Military Review

El ataque en la "tierra de gente decente". ¿Quién está detrás del tiroteo de extranjeros en Ouagadougou?

4
Tras los ataques de terroristas en Estambul y Yakarta, otro ataque terrorista de alto perfil ocurrió en África occidental, en un pequeño país de Burkina Faso. El viernes por la noche, 15, en enero, en la capital del país, Ouagadougou, un grupo de terroristas atacaron el Splendid Hotel y la cafetería-confitería Cappuccino. En general, hay pocos europeos en Burkina Faso, y a los turistas extranjeros no les gusta este país sin salida al mar. Pero algunos extranjeros todavía viven en el país: son empresarios, diplomáticos, empleados de diversas compañías y fanáticos de los viajes extremos. En Ouagadougou, la capital del país, fue el Splendid Hotel, conocido como el lugar de residencia de los ciudadanos extranjeros, especialmente los europeos. Por lo tanto, la elección de los terroristas, al parecer, no fue accidental.


El ataque al hotel y cafetería.

Un grupo de hombres armados con turbantes irrumpió en el café "Cappuccino" y comenzó a disparar a visitantes desarmados, y eligió como víctimas únicamente a personas del tipo racial europeo. Cuando, en una llamada de emergencia al café, llegó una unidad de policía, los terroristas corrieron al hotel cercano "Splendid", donde tomaron rehenes. En manos de los terroristas resultó ser más que personas 150. Como las intenciones de los terroristas no estaban claras y las autoridades de Burkina Faso sugirieron que los criminales harían lo mismo con los huéspedes del hotel, así como con los visitantes del café Cappuccino, se decidió atacar el hotel. El hotel estaba rodeado de policías y fuerzas especiales del ejército. Un destacamento de las Fuerzas Especiales francesas que tienen una experiencia significativamente mayor en la realización de operaciones antiterroristas que sus colegas de Burkini llegó a la escena del incidente. Casi inmediatamente después del inicio de la operación especial para liberar a los rehenes, se produjo una explosión en el primer piso del hotel, que provocó un incendio. La noche del infierno tuvo que soportar a los desafortunados huéspedes del hotel. Solo por la mañana lograron tomar el edificio y liberar a los rehenes. Según el Ministro de Seguridad de Burkina Faso, Simon Kompaore, las personas de 126 fueron puestas en libertad, incluidas las heridas de 33. Tres terroristas fueron eliminados por las fuerzas de seguridad. El embajador francés en Burkina Faso (Burkina Faso es una antigua colonia francesa del Alto Volta) Gilles Thibault dijo que las personas de 27 fueron víctimas de un ataque terrorista. Más tarde, el Ministro de Seguridad de Burkina Faso, Simon Kompaore, anunció que los ciudadanos de 18 en el mundo fueron asesinados en un acto terrorista. Ya después del ataque terrorista en el hospital, la fotógrafa franco-marroquí de 33, Leila Allaoui, murió. Su trabajo se ha exhibido en todo el mundo, y en Burkina Faso, Allawi llegó siguiendo las instrucciones de Amnistía Internacional para fotografiar un material fotográfico sobre el estado de las mujeres en los países de África occidental. Una vocera de la misión diplomática rusa en Costa de Marfil, Margarita Kamaldinova, dijo a Interfax que no hay ciudadanos de la Federación Rusa entre los muertos.



Mientras tanto, pronto quedó claro que los antiguos compatriotas en la Unión Soviética estaban entre las víctimas de los terroristas. El hecho es que el café Cappuccino, en el que los terroristas irrumpieron por primera vez y donde llevaron a cabo una ejecución masiva de visitantes, pertenece a una familia ucraniana-italiana. Victoria Yankovskaya, con sede en Kharkiv, de treinta y ocho años, dejó su Ucrania natal hace más de diez años. Se casó con un italiano, Gaetano Santtomenne, abrió su propio capuchino en la capital, Burkina Faso. El hijo de nueve años Gaetano y Victoria se llamaban Michelle, o simplemente Misha. En la víspera del ataque terrorista, su madre Lyudmila Ivanovna y su hermana Yana fueron a visitar a Victoria. Las tres mujeres y el niño Misha fueron asesinados por terroristas. Yana Yankovskaya fue herida en el estómago y luego recibió un disparo en la cabeza. Victoria y su madre Lyudmila también fueron asesinadas. El niño, Misha, murió por asfixia como resultado del humo que se había extendido por el café después de las explosiones de granadas que lanzaron los terroristas. Sólo el marido de Victoria Gaetano sobrevivió, ese día él se fue. El consulado de Ucrania dijo a los reporteros que hace un año habían recomendado que los ciudadanos del país se abstuvieran de viajar a Burkina Faso y que los ucranianos que estaban allí regresaran a su país de origen. Las razones de los temores eran bastante comprensibles: la situación en este país africano se está volviendo cada vez más tensa. Burkina Faso limita con Mali, que actualmente cuenta con los grupos terroristas más activos en África Occidental, vinculados a organizaciones terroristas internacionales. Poco a poco, las ideas radicales penetraron en el territorio de Burkina Faso, donde encontraron un suelo muy fértil.

