuf ibn Tashfin. Bajo el liderazgo de Yusuf, el ejército almoravidí conquistó Marruecos, capturando las ciudades más grandes de Fez, Tánger, Tlemcen y Ceuta.

En 1082, los musulmanes de España, que fueron derrotados en la lucha contra los estados cristianos de la Península Ibérica, apelaron al emir almorávide. Inicialmente, Yusuf se negó a los musulmanes españoles debido a la falta de fuerzas adecuadas, pero dos años más tarde, en 1084, aceptó su solicitud y trasladó tropas a la Península Ibérica. Inicialmente, tras derrotar a las tropas del rey de Castilla y León Alfonso VI en la batalla de Zallak (1086), los almorávides dejaron atrás la fortaleza de Algeciras y se retiraron de la península. Sin embargo, en 1090, la solicitud repetida de intervención de los musulmanes españoles hizo que los almorávides aparecieran en el territorio de la España moderna y conquistaran primero Granada y Málaga, y en el próximo 1091, Córdoba, Sevilla y Carmon. En 1102, los almorávides capturaron Valencia, y en 1110, Zaragoza. El poder de la dinastía sahariana occidental de los almorávides sobre la parte musulmana del sur de España persistió durante los años 1086-1146, hasta que fueron reemplazados por los Almohadis, representantes del nuevo movimiento religioso que surgió entre las tribus marroquí-árabes-bereberes y acusó a los almorávides de abandonar los principios del Islam. Los Almohads, cuyo apoyo fue formado por las tribus masmud, que habían rivalizado durante mucho tiempo con los Sanhaj, el apoyo de los Almoravides, retuvieron el poder de 1147 a 1269. Sin embargo, su imperio ya era inferior en tamaño al estado almorávide, ya que solo incluía a la España musulmana y Marruecos, pero no extendió su poder al territorio del Sáhara Occidental y Mauritania.

Después de desaparecer del mapa político del estado almorávide, el territorio del Sáhara Occidental se convirtió en un espacio no estatal. Aquí vivían los nómadas saharianos que no querían vincularse con ninguna frontera estatal. Solo una parte del territorio del norte del moderno Sahara Occidental estaba controlada formalmente por las dinastías marroquíes en diferentes momentos. Sin embargo, los gobernantes de Marruecos no dejaron de considerar al Sáhara Occidental como una esfera de influencia, aunque en realidad no tenían la capacidad de controlar la situación en esta región. Mientras tanto, la región del Sáhara Occidental desempeñó un papel importante en la comunicación comercial y cultural entre África occidental y septentrional. Caravanas de Mauritania, Mali, Senegal y Guinea viajaron a través del Sáhara Occidental a Marruecos y otros países del Magreb. De hecho, el principal tráfico transahariano en la parte occidental del Sahara pasó por la región. Las rutas comerciales estaban controladas por los "grandes nómadas" del Sahara, quienes recolectaban tributos de caravanas que pasaban.



El Sáhara español y la lucha por la independencia.

El creciente interés de los países europeos en el continente africano en el siglo XIX no hizo caso de las costas del Sahara Occidental, sino que atrajo la atención de los colonialistas españoles. Si en los siglos XVI-XVII. Los españoles, de acuerdo con la división de esferas de influencia, eran más activos en el Nuevo Mundo, y África fue entregada a los portugueses, luego en el siglo XIX los antiguos acuerdos sobre esferas de influencia ya no tenían poder. El continente africano fue colonizado por casi todos los estados europeos más o menos serios. Naturalmente, los poderes del nivel de Gran Bretaña o Francia obtuvieron impresionantes y ricos recursos humanos y naturales del territorio, y España, que se había debilitado en ese momento, se vio obligada a contentarse con los remanentes del "pastel colonial", incluido el Sahara Occidental, que no era atractivo para los colonizadores. .