Burkina Faso - uno de los países más pobres del mundo

Recordemos que Burkina Faso es uno de los países más pobres del continente africano y del mundo en general. Más del 90% de la población está empleada en la agricultura, el nivel de analfabetismo es muy alto. La falta de acceso al mar también juega un papel importante en el atraso económico del país. Más de la mitad de la población del país vive por debajo del umbral de pobreza. La desgracia general de los países del Sahel (sequía y desertificación de la tierra) afecta en gran medida la condición material de los habitantes. Una vez que el Capitán Thomas Sankara, sin exagerar, el burkiano más famoso del mundo, cuya popularidad entre los habitantes de África Occidental era comparable a la del Che Guevara en América Latina, trató de prevenir los procesos destructivos de la desertificación mediante el lanzamiento de una construcción a gran escala de pozos. Sankara tiene muchas otras iniciativas positivas destinadas a mejorar las condiciones de vida de la población local: combatir el analfabetismo, las enfermedades, mejorar el estatus de las mujeres, combatir la corrupción y el tribalismo en el aparato estatal del país. Es Sankara quien posee la autoría del nombre del país, "Burkina Faso", que significa "País de gente decente". Antes de que Sankara llegara al poder, el país se llamaba Alto Volta; así es como el territorio de los antiguos reinos de la gente Mosi se incluía en los mapas coloniales franceses. Thomas Sankara, que cambió el nombre del país a uno radicalmente nuevo, enfatizó simbólicamente la totalidad y el revolucionismo de los cambios que comenzó en la vida de este estado de África Occidental. Sin embargo, a Sankara no se le permitió completar el experimento único de convertir a Burkina Faso en un país socialista libre. Al final resultó muerto, no sin la participación de su amigo y colega Blaise Compaore, quien luego encabezó el país durante muchos años.

La situación política en Burkina Faso se agravó gravemente ya en 2011, cuando una ola de radicalización se extendió a África occidental causada por la famosa "Primavera árabe". El colapso del régimen de Gaddafi en Libia, que estuvo estrechamente asociado con Burkina Faso desde los 1980-s, también desempeñó su papel. Aún no se han estudiado todas las consecuencias que África Occidental ha sufrido y sufrirá como resultado del derrocamiento de Gaddafi y el colapso del régimen de Jamahiriya en Libia. Mientras Gaddafi estaba vivo, actuó como un cierto garante de cierta estabilidad en la región. Con su muerte, no solo Libia, sino toda África occidental, se produjo un cambio masivo. Uno de ellos fue la guerra civil en Mali, donde los tuareg se rebelaron, abogando por la creación de su propio estado Azawad. Fue en Mali donde los grupos terroristas que se convirtieron en representantes de organizaciones terroristas internacionales en África Occidental se probaron por primera vez en acción. Casi inmediatamente después del ataque terrorista en un café y hotel en Ouagadougou, hubo razones importantes para creer que fueron las organizaciones terroristas internacionales, más precisamente, sus sucursales en África Occidental, las que participaron en este crimen monstruoso. Al final resultó que, de hecho, este fue el caso: la responsabilidad de los ataques terroristas en Ouagadougou fue asumida por la organización Al-Murabitun, que está activa en la vecina Mali y es una rama de África occidental de la organización prohibida Al-Qaeda en Rusia. Se sabe que hace dos meses, militantes de Al-Murabitun cometieron un acto terrorista similar en la capital de Mali, Bamako, atacaron el Hotel Radisson, que también incluía a ciudadanos extranjeros. Durante el ataque al Radisson, murieron personas de 21, entre ellas seis ciudadanos de la Federación de Rusia, empleados de Volga-Dnepr Airlines. En Malí, a pesar de la presencia del ejército francés, todavía es imposible restablecer el orden y aplastar la resistencia de los grupos terroristas. Los medios informaron sobre los vínculos desarrollados por la milicia maliense con las organizaciones terroristas internacionales que apoyan a los extremistas locales. La situación socioeconómica general en Mali desempeña un papel, así como las tensiones que han existido durante mucho tiempo en las relaciones entre los malienses "negros" y "blancos" (por supuesto, estas definiciones son muy condicionales, pero el "negro" puede incluir a la población negroide de las regiones del sur Bambara, Malinka y un número de otros pueblos, y el "blanco" (la población árabe-bereber de las regiones del norte de Mali, en primer lugar - los árabes de Malí propiamente dichos, moros y tuaregs). Parece que una situación similar está tomando forma en Burkina Faso. Este país es un blanco bastante fácil para los terroristas debido a la debilidad económica, la presencia de un gran número de personas desfavorecidas, que son una base excelente para las actividades de campaña de los grupos terroristas, así como la inestabilidad política general.

El ataque en la "tierra de gente decente". ¿Quién está detrás del tiroteo de extranjeros en Ouagadougou?


Cabe señalar que Burkina Faso, como la mayoría de los estados africanos de las antiguas colonias, no es un estado mono-nacional ni mono-confesional. Los pueblos indígenas de este país son representantes de dos grandes grupos étnicos de gur y mande. El grupo gur incluye a las personas más grandes de Burkina Faso Mosi (aproximadamente la mitad de la población del país), quienes tuvieron su propia condición de estado en la era precolonial, así como bobo (aproximadamente 7%), lobbies (4,3%), gurunsi (6%), gurma (7%) ), senufo (2,2%) y un número de pueblos más pequeños. El segundo grupo, el Mande, incluye a los mismos pueblos, la casa, el sonin, la garganta, el fulbe. Además, los pueblos africanos Songhai y Tuareg viven en las regiones del norte del país. En cuanto a la composición confesional de la población, más del 60% de los residentes de Burkina Faso practican el Islam, 23,2% - Cristianismo, primero de todo - el catolicismo, el 15,3% restante - cultos africanos tradicionales. Como en otros países del Sahel, hasta hace poco el fundamentalismo religioso no era común en Burkina Faso. La población del país difería del enfoque de la religión muy moderado, había casos frecuentes de matrimonios interreligiosos y la transición de una religión a otra, especialmente a menudo los habitantes del país pasaron del Islam y las religiones tradicionales al catolicismo durante la colonización francesa. Entonces, la fe cristiana podría garantizar a un africano la posibilidad de ingresar al servicio militar o civil en la administración colonial y, en consecuencia, a todos los privilegios asociados con este estatus.

Burkina Faso no pudo mantenerse al margen de los procesos políticos que afectaron a finales del siglo XX y principios del siglo XXI. Toda la región del Sahara y el Sahel. Las organizaciones político-religiosas radicales comenzaron a penetrar en el país. Su distribución, en primer lugar, provino de países al norte de Burkina Faso, especialmente de Mali. Los puntos de inflexión para el país fueron los años 2011-2014, cuando la situación política en el mundo árabe y los países africanos vecinos se hizo especialmente grave. Estamos hablando de los eventos de la "Primavera árabe", eliminamos una serie de regímenes políticos y se manifestaron más activamente en el norte de África. Tres regímenes poderosos: el régimen de Muammar Gaddafi en Libia, el régimen de Hosni Mubarak en Egipto y el régimen de Ben-Ali en Túnez se derrumbaron bajo los golpes de rebeldes y manifestantes apoyados por Occidente. De hecho, en el norte de África hubo un cambio global de las élites políticas y los vectores de desarrollo, que no podía sino tener una influencia decisiva en los países ubicados al sur del Sahara.

"Otoño negro" - la hija de la "Primavera árabe"

La primavera árabe brotó en Burkina Faso solo en 2014. Antes de eso, durante los años de 27, el país fue dirigido por Blaise Compaore, un ex soldado que llegó al poder después del asesinato de Thomas Sankara. Se sabe que los servicios de inteligencia occidentales, incluidos los franceses y estadounidenses, pueden participar en la organización del asesinato de Sankara y llegar al poder en Burkina Faso Blaise Compaore. Durante los años de gobierno de Compaore, se eliminaron prácticamente todas las ganancias de aquellos años revolucionarios cuando Thomas Sankara estaba en el poder. Repetidamente, Kompaore recurrió a la práctica de la represión contra sus oponentes políticos, en primer lugar, contra los radicales de izquierda que apoyaron el regreso del curso político del asesinado Sankara. Debido a la represión política, muchos sankaristas se vieron obligados a abandonar Burkina Faso e irse a otros países de África e incluso a Francia.

Los expertos internacionales llamaron al ejército de Burkina Faso como los principales pilares del régimen de Compaore, lideraron el partido político "Congreso para la Democracia y el Progreso" y líderes tradicionales, cuya autoridad es especialmente fuerte en las áreas rurales (y la mayoría de la población rural de Burkina Faso). Al final, la política de Compaore, y especialmente sus partidarios corruptos, provocó masivos levantamientos populares en el país. El primer pretexto formal para ellos fue el asesinato de un escolar que fue golpeado en vísperas de su muerte por la policía en una manifestación pacífica. Sin embargo, Compaore, hasta cierto tiempo, se sintió bastante estable. Logró mantener una buena relación, por un lado, con Muammar Gaddafi, que gozó de gran influencia en África occidental, y por otro lado, con la antigua metrópolis.