De acuerdo con los resultados de la Conferencia de Berlín 1884, el Sahara Occidental se encuentra en la esfera de influencia de España. Tras esta decisión, Madrid comenzó los preparativos para el establecimiento de una colonia en la costa atlántica del Sahara. En 1886, una expedición de la Sociedad Española de Geografía Comercial encabezada por Julio Server Bevera, Felipe Rizzo y Francisco Quiroga llegó al sur del Sáhara Occidental y realizó los estudios topográficos necesarios en la región. En 1904, se anunció el establecimiento de la colonia Río de Oro, el río Dorado. En 1912, apareció otra colonia: el cabo Hubi, que incluía parte del territorio del sur de Marruecos. En virtud de un acuerdo con Francia, si se otorgaba la independencia al estado marroquí, España estaba obligada a devolver el Cabo Hubi a la jurisdicción de Marruecos. En 1920, una parte de Río de Oro se separó en una colonia separada de Agüera. En 1924, todas las colonias españolas de la región se unieron en una única colonia llamada el Sahara español. Este territorio no formaba parte del Marruecos español y se regía por separado de él.

Naturalmente, la aparición de los colonialistas españoles en el territorio del Sáhara Occidental no pudo sino provocar una reacción extremadamente negativa de la población local. Los nómadas orgullosos y guerreros del Sáhara Occidental, que no conocían el estado y eran fieles a sus tradiciones, no se consideraban sujetos de la administración colonial española. Sin embargo, los colonialistas españoles no lograron establecer un control total sobre todo el territorio del Sahara Occidental. A finales del siglo XIX - principios del siglo XX. Los españoles, así como los franceses que colonizaron Marruecos y Mauritania, enfrentaron una resistencia organizada de las tribus árabes-bereberes del Sáhara Occidental bajo el liderazgo del líder religioso y predicador Ma al-Ainin.

El nombre completo de esta persona se ve muy agradable - Muhammad Mustafa Ould Sheikh Muhammad Fadil bin Mamin al-Kalkami (1831-1910). Nació en 1831 en la familia de Sheikh Muhammad al-Fadil, quien fundó la tariqah Sufi (hermandad religiosa) Fadiliyah. En 1860, el Sr. Ma al-Ainin dirigió una parte de la hermandad Fadiliya, sobre la base de la cual más tarde creó su propia fraternidad religiosa, Ainiya. En 1887, el sultán de Marruecos le otorgó el título de Kaida. En el Sáhara Occidental y Mauritania, Ma al-Ainin ganó un gran número de partidarios, y en 1897, la concesión (sucursales) de la hermandad Ainiya Ma al-Ainin se permitió abrir en Marruecos: el entonces sultán Moulay Abd al-Aziz apoyaba las actividades religiosas. predicador

En 1898, la ciudad de Ma al-Ainin comenzó la construcción de la ciudad de Smara en la región de Segiyet al-Hamra. Se construyó una fortaleza, grandes mezquitas, centros comerciales, todo lo que necesita para convertir la ciudad en el centro administrativo, cultural y económico del Sahara Occidental. Cuando la expansión francesa y española en Marruecos y el Sáhara Occidental se intensificó, Smara se convirtió en el centro de la resistencia anticolonial, y Ma al-Ainin se convirtió en el líder de las tribus rebeldes del Sáhara Occidental. Consideró su objetivo de luchar contra los colonialistas europeos, y propuso la idea de jihad contra los conquistadores opuestos. Durante mucho tiempo, las autoridades militares francesas y españolas no pudieron hacer frente a los seguidores de Ma al-Ainin, que llevaron a cabo redadas de guerrilleros en puestos militares.
Durante mucho tiempo, el Sáhara Occidental español siguió siendo una colonia periférica y poco atractiva para Madrid. El gobierno español prestó mucha más atención a Marruecos español y Guinea española. Sin embargo, en el territorio del Sáhara español se formaron incluso sus propias tropas coloniales, que estaban al servicio del gobierno español, las "Tropas Nómadas" o Tropas Nomadas. El rango y el archivo de estas unidades se reclutó de entre los representantes de la población árabe-bereber local, y los puestos de oficiales fueron ocupados por soldados españoles. Además de las "Tropas Nómadas", la "policía del desierto" también estaba estacionada en el Sáhara Occidental, formada de acuerdo con un principio similar.