Después de la muerte del presidente de Côte d'Ivoire, Félix Houphouet-Boigny, considerado uno de los líderes franceses más importantes de la región, Compaore se convirtió en uno de los principales aliados de Francia en África occidental. Los líderes franceses se adhirieron a la regla "mejor dictador que desestabilización", por lo que colaboraron con Compaore, extrayendo sus preferencias de esta cooperación. No se quedó en el perdedor y Compaore. Así, apoyó activamente a la oposición armada en la vecina Costa de Marfil, como resultado de lo cual el país se hundió en el abismo de la guerra civil, y Burkina Faso podría presionar seriamente a Costa de Marfil en el mercado mundial de cacao. Finalmente, Blaise Compaore estuvo estrechamente asociado con los tuaregs del vecino Malí, que luchaban por la liberación de Azawad, el "país de los tuaregs". Cuando la situación política en Malí se desestabilizó gravemente en 2013, donde estalló la guerra real de los separatistas tuareg contra el gobierno central, Compaore jugó un papel importante en los eventos, actuando como intermediario entre los tuareg y los servicios especiales franceses. Los líderes tuareg de Compaore llevaron a Ouagadougou y les brindaron el apoyo necesario, pero también informó de sus planes a las agencias de inteligencia francesas y estadounidenses. Sin embargo, incluso este factor no salvó a Compaore del derrocamiento. Durante veintisiete años, el presidente ha logrado aburrir bastante a sus conciudadanos que los diplomáticos franceses y estadounidenses que trabajan en África occidental sabían perfectamente bien. Por lo tanto, los Estados Unidos y Francia apoyaron la idea de que Kompaore dejara la presidencia, decidiendo que ha llegado el momento del cambio en Burkina Faso y que el país no está completamente desestabilizado, es mejor destituir al presidente a tiempo. Sobre la necesidad de irse, Compaore insinuó a las personas de mayor rango en los Estados Unidos y Francia: los presidentes Barack Obama y Francois Hollande. No quería defender al presidente ni al ejército, ya que los soldados sufrían cada vez más de salarios bajos y la falta de preocupación real por mejorar la calidad de vida de los soldados y oficiales. Octubre 30 Un golpe militar tuvo lugar en Burkina Faso, Blaise Compaore renunció como presidente del país.



16 noviembre 2015. El nuevo presidente del país fue Michel Kafando, diplomático y primer civil de 72, el primer civil en dirigir Burkina Faso durante casi cincuenta años después del primer golpe militar. Al mismo tiempo, el presidente civil Michel Kafando permaneció bajo el control completo del teniente coronel Isaac Zid, quien dirigió el golpe militar y gozó del mayor prestigio entre la élite militar unida del país. Pero la situación en el país no se ha estabilizado. Grupos enteros de la élite militar permanecieron, descontentos con el desplazamiento de Compaore y los cambios asociados. En primer lugar, el descontento barrió las filas de la guardia presidencial: tropas de élite, que se separaron del resto del ejército e incluían soldados y oficiales alrededor de 1300 durante la presidencia de Compaore. Los militares de la guardia presidencial estaban bien provistos, por lo que tenían algo que perder después de derrocar a Compaore. Al final, el descontento de los guardias presidenciales dio lugar a otra insurrección. En el 2015 de septiembre, la situación en Burkina Faso se tornó significativamente tensa debido al intento de golpe militar llevado a cabo en el 16 de septiembre por un grupo de miembros de la guardia presidencial. El teniente coronel Mamadou Babma en la estación de televisión estatal de RTB Television anunció que el presidente Michel Kafando y el primer ministro Isaac Zid fueron privados de su autoridad y que todo su poder fue transferido a las manos de un consejo de transición de democracia nacional formado por oficiales rebeldes. El Consejo estuvo encabezado por el Comandante de la Guardia Presidencial de Burkina Faso, el General Gilbert Diendere. En 1987, el entonces oficial subalterno Gyöndere participó en el golpe militar que llevó al poder a Blaise Compaore, y fue uno de los organizadores del asesinato de Thomas Sankar. A lo largo de las décadas, Gyondere creció en filas y ganó una gran influencia en la vida política del país, convirtiéndose en el comandante de la guardia presidencial, una unidad de élite armada bajo la presidencia de Compaore. Sin embargo, no todas las partes del ejército burkiniano durante el golpe 2015 de septiembre apoyaron a los rebeldes. 22 de septiembre Las unidades militares leales al presidente Michel Kafando ingresaron a Ouagadougou en 2015. El comandante en jefe del Estado Mayor del ejército de Burkini, el general Pingrenoma Zagre, ordenó a los guardias rebeldes que se retiraran оружие y rendirse. Septiembre 23 firmó un acuerdo por el cual el presidente Michel Kafando regresó a sus funciones. Octubre 1 2015 fue arrestado el líder de los rebeldes, el general Gilbert Diendere. Él y otros oficiales de la guardia presidencial están acusados ​​de conspirar contra el legítimo presidente del país.

¿Cómo se ordena el “país de las personas decentes”?

Burkina Faso nunca ha sido un estado político-militar fuerte. Por lo tanto, no es sorprendente que se haya convertido en un objetivo para los terroristas. Aparentemente, los mismos grupos llevan mucho tiempo operando en el país como en la vecina Mali. ¿A qué pueden oponerse un pequeño país africano sin litoral y recursos significativos? Se sabe que las fuerzas armadas de Burkina Faso son pequeñas. Están formados por un ejército, aviación, gendarmería nacional, policía nacional y milicia popular (milicia). El número de tropas terrestres, o ejército del país, llega a 5 800 - 6 000 soldados y oficiales. En 2011-2012. Los expertos estimaron el tamaño del ejército de Burkina Faso en 6 personas. Las fuerzas terrestres se combinan en tres distritos militares y comprenden cinco regimientos de infantería de comando, un regimiento de paracaidistas, una artillería, ingeniería y tanque batallones En 2015, después de un intento fallido de un golpe militar, las fuerzas armadas del país experimentaron una seria transformación. Sin embargo, se retuvieron tres distritos militares. El primer distrito militar centrado en Kaya incluye el décimo regimiento de comando y apoyo, los regimientos de infantería de comando 1 y 10 y el regimiento de artillería. El 11º distrito militar centrado en Bobo Dioulasso incluye el 12º Regimiento de Comando y Apoyo, los 2º y 20º Regimientos de Infantería de los Comandos, el 22º Regimiento de Agentes de la Paz y el 23º Regimiento de Paracaidistas. El 24er distrito militar centrado en Uagadugú incluye el 25º regimiento de comando y apoyo, el 3º regimiento de infantería de comandos y el 30º regimiento de fuerzas de paz. Por lo tanto, la guarnición de Uagadugú en el momento de la comisión de los actos terroristas incluía un regimiento de apoyo. En los últimos años, Estados Unidos ha sido cada vez más activo en la prestación de asistencia militar a Burkina Faso. Los especialistas militares estadounidenses han comenzado a entrenar a las tropas burkinianas. En primer lugar, esto se explica por el deseo de utilizar las unidades del ejército de Burkina Faso en operaciones de mantenimiento de la paz en el territorio de Darfur en Sudán. La embajada de los Estados Unidos creó cursos de inglés sobre la base de las fuerzas terrestres de Burkina Faso, y se enviaron instructores contra el terrorismo. La última cuestión es de suma importancia, especialmente después de que Burkina Faso se uniera a la Asociación Trans-Sahariana contra el Terrorismo.



El papel más importante en la lucha contra el terrorismo, que garantiza la seguridad del Estado y el orden público en Burkina Faso, lo desempeña la gendarmería nacional, creada después de la declaración de independencia del país en la línea de la gendarmería nacional francesa. Oficialmente, los objetivos de la gendarmería nacional son: garantizar el orden y la seguridad pública; garantizar la seguridad del Estado y la protección de las instituciones públicas; garantizar la seguridad de las personas y sus bienes; asegurar las relaciones con la policía y los gendarmes en otros países del mundo; Suministro de información de inteligencia gubernamental en los ámbitos político, económico, social. La gendarmería nacional de Burkina Faso es una estructura militarizada y está subordinada al Ministro de Defensa del país. Las unidades de la gendarmería nacional sirven principalmente en las fronteras del país y en las zonas rurales, mientras que en las ciudades es responsabilidad de la policía nacional garantizar el orden. El país está dividido en tres distritos de la gendarmería nacional: el distrito 1 con el centro en Kaya, el distrito 2 con el centro en Bobo-Dioulasso y el distrito 3 con el centro en la capital, Ouagadougou, donde se encuentra el puesto de mando de la gendarmería nacional. La gendarmería es supervisada directamente por un "jefe de atat-major" en el rango de oficial general o superior. Este puesto está ocupado por el coronel Tuandaba Marcel Coulibaly. Actualmente, el número de gendarmes nacionales de Burkina Faso es 4 200. La Policía Nacional, responsable de las investigaciones criminales, a su vez está subordinada al Director General de la Policía Nacional de Burkina Faso, quien administra las actividades diarias de las unidades policiales a través de los comisionados de policía que coordinan el trabajo en áreas específicas de actividad. Sin embargo, por supuesto, las fuerzas armadas, la gendarmería y la policía de Burkina Faso no cuentan con un nivel de entrenamiento y una organización de gestión eficaces para proteger al país de las amenazas terroristas. Para fortalecer la seguridad contra el terrorismo, el liderazgo del país recurre en busca de ayuda a los asesores militares estadounidenses y franceses. Se sabe que en el territorio de Burkina Faso, siempre hay cerca de 200 fuerzas especiales francesas, que participan en la operación antiterrorista "Barkhan", llevada a cabo en el territorio de los países de África occidental. Por cierto, fue en el hotel "Spendid", que se convirtió en el objetivo de un ataque terrorista, enviado a menudo soldados franceses.