Reclamaciones marroquíes

La situación político-militar en la región comenzó a cambiar después de que Marruecos obtuvo la independencia del estado en 1956. Dado que Marruecos ha considerado durante mucho tiempo al Sáhara Occidental su territorio, España se hizo reclamos territoriales de inmediato. El primer escollo fue el enclave de Sidi Ifni, una ciudad en el sur de Marruecos, que cayó bajo el dominio español en 1860 y era parte de la colonia del África occidental española en el momento de la independencia marroquí. Marruecos consideró a Sidi-Ifni su territorio, incautado ilegalmente por los españoles, y en 1957, Madrid exigió la liberación de la ciudad. 10 Abril 1957 en Ifni comenzó disturbios, provocados por agentes marroquíes. El general Francisco Franco, que en ese momento estaba al frente del estado español, transfirió unidades del ejército de la Legión española al Sahara Occidental. 23 de octubre 1957 Un destacamento de 1,5 mil soldados marroquíes capturaron los suburbios de Sidi Ifni, las aldeas de Gülmen y Bu-Isargen. Noviembre 23 comenzó el asalto de Ifni por una división marroquí de dos mil. El asedio de Ifni comenzó. La guerra fue librada por unas pocas unidades de infantería, tanto del lado español como del marroquí.



Durante dos semanas, las tropas marroquíes retuvieron el control de casi todo el territorio de Ifni. La ciudad estaba sitiada, y los puestos militares españoles fueron constantemente atacados por las milicias movilizadas de las tribus del Sáhara Occidental. La defensa de Sidi Ifni fue llevada a cabo por hasta 7500 soldados del ejército y las milicias españolas. El asedio de la ciudad duró más de seis meses, hasta junio de 1958. En febrero de 1958, las tropas españolas, junto con las unidades francesas que acudieron en ayuda, intensificaron los esfuerzos para liberar a la colonia de las tropas marroquíes. Al menos 9000 soldados y oficiales españoles y 5000 franceses se concentraron en Ifni, así como 150 aviones. Solicitud aviación hizo el truco. En abril de 1958, España y Marruecos firmaron un acuerdo en virtud del cual España retuvo el dominio sobre Ifni, pero cedió el territorio del Cabo Hubi a Marruecos.

Sin embargo, después del acuerdo, las actividades subversivas de Marruecos en el Sáhara Occidental continuaron. Las autoridades marroquíes continuaron considerando el territorio del Sáhara Occidental como su esfera de influencia y esperaban que los españoles, tarde o temprano, liberaran a la colonia, y quedaría bajo el control de Marruecos. El debilitamiento de España tras la muerte de Francisco Franco desempeñó un papel decisivo en la liberación del Sahara occidental del dominio español. 6 en noviembre 1975 organizó el llamado Marruecos. Marcha verde al Sáhara Occidental, en la que participaron alrededor de 350 miles de personas. 18 noviembre 1975 España firmó el Acuerdo de Madrid, según el cual la administración española se retiró del territorio del Sáhara Occidental y la región quedó bajo el control de Mauritania y Marruecos.

El polisario

Sin embargo, España, Marruecos y Mauritania no tuvieron en cuenta los intereses de la población del Sáhara Occidental, algunos de los cuales insistieron en otorgar independencia política a la región. El frente del Frente POLISARIO-Narodny para la liberación de Segiet el-Hamra y el Río de Oro se convirtió en una expresión de los intereses de los partidarios de la independencia. Fue creado en mayo de 1973 por un grupo de estudiantes del Sáhara Occidental liderado por El-Wali Mustafa Syed (1948-1976).