Los últimos acontecimientos en la capital, Ouagadougou, han demostrado que incluso el apoyo de los países occidentales no es una garantía de seguridad para Burkina Faso. Además, casi simultáneamente con el ataque terrorista en el hotel y café "Cappuccino", en la ciudad de Barabul, en la frontera con Mali, un médico australiano y su esposa, que trabajaban en el país con 1972, fueron secuestrados. Un representante del Ministerio de Seguridad y Asuntos Internos de Burkina Faso Abi Ouattara dijo que los extremistas habían secuestrado a extranjeros. Es probable que pertenezcan a la agrupación Al-Murabitun, que está involucrada en los ataques terroristas en la capital burkiniana.

El terrorismo es producto de los problemas comunes del Sahel.

Actualmente, la región menos segura de Burkina Faso sigue siendo el norte del país, más precisamente, el territorio que limita con Malí. Esta área es un área de residencia histórica de las tribus tuareg, estrechamente asociada con los tuareg de Mali. Después del derrocamiento del régimen de Gadafi, muchos tuaregs, anteriormente en Libia en el servicio militar, fueron a su tierra natal, en Malí, Níger, Burkina Faso. Privados de la asignación monetaria que les pagaron los líderes libios, se orientaron rápidamente en la situación cambiada y se unieron a las filas de las organizaciones radicales que existían antes o formaron nuevos grupos armados. La población tuareg más numerosa en Níger y Malí, pero también en Burkina Faso, vive al menos unos 50 mil tuaregs. Esto, por supuesto, es menor que en el vecino Níger y Malí, pero aún así es suficiente para garantizar que se forme una base social suficientemente grande de movimientos radicales en áreas de residencia compacta tuareg. En primer lugar, los radicales son apoyados por jóvenes tuareg, privados de trabajo y de una perspectiva de vida normal. Los sueños de crear un estado tuareg o un estado teocrático les permiten a los jóvenes tuaregs esperar que su vida pueda mejorar en el futuro. El estado tuareg de Azawad, según sus partidarios más radicales, debería incluir todo histórico tierras habitadas por tuaregs. Hoy forman parte de varios países del norte y oeste de África: Argelia, Libia, Malí, Níger, Burkina Faso. Naturalmente, la élite política de estos países nunca irá a la independencia de los tuaregs, lo que significa que la guerra por la liberación de Azawad puede continuar casi sin cesar. Por otro lado, los separatistas tuareg que abogan por la liberación de Azavad y los terroristas que actúan en interés de las organizaciones extremistas religiosas internacionales no son lo mismo. La mayoría de los tuaregs no están dispuestos a apoyar a los terroristas, incluso porque los tuaregs nunca se han caracterizado por el fanatismo religioso. La excepción es solo ciertos grupos de jóvenes tuareg que estuvieron bajo la influencia de predicadores y agitadores que vinieron del norte de África. Pero incluso en esta categoría, la difusión de los puntos de vista extremistas no tiene un trasfondo sociocultural, sino socioeconómico. Además, para algunos "guerreros del desierto" participar en organizaciones radicales y cometer actos terroristas es una buena manera de ganar dinero extra en las condiciones de "guerra de todos contra todos". Para las personas que están acostumbradas a luchar y ven la guerra como un medio para ganar dinero, matar a varias docenas de ciudadanos extranjeros de Occidente que odian se ve de forma bastante natural.



En el ataque terrorista en Uagadugú, pocas personas se sorprendieron por la obvia implicación racial de la masacre. Los extranjeros de piel blanca fueron asesinados, aunque los representantes del mundo árabe podrían estar entre ellos, incluyendo a Leyla Allawi, quien murió a causa de las heridas luego del ataque, entre otros. Es obvio que en África occidental, en contraste con, por ejemplo, en el Medio Oriente, el extremismo religioso adquiere un cierto sabor regional. Para los extremistas africanos, cualquier hombre de piel blanca que se adhiera al estilo de vida europeo se registra como un enemigo. Esto es comprensible: las opiniones radicales se están convirtiendo en una alternativa específica a la globalización y los procesos universalistas asociados con ella. Además, muchos africanos ven a los vengadores en organizaciones radicales por la posición humillada de la población del continente. Las ideas de extremismo religioso se entrelazan con el "racismo, por el contrario", africano, o "racismo negro", que se generalizó en los albores de la descolonización africana. Estrictamente hablando, una mezcla ideológica tan extraña se puede observar no solo en África, sino también en las comunidades de migrantes africanas fuera del Continente Negro, principalmente en ciudades europeas, donde los africanos forman enclaves cerrados y no buscan la integración en la sociedad de acogida.

Según los expertos de la Fundación británica Killiam, las actividades de los radicales religiosos en los países del Sahara y el Sahel deben considerarse por separado del movimiento de liberación nacional tuareg, ya que estas son direcciones completamente diferentes, actualmente no cooperan entre sí. La actividad de los radicales religiosos en África occidental está dirigida, según el informe del Fondo, desde Argelia, donde opera la dirección central de la rama de Al-Qaida (prohibida en la Federación de Rusia) en los países del Magreb (el nombre abreviado de la rama es AKIM). Según el informe, la dirección del "emirato central", que es el núcleo principal de AQMI, se encuentra en la provincia argelina de Boumerdes, que se encuentra en 60 km. Al este de Argelia - la capital del país. Es desde Argelia que la ideología y la práctica de AIMIM se extienden a países más al sur de África, principalmente a Mali, Mauritania, Nigeria y también a Níger y Burkina Faso. También se creó un "emirato del Sahara", encabezado por Mokhtar Belmokhtar, uno de los más famosos y buscados por los servicios especiales de muchos países de los radicales argelinos del mundo.



Mokhtar Belmokhtar, que vino de la ciudad de Ghardaia (el futuro comandante de campo nació en 1972, fue aquí, en la parte central de Argelia), inició el camino del militante fundamentalista hace más de un cuarto de siglo, en Afganistán, donde luchó en las unidades de Mujahideen contra el ejército soviético. En una de las batallas, Mokhtar perdió su ojo izquierdo. Al regresar a su Argelia natal, participó en movimientos radicales locales, incluso en actividades terroristas, y luego creó su propia organización. Mientras buscaba a Argelia, Mokhtar se mudó al norte de Mali, donde dirigió la resistencia de los radicales locales al gobierno de Malí y las tropas francesas que acudieron en su ayuda. Se considera que Mokhtar es la figura más importante del movimiento clandestino terrorista en los países del Sahel. Bajo su dirección, se llevó a cabo el establecimiento de sucursales de AQMI en Mali, Níger, Nigeria, Burkina Faso, Mauritania y Senegal. Las actividades del Emirato del Sahara son más flexibles debido a la especificidad geográfica de la región. El "emirato" incluye brigadas de al-Mawlatamin, Tariq ibn Ziad, al-Furqan y al-Ansar. Entre los militantes del "emirato", originalmente, la mayor parte consistía de inmigrantes de Argelia y Mali, pero luego aparecieron en sus filas representantes de Mauritania, Sahara Occidental y Nigeria. Al-Murabitun, que, según la versión oficial, respalda los ataques terroristas en las capitales de Mali y Burkina Faso, también está asociado con el nombre de Mokhtar Belmokhtar. Las actividades de este grupo se volvieron más activas después de que Mokhtar Belmokhtar hizo un juramento de lealtad a Abu Bakr al-Baghdadi, el líder notorio del IG prohibido en Rusia. 14 de junio 2015, el gobierno de Libia informó que Mokhtar Belmokhtar murió en un ataque de la fuerza aérea estadounidense contra los radicales. Sin embargo, ni los estadounidenses ni los representantes de la organización más radical no confirmaron esta información.

Así, la región del Sahel cayó en la órbita de los intereses estratégicos de los extremistas religiosos del norte de África, y las condiciones socioeconómicas en los países mencionados anteriormente contribuyeron a un rápido aumento en el número de partidarios y activistas de grupos radicales. Según los expertos, la transparencia real de las fronteras saharianas juega un papel importante en la difusión de las actividades de las organizaciones radicales en África occidental. En el Sahara, dadas las condiciones geográficas, es casi imposible ejercer el control total de las fronteras estatales, por lo tanto, entre países como Argelia, Libia, Mali, Níger, la frontera es prácticamente transparente. No solo las caravanas de los tuareg y árabes nómadas pueden atravesar, sino también emisarios y correos de organizaciones armadas radicales. A su vez, los gobiernos de los países del Sahara y el Sahel no toman medidas serias para fortalecer la protección de sus fronteras estatales, incluso porque no cuentan con los recursos financieros adecuados.