El-Wali era un nativo del Sáhara Occidental, nacido en uno de los beduinos nómadas de los beduinos. En 1966, un joven ingresó en el Instituto Islámico de Taroudant, luego, en el Instituto de Rabat, donde estudió derecho y ciencias políticas. Mientras estudiaba en el instituto, El-Wali conoció a otros jóvenes radicales del Sáhara Occidental. Los jóvenes quedaron muy impresionados por los eventos de mayo 1968 en París. Después de graduarse, El-Ouali visitó los Países Bajos y Francia. Estaba muy preocupado por la situación política en su Sahara Occidental natal y en 1972, luego de regresar a su tierra natal, se propuso crear el Movimiento para la Liberación de Segiet el Hamra y Río de Oro. En junio, 1972, los partidarios de Al-Ouali realizaron una manifestación en Tan-Tan, después de lo cual todos fueron arrestados. Después de la liberación de El-Ouali, fundó el Frente POLISARIO.

20 Mayo 1973, cinco días después de la fundación del frente, El-Ouali y Brahim Gali, al frente de seis partisanos, atacaron el puesto militar español de El-Khang. Así comenzó la guerra por la independencia del Sáhara Occidental, que se prolongó durante muchas décadas. En abril, 1974, El-Wali, dirigió a la delegación de POLISARIO al Congreso panafricano de jóvenes en Benghazi, Libia. La activación de las divisiones del frente en el territorio del Sáhara Occidental también pertenece a este tiempo. En 1974-1975 El Polisario gradualmente reclamó el control de los nómadas beduinos, ganó prestigio entre la gente del Sahara Occidental. Cuando España abandonó la administración colonial del Sahara Occidental en 1975, el POLISARIO seguía siendo una organización relativamente pequeña de personas 800, aunque tenía influencia política en un número incomparablemente mayor de personas en el Sahara Occidental.

Después de que España se retiró de la administración del Sáhara Occidental y transfirió la región bajo el gobierno de Marruecos y Mauritania, el frente del Polisario 27 en febrero 1976 del año proclamó la creación de una República Democrática Árabe del Sahara independiente. Ahora, las divisiones de guerra de guerrillas del frente encabezaron a los ejércitos marroquí y moro. Tras la muerte de El-Wali Mustafa Sayed, el Secretario General del Frente POLISARIO y el Presidente de la República Democrática Árabe Saharaw de 30 en agosto, Mohammed Abdel Aziz se convirtió en 1976. Nació en agosto 17 1947 en una Marrakech marroquí, en una familia beduina. Después de estudiar en Rabat, Abdulaziz se convirtió en un aliado de Ouali para crear el Frente POLISARIO.

Inicialmente, el Frente POLISARIO era una organización clásica de izquierda nacionalista, cuyo objetivo principal era lograr la independencia política en el Sahara Occidental. Las controversias sobre la futura estructura política y económica del país fueron buscadas por los líderes del POLISARIO para que se pospusieran hasta que se alcanzara la verdadera soberanía. Es por eso que la organización se llamó a sí misma el Frente, y no el partido, enfatizando que atrae a todos los segmentos de la sociedad del Sahara Occidental. Al inicio de los 1970's. La organización se adhirió a una orientación socialista, aunque no se proclamó marxista-leninista e incluso socialista, sino que ya estaba al final de los 1970. Se trasladó a la posición de nacionalismo sin retórica socialista.
En 1976-1978 el número de destacamentos armados del POLISARIO ha aumentado a varios miles de militantes armados. El ejército del frente pasó de los camellos a los modernos jeeps hechos en español capturados durante los ataques a puestos militares marroquíes. Los fusiles y fusiles fueron reemplazados por ametralladoras suministradas por Argelia y Libia. En el territorio de Argelia, los militantes de primera línea se sometieron a entrenamiento de combate en campos de entrenamiento.

Guerra del sahara

Mauritania fue el adversario más débil del Polisario. Las fuerzas armadas de este país de África occidental no se distinguían por su multiplicidad y equipamiento, y la economía era débil incluso según los estándares de los países pobres del Sahara y el Sahel. El número de fuerzas armadas bajo el presidente Moktar Ould Dadd no superó a los soldados y oficiales de 3 000. Además, el ejército morisco no se distinguía por un alto nivel de entrenamiento y disciplina.

Un problema grave fueron las contradicciones étnicas en las fuerzas armadas de Mauritania. Como se sabe, dos grupos principales de la población viven en Mauritania: las tribus árabes-bereberes del norte de Mauritania y las poblaciones negroid del sur de Mauritania. Conscriptos: los africanos del sur de Mauritania no querían participar en las hostilidades, que consideraban un problema interno de las tribus árabes-bereberes del norte. Después de todo, la posesión del territorio del Sáhara Occidental nunca ha estado entre los intereses de la población africana del sur de Mauritania. Finalmente, los árabes-bereberes de Mauritania simpatizaron mucho con la lucha del Frente Polisario, ya que temían la creciente influencia de Marruecos en la región como resultado del establecimiento de la dominación marroquí sobre el Sahara Occidental. En las fuerzas armadas de Mauritania, el malestar comenzó, por otro lado, comenzó a sufrir pérdidas y la economía del país, socavada por la conducción de las hostilidades.

Después de que las hostilidades de las guerrillas del Sáhara Occidental imposibilitaran la extracción de cobre en Mauritania (esta exportación rindió hasta el 90% del ingreso nacional) y los rebeldes del Polisario dispararon contra la capital de Mauritania, Nouakchott, el gobierno de Mauritania abandonó los planes para retener parte del Sahara Occidental. Además, en 1978, se produjo un golpe militar en el país que derrocó al régimen de Ould Daddy, y el nuevo liderazgo morisco revisó un poco sus puntos de vista sobre el problema del Sahara Occidental. En 1979, el gobierno de Mauritania retiró tropas del país. Además, en 1984, Mauritania reconoció oficialmente a la República Democrática Árabe Saharaui como un estado independiente.

Marruecos resultó ser una tuerca más apretada. Primero, la reacción pública en Marruecos a la guerra del Sahara fue completamente diferente de la guerra árabe. La población de Marruecos apoyó en gran medida las acciones del gobierno monárquico para establecer la dominación sobre el Sáhara Occidental, que fue considerado como un territorio legítimo de Marruecos. En segundo lugar, Marruecos no quería fortalecer a Argelia, que brindaba un apoyo total al Frente POLISARIO y, en consecuencia, si el Sahara Occidental alcanzara la independencia, fortalecería seriamente su posición en la región de África del Norte y Occidental. El rey de Marruecos no iba a renunciar al poder sobre el Sáhara Occidental y se concentró en las impresionantes unidades de la región del ejército marroquí, una de las más fuertes del norte de África. Los marroquíes ocuparon la parte del Sáhara Occidental, que anteriormente se asumió como el área de responsabilidad de Mauritania.

A su vez, el POLISARIO obtuvo el apoyo de Argelia, Libia y varios otros estados africanos, así como algunos movimientos de liberación nacional en Asia, África y América Latina. Argelia, Libia y Cuba proporcionaron asistencia militar al POLISARIO. Muammar Gaddafi, aunque no estuvo directamente involucrado en el conflicto del lado del Polisario, no ocultó sus simpatías por la lucha de liberación nacional del pueblo saharaui. En cuanto a la dirección argelina, siguió siendo el aliado más leal y el patrón del POLISARIO, proporcionando al frente asistencia diplomática, financiera y militar. De hecho, fue gracias a la asistencia argelina que el POLISARIO se convirtió en una fuerza militar y política seria.

Fue por iniciativa de Argelia que la SADR, por 1980, ya fue reconocida por 45 por los países del mundo, principalmente por los estados africanos, ya que Argelia estaba impulsando vigorosamente la idea de unir la RASD a la Organización de la Unidad Africana (OUA). Como resultado de años de guerra, los rebeldes del Sáhara Occidental lograron crear un Ejército Popular bien entrenado y bien armado que liberó al Sahara. Por 2010, el número de fuerzas armadas del POLISARIO llegó a 15-20 por miles de personas armadas no solo por pequeños armaspero también artillería, por tanques, vehículos de combate de infantería.