Los problemas eternos del Sahel, la sequía y el inicio del desierto, están empujando a los lugareños a emigrar a Europa o a participar en formaciones armadas radicales. Sobre esto en diciembre, 2015, dijo el enviado del Secretario General de la ONU para el Sahel, Hirut Guebre Selassie. Según el mensajero, más del 65% de la población del Sahel es analfabeta, no pueden leer ni escribir. Solo el 50% de los niños nacidos y criados en los países del Sahel pueden recibir educación primaria. En 40, millones de jóvenes menores de 25 que viven en países del Sahara y Sahel, como Mauritania, Mali, Níger, Chad y Burkina Faso, se encuentran en un estado de desempleo crónico. La incapacidad de conseguir un trabajo y encontrar un medio de vida lleva a los jóvenes del Sahel a la desesperación. Alguien encuentra la fuerza y ​​los medios para emigrar y se traslada a Europa occidental, alguien se queda en sus países natales, casi sin ninguna esperanza de una mejora real en su posición. Naturalmente, en esta situación, muchos jóvenes, en ausencia de otra salida, pueden tomar el camino del radicalismo, el extremismo y la participación en organizaciones terroristas, tanto como militantes como personal de apoyo: transportistas, conductores y mensajeros. La ausencia de una verdadera política internacional para resolver los problemas socioeconómicos y socioculturales del Sahel conlleva una mayor desestabilización política de la región y genera el máximo riesgo de convertirla en un epicentro del terrorismo y la violencia aún más peligroso que el Medio Oriente.
autor:
Fotos utilizadas:
http://www.bgs.ac.uk/, http://www.aljazeera.com/, http://www.theguardian.com/
4 comentarios
información
Estimado lector, para dejar comentarios sobre la publicación, usted debe para registrarse.

Уже зарегистрированы? iniciar la sesión

  1. parusnik
    parusnik 21 января 2016 07: 40 nuevo
    +1
    de Argelia, donde opera la administración central de la sucursal de al-Qaeda... Ahí es donde no miras, donde la ola de terrorismo está creciendo ... las orejas de al-Qaeda sobresalen ... Pero quién creó, alimentó esta organización ... y su líder asesinado ... Estados Unidos ... por eso Bin Laden fue asesinado ... pero no empezaron a enjuiciar ... Hubiera dicho mucho ... Gracias, Ilya ... si leyera un artículo en la revista "Asia and Africa Today" ...
  2. Rayo
    Rayo 21 января 2016 08: 14 nuevo
    +1
    Las actividades de los radicales religiosos en África occidental están dirigidas, según el informe de la fundación, desde Argelia, donde opera el liderazgo central de la rama Al-Qaeda (prohibida en la Federación de Rusia) en los países del Magreb (la abreviatura de la rama es AKIM). Según el informe, el liderazgo del "emirato central", que es el núcleo principal de AKIM, ubicado en la provincia argelina de Boumerdes, que es de 60 km. al este de Argelia, la capital del país. Es desde Argelia que la ideología y la práctica de AKIM se extiende a los países más meridionales de África, principalmente a Malí, Mauritania, Nigeria, así como a Níger y Burkina Faso.
    Una situación muy extraña, a 60 km de la capital se encuentra el Estado Mayor de Al-Qaeda en Occidente. África, pero algo que no escuché que el gobierno persiguió a los radicales, realizó operativos. ¿Es realmente tan difícil detener las actividades si conocemos el lugar y la identidad de los más odiosos? Y si los militantes controlan esta área, entonces les vendemos tantos tanques y un montón de otros modernos Sí, esta célula se puede convertir en un panqueque delgado. Pero en general ... China ha comenzado el desarrollo de África. Trabaja con las élites empresariales y los gobiernos. La producción, la minería, la infraestructura: la facturación está creciendo. China comienza la colonización incruenta del continente. Pero Estados Unidos, Francia y otros tampoco quieren perder ese bocado. Hay una competencia honesta por una perla negra o un conflicto militar directo. Pero la guerra directa no es deseable por muchas razones. Ahí es donde Al-Qaeda viene al rescate: hay que luchar contra ella: enseñar ejércitos nativos, nombran sus propios presidentes caníbales. Pero el terrorismo no tiene fronteras ... pueden hacer ruido en un país vecino, donde China comenzará a lograr un gran éxito. Creo que en el siglo XXI, p será testigo de una feroz confrontación entre los principales actores de los mercados y recursos africanos.
    1. iouris
      iouris 21 января 2016 17: 17 nuevo
      +1
      Las bayas de la globalización bajo el liderazgo del capital mundial son que países enteros están desapareciendo, los mecanismos para garantizar la estabilidad están desorganizados y las contradicciones entre pobreza y riqueza comienzan a manifestarse en actividades terroristas. Dado el nivel de desarrollo de los países más pobres, su población es inmune a las ideologías científicas y, por lo tanto, percibe las ideas de la lucha de clases en forma religiosa. Como no existe la URSS, y la administración de los Estados Unidos (el líder mundial y la policía) no se preocupa fundamentalmente por el desarrollo social de estos países, alguien más debería hacerlo (por ejemplo, China). De lo contrario, surge un dilema: ya sea para destruir a toda la población de estos países como terroristas potenciales, o para aceptarlos en el norte del mundo como refugiados. Los resultados de la segunda opción que vemos: la desestabilización de Europa.
  3. Arktidianets
    Arktidianets 21 января 2016 20: 27 nuevo
    +1
    Para los Basmachi, los países empobrecidos son terreno fértil para desestabilizar la situación.