"Zona Franca" bajo la autoridad de la RASD

A pesar de que las tropas marroquíes en el territorio del Sáhara Occidental alcanzaron a miles de soldados y oficiales de 110, Marruecos no pudo derrotar al Ejército Popular para la Liberación del Sáhara. Además, en 1980, el comando marroquí, agotado por las tácticas de las redadas guerrilleras de los grupos móviles POLISARIO, moviéndose en jeeps y atacando puestos militares, decidió crear un "muro defensivo" de seis paredes: un sistema de obstáculos militares con sistemas de rastreo electrónico y el más grande del mundo campo minado La construcción del eje continuó de 1981 a 1987. Inicialmente, las fortificaciones separaron las ciudades más importantes del Sáhara Occidental: El Aaiún y Smara. Luego se crearon unas cuantas líneas de defensa más. A lo largo del perímetro del pozo, se equiparon los puestos militares 500 y se desplegaron un número impresionante de fuerzas armadas marroquíes.

Los Sahara llaman a esta línea el "Muro de la Vergüenza". De hecho, el eje separó la mayor parte del territorio del Sáhara Occidental, controlado por Marruecos, del cinturón profundo que limita con Mauritania, que quedó bajo el control del Polisario. Esta línea profunda se conoce actualmente como la "Zona Libre". En 1991, POLISARIO y Marruecos firmaron un acuerdo de alto el fuego, según el cual los territorios al oeste del muro permanecían bajo la administración marroquí. El cumplimiento de los acuerdos fue garantizado por la presencia de las fuerzas de paz de las Naciones Unidas en la región.



La Guía POLISARIO define la "Zona Libre" como un territorio desocupado. El movimiento de tropas marroquíes en este territorio es limitado. En la "Zona Libre" vive desde 30 hasta 40 miles de personas. En su mayoría son tribus nómadas que se dedican a la cría tradicional de camellos y deambulan entre el Sahara Occidental, Mauritania y Argelia. De hecho, la "Zona Libre" es el territorio de la República Árabe Sahara-Democrática, que en realidad está controlada por POLISARIO, sin embargo, la mayoría de las instituciones POLISARIO operan en la emigración, ya que el territorio de la "Zona Libre" no impide la creación y el desarrollo de una infraestructura completa. Sobre 100 miles de saharauis siguen viviendo en campos de refugiados en Argelia. Generaciones enteras de saharauis, que no vieron sus tierras ancestrales y se vieron privadas de la posibilidad de vivir en su patria histórica, crecieron. Los jóvenes del Sahara se ven obligados a recibir educación en las universidades de Argelia, Cuba y España.

En un esfuerzo por obtener el apoyo de los estados occidentales para lograr la independencia política, el Frente POLISARIO se reorientó a sí mismo hacia una ideología liberal. Mohammed Abdelaziz, quien sigue siendo el Presidente de la RASD hasta el presente, busca enfatizar su lealtad a los principios de la democracia multipartidista y la economía de mercado, pero la situación política en el Sáhara Occidental no cambia. Dado que Marruecos siempre ha sido considerado uno de los socios importantes de los Estados Unidos en el Magreb, las autoridades estadounidenses no desean reconocer la independencia política del Sahara Occidental. Durante la Guerra Fría entre los Estados Unidos y la Unión Soviética, ni los Estados Unidos ni los líderes soviéticos hablaron abiertamente en apoyo de ninguna de las partes en el conflicto. El POLISARIO y la China maoísta no ayudaron, en general, mostró interés en tales movimientos de liberación nacional.

Sin embargo, el comportamiento real de las grandes potencias dejó en claro al Frente POLISARIO que no deberían contar con la ayuda. La RASD de los Estados Unidos de América no reconoció ni se centró en la cooperación económica y política con Marruecos. La URSS y los países del bloque socialista tampoco reconocieron la independencia de la RASD, no queriendo estropear las relaciones con Marruecos. Así, durante mucho tiempo, el Frente POLISARIO dependió únicamente del apoyo de Argelia, que fue el principal aliado de la RASD durante tres décadas, así como de Libia (antes de 1983) y algunos otros países del tercer mundo. Por otro lado, los partidos y movimientos políticos de izquierda y liberal se expresaron periódicamente en apoyo del POLISARIO en varios países de Europa occidental, principalmente en España, así como en los estados escandinavos. En los últimos años, el Frente se ha declarado cada vez más activamente como el opositor del terrorismo y el radicalismo islámico en África del Norte y Occidental.

En la actualidad, en la República Democrática Árabe del Sahara, el jefe de estado es el presidente (de 1976, Mohammed Abdel Aziz), quien designa al primer ministro del país (ahora Abdel Qadir Taleb Umar). La estructura de poder incluye el Consejo de Ministros de la RASD, el poder judicial y el Consejo Nacional del Sahara. El parlamento de la RASD es débil porque, a pesar de la política declarada de democratizar la gobernabilidad, todavía no es posible separar completamente las líneas de liderazgo del partido y del estado.

Como se señaló anteriormente, SADR actualmente reconoce los estados 60 del mundo. Entre los vecinos inmediatos de la independencia, la RASD reconoció a Argelia, Mauritania, Malí. También en la lista de estados reconocidos están los países africanos: Ghana, Nigeria, Angola, Mozambique y casi todos los países del este y sur de África. La independencia de la RASD fue reconocida por los países asiáticos del campo socialista: Vietnam, Laos y Corea del Norte. Independencia La RASD reconocida por Siria y el Sáhara Occidental tiene en este país su representación diplomática. En América Latina, la independencia de la RASD fue reconocida por Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador, México y varios otros estados. El Sahara Occidental fue el primer estado en reconocer la independencia de Timor Oriental y establecer relaciones diplomáticas con él. Además, la independencia de la RASD fue reconocida en 2011 por el estado recién formado de Sudán del Sur. En cuanto a la Federación de Rusia, no reconoció la independencia de la República Árabe Saharaui Democrática, pero sí reconoció el derecho del pueblo del Sahara Occidental a la libre determinación. Los Estados Unidos de América adoptan una posición diferente: apoyan el derecho de los pueblos del Sáhara Occidental a crear una región autónoma dentro de Marruecos. Finalmente, del lado de Marruecos se encuentran otras monarquías árabes de Oriente Medio, China y varios otros países que tienen importantes vínculos económicos y políticos con Marruecos.
autor:
4 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión

  1. Bongo
    Bongo 27 archivo 2015 08: 37
    +6
    Lo leí con interés, pero desafortunadamente el autor se enfocó solo en el aspecto político e histórico, prácticamente sin tocar a los militares.
    Pero durante este conflicto a gran escala con el uso de artillería pesada y aviones de ataque fueron momentos muy interesantes.

    El ejército del frente pasó de los camellos a los modernos jeeps hechos en español capturados durante los ataques a puestos militares marroquíes. Los fusiles y fusiles fueron reemplazados por ametralladoras suministradas por Argelia y Libia.


    Además de jeeps y ametralladoras, el POLISARIO contaba con muchas otras armas, entre ellas los sistemas de defensa aérea móvil Strela-2, Strela-3, Igla-1 MANPADS y Kvadrat (versión de exportación de Cuba), con la ayuda de las cuales Fueron derribados aviones de combate españoles, franceses y marroquíes.
  2. Holgert
    Holgert 27 archivo 2015 15: 41
    +2
    ..... en mi opinión, es necesario aterrizar nuestro aterrizaje y hacer una excelente base militar para la flota, la fuerza aérea, la defensa aérea, etc.
    1. Prometheus
      Prometheus 27 archivo 2015 17: 44
      0
      Para hacer esto, necesitas ganar la simpatía de los jefes allí.
  3. tiaman.76
    tiaman.76 11 Agosto 2017 12: 28
    0
    gracias por el artículo en detalle e informativo